martes, 11 de septiembre de 2012

ADOLF HITLER 9 (color): "Hitler no los buscaba, pero tampoco los eludía, y opinaba que era mejor arriesgarse en choques en público que esconderse en la oscuridad. Y hablar precisamente a Marxistas le pareció a Hitler lo más importante, su cometido primordial. Y luego llegó aquel memorable 24 de febrero de 1920, y ante el júbilo de 2000 hombres se proclamó el Programa, constituyendo así el día del nacimiento del Partido Nacional-Socialista Alemán de los Trabajadores."

 
 
 


LA FUNDACIÓN DEL PARTIDO EN 1920
 
Cuando el oficial de instrucción, Hitler, recibe la misión de concurrir a una reunión del Partido Alemán de los Trabajadores no suponía que sería decisiva, no solamente para él. En una pequeña sala de trastienda, la Leiberzimmer del Sternekkerbräu de Munich, se hallaban 20 ó 25 personas escuchando una exposición de Gottfried Feder. No podía hablarse, en realidad, de "Partido". Se trataba de una asociación, de un club de debates políticos, donde se manifestaba con toda claridad la inseguridad general, la precariedad de la existencia y de las ideas que caracterizaban a toda la época. De todos modos, un folleto que un joven trabajador entrega en manos del soldado Hitler, cuando éste abandona la "reunión", le ofrece más que toda la velada. Este folleto se titula "Mi Despertar Político" y proviene de un tal Anton Drexler, jefe muniquense del Partido Alemán de los Trabajadores. En el folleto se reflejan las luchas espirituales tal como Hitler mismo las libró intensamente en su época vienesa.
 
Al día siguiente recibe una comunicación de que ha sido designado miembro del Partido. Esta noticia le provoca tanto desagrado como hilaridad. Pero se rinde, pese a todo, a la novedosa invitación. La sede se encontraba en Altes Rosenbad, un local oscuro, donde Hitler advierte toda la grosera actividad formalista, clubista, de 6 personas que se han asociado para salvar al trabajador alemán. A pesar de ello, descubre una cosa a través de este método erróneo, apolítico, desprovisto de sentido propagandístico, una cosa que cautiva a Hitler: la buena fe, la honesta convicción de constituir el medio de lucha contra el Marxismo y la Revolución Roja, para conquistar nuevamente la Patria para el trabajador alemán. Tras dos días de lucha interior, Hitler decide inscribirse en el Partido Alemán de los Trabajadores. Recibe el carnet provisorio número 7. Ninguna persona conocía en Munich al "Partido", que se sentía feliz cuando recibía de cualquier parte algunas cartas, cuyas respuestas se discutían durante horas. Una vez por semana, cada miércoles, tenía lugar en el Kaffee Gasteig una reunión de comisión, una "velada de debate". Pero, como todo, el Movimiento contaba solamente con 7 hombres, siempre se hallaban las mismas personas en rara concordancia y aislamiento.
 
Romper ésto es para Hitler el primer objetivo. Si alguna cosa ha de resultar de todo esto, el Partido debe surgir del anonimato. Las invitaciones para las reuniones se escriben a mano. El propio Hitler distribuye personalmente 24. Pero cuando llega la noche los viejos 7 miembros se encuentran reunidos, sin que haya una sola persona más. Entonces Hitler decide escribir a máquina los volantes de invitación. Esta vez resulta mejor. El número de oyentes aumenta a 11, a 13, a 17, a 23, a 34. Una colecta de fondos durante una de las reuniones les da la posibilidad de anunciar la siguiente en "El Observador de Munich". He aquí el resultado: 111 personas se hicieron presentes. Lo que constituyó un inmenso suceso. Por primera vez Hitler siente que está dotado del don de la oratoria al hablar ante un círculo más amplio, un hecho que el Presidente del Partido no se decidía a creer. La apelación de Hitler a la voluntad de sacrificio de los presentes permitió surtir de 300 marcos las arcas. Para el Partido esto era una fortuna. A ello se agregaba que en dicha reunión se pusieron a disposición una serie de fuerzas jóvenes, con las cuales se podía pensar en una tarea provechosa. Pero desde el momento en que el partido anti-Marxista se presentó en público, en 1919-1920, hubo inevitablemente cabezas sangrantes. La conducción del Partido temía, por consiguiente, estos encuentros. Hitler no los buscaba, pero tampoco los eludía, y opinaba que era mejor arriesgarse en choques en público que esconderse en la oscuridad. Así el 19 de octubre se celebró en el Eberlbräukeller una nueva reunión.

