viernes, 7 de diciembre de 2012

ADOLF HITLER 34 (color): "El Capitán Ernst Roehm, bajo el pretexto de socorros de caridad, había logrado acumular tropas terroristas. Dándose cuenta de que no podía contar conmigo en su empresa, preparó mi eliminación. El señor Hermann Goering en Berlín y Prusia, así como yo en Munich, condujimos la acción del 30 de junio."



EL POR QUÉ DE LA OPERACIÓN COLIBRÍ

Al abrirse la sesión extraordinaria del Reichstag, se nota la ausencia del Vice-Canciller Franz von Papen. El señor Adolf Hitler, comenzó su discurso a las 20:01horas, diciendo especialmente:

“Es verdad que, como he leído en un periódico extranjero, mis cuidados son grandes, pero esto no es particularmente de hoy, sino que me ha ocurrido siempre lo mismo.

No me he inquietado jamás de mi propia vida ni de mi propia suerte. Sé únicamente que desde que la confianza de von Hindenburg me colocara en mi posición actual, estoy abrumado por los cuidados que pesan sobre el presente y sobre el porvenir de nuestro Pueblo.

77 personas han resultado muertas a consecuencia de los recientes acontecimientos, entre las cuales 19 eran jefes de las Tropas de Asalto, 31 miembros ordinarios de dichas Tropas y 3 jefes de las Tropas Negras. Trece jefes de las Tropas de Asalto fueron muertos al ofrecer resistencia cuando iban a ser detenidos y tres se suicidaron. Las condiciones de los conspiradores encontraban una oposición insuperable.

He prestado juramento al Presidente Hindenburg, altísimo Jefe del Ejército, su persona es inviolable para todos nosotros y he hecho la promesa de que mantendría al ejército como instrumento no político.

El Capitán Ernst Roehm, bajo el pretexto de socorros de caridad, había logrado acumular millones de marcos y fueron formadas y pagadas tropas terroristas, compuestas de criminales endurecidos. Finalmente Roehm, dándose cuenta de que no podía contar conmigo en su empresa, preparó mi eliminación.

La revuelta debía comenzar por un ataque contra los edificios gubernamentales y mi detención. No solamente Roehm, sino Edmund Heines y otros complicados, declararon ante testigos, que debía tener lugar un combate encarnizado de muchos días.

Edmund Heines permaneció en Berlín para ejecutar ese plan, mientras que las tropas de asalto estaban preparadas en Munich, y en estas condiciones no tenía más que una decisión a adoptar y, para evitar un desastre, actuar como un relámpago. Los amotinados de Berlín lograron obtener de funcionarios no sospechosos, autos blindados para la revolución.

El señor Hermann Goering en Berlín y Prusia, así como yo en Munich, condujimos la acción del 30 de junio. Yo espero con confianza que si la suerte me separa de mi puesto, mi sucesor actuará de la misma manera y que si él, a su vez, debe desaparecer, vendrá un tercer hombre que mantendrá la seguridad del Pueblo y de la nación con no menos determinación.

La alegación de que von Papen y otros miembros del Gobierno, tenían relaciones con los amotinados, es refutada por el hecho de que uno de los primeros objetos de los amotinados era asesinar a esos hombres.”

Después de mencionar los que fueron castigados o se suicidaron, el señor Adolf Hitler añadió que un cierto número de casos de violencia, se han cometido sin relación con la tentativa de revuelta. Después que el señor Goering agradeciera las palabras que le había dedicado el Canciller Hitler y que el Reichstag hubo aprobado por unanimidad la acción gubernamental contra los rebeldes, se levantó la sesión.


Agencia "Fabra"; Berlín, 13 de julio de 1934.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!