miércoles, 5 de diciembre de 2012

CRECIMIENTO ECONÓMICO (1933): "Al terminar el primer año del Gobierno Nacional-Socialista, las perspectivas económicas para el año próximo son mucho más halagadoras que en los anteriores... 'La economía alemana desea la paz, pues desea trabajar. El Pueblo alemán se ha puesto por completo al lado del Canciller. Quien haya asistido a la última guerra química no puede desear la guerra.'"

IG Farben

REPUNTE EN LA ECONOMÍA DE LA ALEMANIA NAZI

El informe anual de la Cámara de Comercio e Industria de Berlín, al resumir el desarrollo de la economía alemana en 1933, saca la conclusión de que al terminar el primer año del Gobierno Nacional-Socialista, las perspectivas económicas para el año próximo son mucho más halagadoras que en los anteriores.

En el año transcurrido se han registrado en casi todas las ramas del comercio aumentos de actividad considerables. En comparación con la cifra índice del año anterior, la producción aumentó en un 22%. La extracción de hulla en un 6%, la de hierro y acero en bruto en un 32 y 31%, respectivamente.

En los últimos meses, la producción de hierro y acero en bruto rebasaron hasta un 50% al promedio del año anterior. Los pedidos que las fábricas de maquinaria recibieron del interior de Alemania aumentaron cerca de un 68% con respecto al año 1932.

La situación de la construcción, fábricas de electricidad, industrias textiles, del automóvil y otras numerosas ramas de la industria, aumentaron igualmente, pero lo más importante es el enorme alivio del mercado del trabajo, en el que, gracias a las medidas del Gobierno, disminuyó el número de obreros sin trabajo en unos 230 000.

Si bien el desarrollo del comercio exterior alemán no es todavía satisfactorio, se tiene la seguridad de que la perspicaz política del Gobierno encontrará en el momento dado la solución.

En una entrevista concedida a un periodista francés, el director de la Sociedad IG Farben, ha declarado:

“La economía alemana desea la paz, pues desea trabajar. El Pueblo alemán se ha puesto por completo al lado del Canciller. Quien haya asistido a la última guerra química no puede desear la guerra. La industria química cometería un suicidio. La última guerra nos hizo ya perder el 50% de nuestros mercados. Todos los rumores relativos a la posibilidad de una nueva guerra, son tristes locuras”.


Agencia "Wolff"; 27 de diciembre de 1933.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!