lunes, 4 de marzo de 2013

MICHAEL GOEBBELS (23-24 de mayo): "Todo es aquello que tú haces que sea: incluso tú mismo. Dinero es mugre, pero la mugre no es dinero."




UNA MUCHACHA

"Me siento a su lado en el aula. Ella tiene vergüenza y escribe fervorosamente en su cuaderno que la patria de los primitivos germanos posiblemente debería buscarse por el bajo Danubio ¿y qué sé yo por dónde más? Oigo cómo se acelera su respiración, siento el calor de su cuerpo y aspiro el fresco aroma de sus cabellos. Su mano descansa, olvidada, casi a mi lado. Larga, angosta y blanca como la nieve recién caída. Tocan el timbre y yo, tarambana, empaco mis bártulos y me hago humo. Afuera brilla es sol. Me siento sobre la terraza y observo el colorido corretear de la burguesía académica: risas, bromas; aquí y allá vuelan hacia mí algunos fragmentos de conversación; un duelo entre estudiantes, sables pesados, fenomenología, transcendentalismo históricamente demostrado..."


EL ARTE

"'Herta Holk': leo el nombre en su cuaderno. Cuánto acerca ya un nombre así. Sin haber intercambiado palabra alguna, el otro ya no es un extraño para uno. Estoy leyendo el 'Wilhelm Meister'. Esta épica es casi demasiado redonda y demasiado amplia para nosotros; tiene demasiado, pocos ángulos.

En Frankfurt, en la casa de Goethe, un empleado me mostró desde la escalera el jardín en el que el pequeño Wolfgang solía jugar con su hermana. Casi me vienen lágrimas a los ojos. Arriba, en su habitación, aún al día de hoy cuelga un cuadro de la 'Lotte Buff'. Cuando él, después de la época de Wetzler, retornaba a su casa al mediodía, viniendo de su empleo como abogado en Frankfurt, se lanzaba por las escaleras antes del almuerzo, subía a su habitación, se sacaba el sombrero delante del cuadro y saludaba: '¡Día Lotte!' Ese era todavía el Goethe, tal como nosotros los jóvenes lo amamos. El concejal es, a veces, insoportable.

Para el arte se necesita también carácter. Escribir lindas poesías y ser, por lo demás, un contemporáneo inaguantable, son dos cosas que no pueden ir juntas. Quizá por eso fue Schiller el poeta del Pueblo alemán y no Goethe. Y nos gusta más la 'Novena Sinfonía' que la 'Flauta Mágica'.

Arte no es sólo saber sino también es lucha. Titanes, y no olímpicos, son los carteles indicadores de la ruta para una estirpe combatiente.

Ya no ocurren más milagros, porque hemos dejado de verlos. El milagro es, en su esencia más profunda, poesía; comparable a la canción popular. Todo es aquello que tú haces que sea: incluso tú mismo.

Se me está acabando el dinero: dinero es mugre, pero la mugre no es dinero."


Dr. Josef Göbbels; del libro semi-biográfico "Michael: El Destino Alemán en las Hojas de un Diario".








No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!