viernes, 26 de julio de 2013

ADOLF HITLER 51 (color): "Aprendamos a conocer las leyes que rigen la vida; el conocimiento de las leyes naturales nos guiará en la vía del progreso. En cuanto al por qué de estas leyes, no lo sabremos nunca. No queremos educar por el camino del ateísmo."



NOCHE DEL 11 AL 12 DE JULIO DE 1941

Como suele ocurrir con los libros importantes de la época, existe mucha controversia sobre el origen, sobre las diversas ediciones y sobre distintas traducciones de ciertos pasajes que se prestan a equívocos, que pareciera, algunos editores han tergiversado a sabiendas. Sin embargo, lo que no puede negarse, es que la lectura de estas notas resultan siempre ricas en reflexiones y visiones de la época más controvertida de nuestra historia y del actor principal de ella, el mismo Adolf Hitler. Sin olvidar, por otra parte, que los pensamientos innatos de esta figura histórica fueron plasmados en su famosa obra "Mi Lucha".

Creo que el que contempla el universo con los ojos bien abiertos es el hombre más naturalmente piadoso, no en el sentido religioso, sino en el sentido de experimentar una íntima armonía con las cosas.

A fines del siglo pasado, extraviado por los progresos de la ciencia y de la técnica, el Liberalismo proclamó el dominio de la naturaleza por el hombre y anunció que pronto se dominaría el espacio. Pero basta una simple tormenta para que todo se derrumbe como un castillo de naipes.

En todo caso, aprendamos a conocer las leyes que rigen la vida; el conocimiento de las leyes naturales nos guiará en la vía del progreso. En cuanto al por qué de estas leyes, no lo sabremos nunca. Esto es así y nuestro entendimiento no puede concebir otros planes.

El hombre ha descubierto en la naturaleza la noción maravillosa de esta fuerza todopoderosa, cuya ley adora.

Fundamentalmente el sentimiento de ese todopoderoso está presente en todos, y a eso lo llamamos Dios (es decir, el dominio de las leyes naturales en la totalidad del universo). Los sacerdotes, que siempre han explotado con éxito este sentimiento, amenazan con castigos al hombre que se niega a aceptar el credo que ellos impongan.

Cuando se cultiva en un niño el miedo a la oscuridad, se despierta en él un sentimiento de miedo atávico. Así, este niño se verá dominado toda su vida por el miedo, mientras que otro niño, educado inteligentemente, será indemne a él.

Se dice que todo hombre tiene necesidad de un refugio donde pueda encontrar consolación y ayuda en la desgracia. ¡Yo no lo creo! Si la humanidad sigue este camino es únicamente una cuestión de tradiciones y costumbres. Lo cual, por cierto, es una lección que podemos sacar del frente Bolchevique. Los rusos no tienen Dios, cosa que no impide que sean capaces de enfrentarse a la muerte.

No queremos educar por el camino del ateísmo.


Adolf Hitler; de la obra "Las Conversaciones Privadas de Hitler",







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!