viernes, 7 de diciembre de 2012

HERMANN GOERING 23 (color): "Esta comprobación contribuirá a refutar muchas calumnias en el extranjero y a fortificar en el Pueblo alemán, la intuición del camino del Derecho seguido por Hitler. 'Es necesario impedir que cualquier persona pueda convertirse en un peligro para el país en virtud de sus funciones, y todos deben obrar como la ley ordene y el Gobierno les pida.'"



GOERING HABLA SOBRE LA NOCHE DE LOS CUCHILLOS LARGOS

[1]El señor Hermann Goering, hablando ante los procuradores generales de Prusia, reunidos en el Ministerio de Justicia, ha dicho:

“La situación general de las últimas semanas ha demostrado que el Canciller señor Adolf Hitler ha querido establecer y ha establecido el orden absoluto en el Nacional-Socialismo. Es un deber de justicia contribuir a la consolidación del Estado. El Derecho y la voluntad del Führer son una misma cosa.

Los hechos del 30 de junio al 2 de julio libraron al Pueblo alemán de un peligro espantoso. Es necesario impedir que cualquier persona pueda convertirse en un peligro para el país en virtud de sus funciones, y todos deben obrar como la ley ordene y el Gobierno les pida.”

[2]Comentando el discurso del presidente del Consejo prusiano, Hermann Goering, el ‘Deutsche Allgemeine Zeitung’ dice:

“Se resalta principalmente, en este discurso, la resolución de asegurar rigurosamente el reino del Derecho y hacer valer contra todo el mundo la voluntad de Hitler, personificada por el Derecho. La comprobación del señor Goering de que el estado del Derecho continúa existiendo constituye un factor esencial en las consideraciones relativas al nuevo aspecto que tomaron los acontecimientos de Alemania y la situación interior del país.

Esta comprobación contribuirá a refutar muchas calumnias en el extranjero y a fortificar en el Pueblo alemán, que espera con la más viva impaciencia, el discurso de hoy del Canciller, la intuición del camino del Derecho seguido por Hitler.”


Agencias: [1]Fabra, [2]DNB; Berlín, 13 de julio de 1934.








1 comentario:

  1. Los cauces impredecibles de estos dos elementos que son derecho y voluntad no siempre necesariamente confluyen en una sola. Teniendo en cuenta una posible contraposición de una a la otra es difícil saber que puedan complementarse entre si sin chocar con las imponderables fuerzas del espíritu humano concedido por obra de Dios. Ahora, esto bien puede parecer que en cierto modo es un poco indiferente al acto unificador de ambos y hacerlos coincidir en un suceso, persona o grupo; habremos de concebir con que la voluntad en si misma es la espina dorsal por la cual surgen propuestas de negar la pasividad y esteticidad como noción, sin entrar en polémicas claro esta. Una interpretación de la unión de dos fuerzas como lo ha sido y sigue siendo el derecho (teniendo previamente el conocimiento de que esto personifica la justicia, la legitimidad y el fundamento de un acuerdo común basado entre miembros de la misma comunidad)

    La justicia es hacer lo uno debe hacer y realizarlo de la mejor manera con la menor cantidad de tropiezos. Si el derecho deviene de varios acontecimientos sin la fuerza productora del ser humano, no es pues lógico que se aplique de un modo singular a como lo hacen los hombres conductores de naciones en épocas de vicisitudes y éxitos. Es por ello que en un sistema enteramente democrático–representativo, resulta difícil encontrar el derecho mezclado tan homogéneamente con la voluntad propias de las fuerzas divinas creadores otorgados por el Sumo Creador, Dios.

    La responsabilidad es un deber que la criatura humana no puede, aunque así lo quiera, rehuir la bendición del trabajo. Es un derecho y una voluntad pertenecientes a la criatura caminante, el trabajo que despiertan las fuerzas productoras que se hallan adormecidas por la ignorancia tan común de nuestros tiempos.

    Por eso Goring afirma: ¨Es un deber de justicia contribuir a la consolidación del Estado¨. No es justicia crear un intransigente separatismo partidista natural de las democracias occidentales, es justicia para el pueblo darles el tan deseado sueno por todos, el construir la solidificación estructural de la nación bajo un liderazgo fuerte en energías vitales y animoso en la promoción de la justicia propia. ¿Por qué la Iglesia Católica es jerárquica y no democrática? ¿Porque el florecimiento de la gran Roma de Augusto no conoció grandeza sin liderazgo y jerarquía? Estas preguntas hacen a un individuo pensante decirse con tono reflexivo, ¿Cuánto conocemos de alternativas viables para un sistema que funcione y agrade tanto al pueblo como a la dirigencia?

    ¡Saludos a todos los lectores!

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!