Llegaron 130 visitantes. Una tentativa de hacer "saltar" la reunión fue ahogada en germen. 14 días más tarde hubo un nuevo acto: 170 hombres concurrieron. Ahora el número creció constantemente. Pronto fueron 200, 300, los que escucharon al orador Adolf Hitler. Al mismo tiempo se formó en el circulo pequeño del Partido Alemán de los Trabajadores, el NSDAP. La formulación de los 25 Puntos se inició. No se pudieron evitar violentas controversias, pero finalmente venció el espíritu superior del Jefe de Propaganda del Partido, Adolf Hitler. La prensa Marxista comenzó ya a ocuparse del nuevo Partido. Los primeros artículos rebosantes de odio aparecieron. En las concentraciones ajenas empezaron a hablar adherentes de Hitler. El Movimiento ya no era desconocido. Aunque los oradores del Partido Alemán de los Trabajadores fueran constantemente abucheados en tales reuniones, se les llegó a conocer, y también hasta el Marxista más testarudo hubo de ver que por ahí deambulaba otra gente, además de Social-Demócratas y Comunistas, gente que no tenía miedo de un puño cerrado y que eran cualquier otra cosa menos burgueses.

En el Partido se produjo el antagonismo entre el Reichsleiter, un señor Harrer, y Hitler. A Harrer, el ritmo que tomó Hitler le pareció demasiado violento y cuando éste hasta logró imponer la Convocatoria de una verdadera asamblea en masa en el gran salón de actos del Hofbräuhaus, renunció a su cargo. Temía el derrumbe del Partido. Con toda energía, Hitler se abocó a los preparativos de la asamblea. Impetuosamente llevó por delante los escrúpulos de los demasiado temerosos políticos clubistas. Fueron distribuidos volantes y carteles. El color de éstos era de un rojo sangriento que, en cualquier circunstancia, habría de llamar la atención. Además, estos carteles rojos debían provocar muy especialmente a los Marxistas, que creían poseer dicho color en enfiteusis. Y hablar precisamente a Marxistas le pareció a Hitler lo más importante, y arrancar a los trabajadores impulsados y seducidos de las garras de los dirigentes judíos, su cometido primordial. Ántes de efectuarse el acto, Hitler se encargó de que el Programa del Partido, terminado tras extensa labor, estuviese listo e impreso. Y luego llegó aquel memorable 24 de febrero de 1920, en el cual en medio del estruendo de la primera gran batalla de sala del Movimiento y ante el júbilo de 2000 hombres se proclamó el Programa, constituyendo así el día del nacimiento del Partido Nacional-Socialista Alemán de los Trabajadores.




Del libro "Alemania Despierta: Desarrollo, Lucha y Victoria del NSDAP."






 

2 comentarios:

  1. Armando di Blasio -

    Ciertamente, es fasciante leer los inicios de Hitler en el partido que mas tarde haria suyo. Siendo el septimo miembro, popularizo al partido entre toda la poblacion. Buen articulo.

    Les Saluda:

    Armando di Blasio

    ResponderEliminar
  2. Gracias sr. Armando. Desde que me he adentrado en el estudio de Hitler, veo de sumo interés conocer el proceso de su desarrollo como figura política. Gracias.

    Ana V.

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!