miércoles, 3 de abril de 2013

ARTISTAS DE LA PLUMA REVISIONISTA: "La fe religiosa en el III Reich." (documento en línea)


LA SANTA SEDE DE PIO XII Y EL III REICH DE ADOLF HITLER

"Han habido fábulas siniestras que buscan ansiosamente una falacia que acentúe la ya denigrada percepción que gran parte del publico tienen del dirigente del gran Reich Alemán. Un presunto ateísmo, supuestas maquinaciones y proyectos para constituir una doctrina pagana en todo el imperio, y engañosas hipótesis de un complot maquiavélico para derrocar al Sumo Pontífice...

Ciertamente es real que hubo pequeños roces en el curso de los años entre ambos organismos, algo común en todos los países en cuyo territorio esta asentado fuertemente la influencia y el poder de la Santa Sede. Algo así como un choque entre intereses políticos y eclesiásticos, pero más allá de aquella baladí, no hubo nada porque desasosegarse...

Hubo, una espiritualidad trascendental, que traspasó el plano corpóreo, pues basándonos en los escritos del Mein Kampf, uno puede fácilmente percatarse de que para Hitler: 'La raza superior será siempre aquel grupo de individuos que sean capaces de instaurar un imperio moral, ético y espiritual que sobrepase el materialismo común que absorbe a los demás.'


Con este espléndido marco introductorio, el Sr. Armando di Blasio, nos presenta una obra de investigación que pretende el esclarecimiento de esta faceta tan polemizada del gobierno alemán Nacional-Socialista. El contenido plasmado a lo largo de este riguroso informe, es sin duda un peldaño valioso para el análisis objetivo de la política propuesta e instaurada por Adolf Hitler, quien enfrentaba con su gobierno, a un entorno hostil que osaba con aniquilar la fe religiosa de los ciudadanos.






   

2 comentarios:

  1. Cual alborozo y entusiasmo produce el ver publicado este informe en este honorable sitio informativo. No es una investigación propia, puesto que la forme en base a diversas fuentes bibliográficas de las que disponía a mi alcance, por ello lo llame un informe, es decir, un conjunto de datos o recopilaciones sobre algo, en este caso, el religioso. Esto lo hice precisamente para que ayudara en la recaudación de información a las personas que quisieran investigar esa etapa y su matiz religioso. Dicho de otra manera, esto era una forma de facilitarle la labor a quienes se dedicasen a este tipo de investigación. También es una forma de reunir todos los escritos revisionistas relacionados con dicho tópico y que sirva de fuente esclarecedora para el que vive aún en el obscurantismo de la ignorancia misma.

    Ahora, como sabemos, esto no es absolutamente nada definitorio. Pues aunque intenta cubrir muchas áreas, carece de información central sobre hechos concretos, por ejemplo, las posiciones que luego tomarían los cardenales Bertram (el Primado, de Breslau, ciudad actualmente polaca con el nombre de Wroclaw), Faulhaber (Munich) y Schulte (Colonia), y los obispos Preysing (Berlín) y von Galen (Munster) al llegar a Roma, dando pie después a la encíclica "Mit brennender Sorge¨, ¿Cuánta influencia tuvieron en el Papa, para que el luego lo escribiese? ¿Provino esta carta solemne del Papa por la preocupación expresada por los cardenales en su discreta llegada a Roma en enero de 1937?

    En contraste a estos eventos, surgió una de las figuras esenciales que coordino la dispersión de personalidades Nacionalsocialistas de rango intermedio. Fue un clérigo católico, el obispo austriaco Alois Hudal, quien fue rector de un seminario para presbíteros alemanes en Roma y un estrecho asociado del monseñor Giovanni Montini (más tarde papa Pablo VI) y de Alcide de Gásperi (más tarde premier italiano). Hudal, que también fue confidente de Eugenio Pacelli (Quien poco después sería Heredero del Palium del Obispado de Roma y la Tiara del Sumo Pontífice) tanto antes como después que fuera papa Pio XII. Él era un convencido y firme abanderado de la causa Hitleriana y de sus políticas así como un adversario feroz contra todo aquello que tuviera una pizca de comunismo. Asimismo poseyó un antisemitismo impenitente hasta su fenecimiento, y en Roma trabajo estrechamente con la oficina del Santo Oficio, protectora de la doctrina católica.

    Al parecer, Hudal no vio conflicto alguno entre su amado catolicismo romano y su igualmente apreciada ideología nacionalsocialista. Durante la guerra guiaba su automóvil por las calles de Roma desplegando una bandera “Alemania Superior”. En sus memorias, Hudal diría de sus acciones: Agradezco a Dios que Él (me permitiera) visitar y confortar a muchas víctimas encarceladas o detenidas en campos de concentración, ayudándolas a escapar con papeles falsos. Las rutas o senderos clandestinos o líneas de escape (Llamadas ahora desdeñosamente las líneas de ratas) ayudaron a escapar a puerto seguro fuera del infierno y hecatombe que vivía Europa y el cuasi suicidio de Occidente como lo calificaría Bochaca.

    ResponderEliminar
  2. En vez de ser denegado, más bien se notaba que se ganaba su consentimiento. Al estar cercanamente asociado con el secretario de estado del Vaticano, el por entonces cardenal Eugenio Pacelli (fue hecho papa Pio XII el 2 de marzo de 1939) Hudal fue elevado a obispo titular en 1936 en una ceremonia presidida por el cardenal Pacelli en persona. Adicionalmente podría incluir una menudencia: Hudal portaba una tarjeta dorada de afiliación al partido NSPD.

    A Stangl finalmente lo localizaron y capturaron de nuevo en Brasil en 1967, los cazadores de nazis de Simon Wiesenthal que se enteraron de las rutas clandestinas. Esta red clandestina de oficinas, seminarios, monasterios, conventos y residencias católicas, no sólo proveían albergue en al ruta de escape sino también documentos de identidad falsos y pasaje a Sudamérica y otros refugios de protección. Tantos otros lograron mimetizarse entre las comunidades alemanas en Latinoamérica huyendo así del brazo persecutorio del Judaísmo Internacional.

    Las rutas clandestinas comenzaron con la presión diplomática que aplicaba Pío XII para permitir que sus representantes personales visitaran campamentos de prisioneros de guerra" para ministrar religiosamente a católicos". Pero habiendo escogido para esta misión al obispo Alois Hudal, pareciera inevitable que este se aprovechaba de la situación para liberar a tantos cautivos NS.

    Hudal explica que según su visión:
    La guerra de los Aliados contra Alemania no fue una Cruzada, sino una rivalidad entre complejos económicos en la cual habían luchado para conseguir la victoria. Este negocio... usó lemas como democracia, raza, libertad religiosa y cristiandad como anzuelo para las masas. Por todas estas razones después de 1945 me sentía obligado a dedicar todo mi trabajo de caridad principalmente a antiguos Nacional Socialistas y Fascistas, especialmente a los así llamados 'Criminales de Guerra'.

    Fíjense como el mismo reconoce que la lucha, más que política, fue esencialmente económica. Dos cosmovisiones monetarias rivalizaron entre sí. Además tal como nos dicen algunas fuentes, el hizo esfuerzos por conseguir una amnistía para los NS en Grecia y Alemania Occidental.

    En fin, faltan infinidad de cuestiones por ser aclaradas en el futuro próximo o lejano. Gracias señorita Ana por la divulgación de este informe, es sinceramente gratificante.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!