viernes, 19 de julio de 2013

BIOGRAFÍA DE UNA CAMPESINA CHILENA: "Su infancia estuvo plena de dificultades, ya que un incendio y las malas cosechas obligaron a sus padres adoptivos a buscar otros y mejores horizontes. Durante la guerra, Juana Rosa estuvo luchando junto a tropas alemanas en pleno Ártico contra los Rusos a cargo de un hospital de campaña en Creta. Fue secretaria de Comunicaciones en la central de la Luftwaffe y Miembro de la Cruz Roja. Por mi parte, básteme con explicar que tuve contacto con esta extraordinaria mujer por intermedio de un amigo argentino, quien la conoció en uno de los hogares de ancianos de Munich."

 
Franz Pfeiffer


¿QUIÉN FUE JUANA ROSA MILITZ?

Juana Rosa nació en un poblado cercano a Valdivia en 1912 falleciendo su madre a los pocos días. Su padre, un jornalero, desapareció sin dejar rastro entregándola en adopción a unos campesinos alemanes que le pusieron el apellido, Militz.

Su infancia estuvo plena de dificultades, ya que un incendio y las malas cosechas obligaron a sus padres adoptivos a buscar otros y mejores horizontes y trasladarse a diferentes pueblos y ciudades. De todas maneras, se preocuparon en todo momento de su instrucción, lo que le permitió gozar más tarde de una amplia cultura general y dedicarse a las labores de enfermería. Además también aprendió el castellano y el alemán a la perfección.

En 1929, el matrimonio Militz volvió a Alemania, gracias a una herencia, llevando consigo a Juana Rosa. Se radicaron en Radwitz, en Prusia oriental, en una pequeña granja, donde en un comienzo todo pareció marchar perfectamente. Se ocuparon de la producción y reparto de leche. Incluso hasta antes de su muerte, Juana Rosa aun recordaba con nostalgia la ardua labor que dicho trabajo representaba, sobre todo el traslado en carreta hasta la ciudad y la venta de leche y queso.

La crisis Mundial Económica, sin embargo, también se hizo sentir en Radwitz y nuevamente para la familia Militz sobrevino la ruina, vendiendo hasta lo último que les fue quedando y emigraron al oeste.

Juana sufrió así un nevo golpe ya que un accidente la dejó definitivamente huérfana y entregada a su suerte, debiendo muchas veces pernoctar al aire libre y sobrevivir gracias a instituciones de caridad. Pero su empuje le permitió conseguir un empleo como enfermera en un pequeño hospital, donde se destacó pronto por su gran capacidad.

En 1932 con la llegada del Nacional Socialismo ingresó al partido, pasando a formar parte de una formación auxiliar que empleaba voluntarios para ayudar a los campesinos ("Volkswohlfahrt").

Durante la guerra, Juana Rosa estuvo luchando junto a tropas alemanas en pleno Ártico contra los Rusos a cargo de un hospital de campaña en Creta. Fue secretaria de Comunicaciones en la central de la Luftwaffe y Miembro de la Cruz Roja, además de muchas otras actividades que realizaba incansablemente y con una voluntad grandiosa.

El final de la guerra la encontró entre una compañía en una caverna del frente en Noruega, en medio de heridos y prisioneros. La orden de suspender las hostilidades llegó hasta su oficial superior solamente un mes después del 8 de mayo, originándose una extraña caravana que logró llegar hasta Suecia.

Quiero dejar constancia que las cartas manuscritas y también a veces a máquina, ayudan enormemente a comprender hechos históricos, conocer la mentalidad y actuación real de diversos personajes en medio de divertidas y serias situaciones en las que se supo, participó Juana Rosa Militz.

Por mi parte, básteme con explicar que tuve contacto con esta extraordinaria mujer por intermedio de un amigo argentino, quien la conoció en uno de los hogares de ancianos de Munich.

A pesar de su enfermedad, a finales de su vida por medio del camarada Franz Pfeiffer logró poner por escrito sus recuerdos y finalmente, con breves correcciones, aprobó el presente documento que presentamos.


Dato biográfico; del libro "Del Ordensburgo a la Guerra Nuestra Madre" (Elbruz 2010).


Recomendamos leer el testimonio de Juana Rosa Militz de su entrevista con Adolf Hitler:

Parte 1Parte 2Parte 3Parte 4





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!