jueves, 13 de diciembre de 2012

GENÉTICA Y MATRIMONIO: "Los diez mandamientos Nacional-Socialistas."



MEDIDAS PARA LA DEPURACIÓN DE LA RAZA

El Comité de Sanidad pública del Reichstag en colaboración con el Ministro del Interior, el Partido Nazi y el Departamento de Investigación Racial, ha publicado diez mandamientos para la elección de esposa. Los mandamientos dicen:

1.- Piensa que eres un alemán.

2.- Todo lo que tú eres no lo eres por mérito propio, sino gracias a tu Pueblo. Por ello, piensa sí  todo lo que haces va a ser en beneficio del mismo.

3.- El interés general prevalece sobre el particular.

4.- Debes conservar limpio el espíritu de todo lo extraño, de lo ajeno a tu raza, de lo que tu conciencia te prohíbe.

5.- Como alemán escoge como esposa únicamente una mujer de sangre aria.

6.- Antes de escogerla investiga los antepasados de la mujer.

7.- Cásate por amor.

8.- El dinero tiene únicamente un valor pasajero y no asegura la felicidad duradera.

9.- No escojas una mujer de edad, pues fácilmente la diferencia excesiva de edad pone fácilmente en peligro el equilibrio del matrimonio.

10.- Debes tener cuántos hijos te sea posible.

Un mandamiento adicional subraya la importancia del matrimonio selectivo para la salud del Pueblo alemán.



Departamento de Investigación Racial; Berlín, 24 de agosto de 1934.







4 comentarios:

  1. (Nota: Señorita Ana tan solo quería comunicarle que ya le he enviado en replica el mensaje vía correo electrónico espero y lo haya recibido sin problemas y aguardo con expectativa su contestación.)

    El ideólogo Aflred Rosenberg en su ¨Fundamentos del Nacionalsocialismo¨ decía sobre la filosofía racial lo siguiente: Todo movimiento espiritual, por vasto y complejo que sea, se basa siempre en muy pocos pensamientos nucleares, por lo general, no más que en uno solo. Esto no es signo de pobreza sino de riqueza, un testimonio de autenticidad moral y de fertilidad orgánica en oposición al eclecticismo (Nota: irónicamente la economía en efecto fue ecléctica) a los métodos de quienes creen poder construir sobre heterogéneas y contradictorias ideologías un sistema superior. Precisamente estos intentos seudo–intelectuales que osan criticar con presunción todo lo demás como ¨carencia de espiritualidad¨, son los síntomas de una decadencia del poder creativo. La naturaleza no reúne bajo presión numerosos gérmenes de vegetales de distinta e4specie sino que forma de un grano de semilla la espiga y luego los múltiples frutos. Exactamente de la misma manera se generan las construcciones en todos los ámbitos de la vida, solo ellas posibilitan los grandes descubrimientos cuyos efectos multiplicantes se esparcen posteriormente sobre todas las manifestaciones existenciales. La uniformidad artificial de las diversidades naturales, en el terreno político, se llama democracia. Bajo casi todas las condiciones históricamente observables, ella se nos presenta con la forma política de la decadencia racial de un pueblo fuerte y creativo, que por su intermedio transfiere a los grupos específicamente distintos (generalmente inferiores) los mismos derechos que antaño lograra combatiendo, premisa obligada de toda verdadera plasmación del mundo.

    Es en medio de semejante descomposición ética y racial cuando realmente, a veces, en cerebros superiores, la noción sobre la esencia de esta decadencia como, por ejemplo, Platón en el periodo Helénico tardío, cuando proyecta su estado sobre un severo fundamento racial, comprendiendo seguramente que la sangre nórdica de los griegos había desaparecido a consecuencia de la mestización y las guerras.

    …Esta fe en el valor de la sangre, la base primigenia de la cosmovisión nacionalsocialista, no es por cierto, ningún ¨materialismo chato¨ como con frecuencia se arguyen los liberales manchesterianos, sino que posee una dimensión absolutamente diversa y profunda. En lo esencial significa que una determinada alma creadora, un carácter de cierta índole, un tipo especial de actitud intelectual guarda siempre relación con la raza.¨

    ResponderEliminar
  2. Disculpe que alargue mas el comentario pero la cuestión racial es realmente emocionante e interesante y siempre ha sido uno de los más excitantes focos de discusión en este sitio; solo que ahora compartiré con ustedes los textos teológicos de la Iglesia respecto a este tema, y al leerlo detenidamente se darán cuenta que nuestra Santa Madre Iglesia es muy abierta e incluso apoya ciertos aspectos de esta clase de investigaciones biológicas: Les dejare un extracto aquí y pondré la dirección al sitio web para que lean el artículo completo, ese sitio es muy recomendable para los cristiano–católicos que quieren formarse un criterio solido apoyado en las enseñanzas doctrinales, filosóficas y teológicas de la Iglesia Católica.

    'La ingeniería genética es una demostración evidente de las capacidades de la inteligencia de las que Dios ha querido hacer partícipe al hombre. La Iglesia católica nunca ha demonizado la investigación que apunta a descubrir y emplear los genes (o sea las informaciones codificadas que gobiernan todo el desarrollo y el funcionamiento del organismo) por fines buenos, como el de vencer las enfermedades. El 'sí' a la ingeniería genética tiene sin embargo una condición precisa: la ciencia y la tecnología, una vez descubiertos los secretos de la naturaleza, deben usarlos para el bien del hombre. El pensamiento católico no minusvalora ninguna de las ventajas y de los riesgos que la ingeniería genética comporta' (Angelo Serra, ZENIT, 3 mayo de 2000).

    Según monseñor Sgreccia, vicepresidente de la Academia Pontificia para la Vida, y director del Instituto de Bioética la Universidad del Sagrado Corazón de Roma, el anuncio del gran avance que se ha dado en la codificación del mapa genético humano constituye un paso comparable 'al descubrimiento de un continente o al de los vuelos espaciales. Ahora hay que desear que el primer objetivo de la utilización de estos descubrimientos sea el la prevención de las causas que determinan las enfermedades hereditarias, y después, garantizar un mejor conocimiento de los mecanismos que determinan la formación de tumores. Obviamente también se da el riesgo -y por tanto es necesario hacer un llamamiento a la responsabilidad- de que las conquistas realizadas sean utilizadas para promover el eugenismo, es decir, para determinar la selección de individuos sanos y enfermos, o para establecer una especie de valor de la existencia humana en virtud de las características genéticas'.

    Independientemente de las diferencias biológicas, culturales, sociales o religiosas que distinguen a los hombres, cada uno tiene efectivamente el derecho natural a ser lo que es y a ser el único responsable de su patrimonio genético' (Juan Pablo II, A los miembros de la Academia pontificia de ciencias, L'OR., 4/11/94, p. 20, nnº 3-4).

    http://www.teologoresponde.com.ar/respuesta.asp?id=75

    ResponderEliminar
  3. He aquí un extracto interesante del libro ¨Politica Racial Nacionalsocialista¨ de Walter Darre que me gusto para compartir con ustedes:

    Si el factor biopsíquico ha de convertirse en el eje de nuestra Cosmovisión, entonces el niño debe volver a convertirse en sentido y objetivo de nuestra existencia: ¡Lo importante son nuestros hijos, los productos de nuestra propia sangre! Porque si la capacidad biopsíquica de nuestro Pueblo es su única riqueza real y verdadera, sus hijos constituyen la única garantía de su inmortalidad. Y con esta afirmación estamos en el centro exacto de la gran revolución espiritual de nuestro tiempo, en una revolución que probablemente pueda llamarse la más integral de las que puedan pensarse en absoluto.

    Nos hemos acostumbrado a hablar del surgimiento y de la desaparición de los Pueblos como de algo inevitable. Especialmente desde “La decadencia de Occidente" de Spengler se ha construido toda una escuela científica sobre estas líneas de pensamiento; una escuela que hace surgir, madurar y morir a los Pueblos igual que a los individuos. Lo tambaleante de las premisas de la estructura intelectual de esta escuela se puede comprender tomando solamente Historia de Alemania, porque si hoy (1.941 N. del T.) nos encontramos nuevamente en medio de una Guerra Mundial pues ciertamente ello no se debe a que estamos en decadencia sino a que el resto del mundo envidia la fuerza vital del Pueblo alemán.

    ….Pero la prueba más lapidaria en contra de la tesis de que los Pueblos son mortales, igual que los individuos, es la existencia de China. Este Pueblo vive desde hace siglos, y con toda probabilidad, continuará viviendo durante siglos. Y justamente en este Pueblo las causas y las consecuencias de este hecho están claramente a la vista. Al poner la doctrina moral de Confucio el imperativo de una numerosa descendencia, como garantía de una adecuada honra a los antepasados, en el fundamento mismo de la Cosmovisión china, Confucio aseguró para su Pueblo la inmortalidad encarnada en un numeroso ejército de niños. Aquí reside todo el secreto de la desbordante vitalidad del Pueblo chino que, independientemente de sistemas políticos o de golpes de Estado, se reproduce vertiginosamente y compensa con ello fácilmente todos los reveses del destino, todas las depredaciones y todas las pérdidas. El Pueblo chino y la doctrina moral de Confucio rebaten a Oswald Spengler.5

    ResponderEliminar
  4. De una manera completamente análoga ha actuado el culto a los antepasados presente en el sintoísmo de Japón. También el Pueblo japonés se ha mantenido vivo y fuertemente activo como consecuencia a un profundo respeto por la Tradición. Los japoneses tienen estirpes cuya historia familiar documentada se remonta a épocas muy anteriores a la aparición de los Teutones sobre suelo europeo. Imagínese, como ejemplo comparativo, que los descendientes de Tarquino el Soberbio estuviesen hasta hoy día en el mismo feudo en el que naciera el monarca y que guardasen celosamente las Memorias de todos sus notables antepasados. Medido en esta escala adquiere verdadero significado lo que implica la tradición japonesa.

    Si como Pueblo queremos sentar los fundamentos para un devenir milenario entonces deberemos reaprender todo lo relacionado con la cuestión del mantenimiento de nuestra nacionalidad; una cuestión que implica resolver los problemas planteados por nuestra descendencia. Tendremos que volver a colocar firmemente dentro de los alcances de nuestra Comovisión al proceso de gestación y al resultado de esta gestación, al niño, igual que los chinos y los japoneses, y deberemos además orientar toda la cuestión relativa al niño hacia el objetivo de la inmortalidad de nuestro Pueblo.¨

    Saludos!

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!