jueves, 4 de julio de 2013

SALVADOR BORREGO 4 (Mex): "Y así, durante el forcejeo de casi tres meses, Hitler perdió la oportunidad de vencer a Francia en 1939. Eso hubiera cambiado el curso de la guerra. Que Hitler tenía razón se vio claramente cinco meses más tarde... ¡Y Alemania habría ganado un año! Sí, un año, porque entonces la ofensiva contra la URSS empezaría en mayo de 1940, no en junio de 1941. En mayo del 40 Stalin no disponía del arsenal de EE.UU."



OFENSIVA 'AMARILLO', POSIBLE Y DECISIVA

Aunque Inglaterra y Francia le habían declarado la guerra a Alemania el 3 de septiembre (1939), en octubre aún no daban trazas de atacar. El ejército inglés apenas empezaba a llevar tropas a suelo francés. Hitler consideró que era el momento más favorable para lanzarse sobre Francia (Ofensiva "Amarillo") y así se lo hizo saber al general Halder, jefe del Estado Mayor General, y al general Brauchitsch, jefe del Ejército. Ambos se inclinaban por continuar las gestiones de paz.

Hitler contestó que ya había tendido su mano varias veces animado por deseos de paz y amistad, y que en cada ocasión le habían contestado con un puñetazo en los ojos. Inglaterra insistía en el caso de Polonia, pero él, Hitler, planeaba restablecer el Estado polaco; no tenía el menor deseo de "empacharse con polacos". A Inglaterra no se le reclamaban sus atropellos en la India, Egipto y Palestina, pero todo era inútil. Inglaterra quería proseguir la guerra contra Alemania.

En consecuencia, a fines de septiembre Hitler ordenó al Estado Mayor General que preparara la ofensiva sobre Francia (llamada Operación Amarillo). En un memorándum especificaba que la Wehrmacht (fuerzas armadas alemanas) se encontraban en su punto más alto, después de su victoria en Polonia y que era el momento de capitalizar lo logrado. Había que aprovechar la superioridad aérea alemana, que era temporal, y lanzarla concentradamente contra las fuerzas enemigas, no contra ciudades. Por su parte, los tanques avanzarían adelante de la infantería sin pasar por el laberinto de las ciudades, sino rodeándolas...().

Pero nada de esto convencía al jefe del Estado Mayor General, Franz Halder, ni al jefe del Ejército, general Brauchitsch. Tampoco al general Von Leeb, comandante de un grupo de ejércitos, ni a su compañero Von Bock. Todos ellos habían participado en la campaña de Polonia porque creían que el pacto de no agresión firmado con la URSS evitaría que Inglaterra y Francia entraran en la guerra; porque la potencia polaca era inferior a la alemana y porque las demandas que se le hacían eran evidentemente justas, como las de construir una ferrovía y una carretera a través de territorio que había sido alemán y que, al cercenársele en la pasada guerra había dejado a Alemania separada de su provincia de Prusia.

()... En el ánimo del Estado Mayor y del Alto Mando estaban muy presentes las sangrientas batallas de la Primera Guerra Mundial. Hitler insistía en que las circunstancias en 1939 eran diferentes. La guerra relámpago (blitzkrieg) tomaría de sorpresa a los anglobritánicos, en combinación con los aviones Stuka que atacaban en picada, con precisión sobre los objetivos militares. Sólo el almirante Raeder, jefe de la Marina, estuvo de acuerdo con Hitler. -decía- es el momento de un ataque masivo. "Cuanto antes venzamos, más breve será la guerra y menores las bajas."

Hitler fijó el 12 de noviembre para iniciar la ofensiva. Ante la resistencia del Estado Mayor, que invocó el mal tiempo, la fecha se pospuso para el día 17...().

De todos era sabido que la poderosa Línea Maginot, erigida por Francia, era prácticamente invencible, pues se calculaba que escindirla costaría un millón de bajas. Por ahí "Amarillo" sólo realizaría un simulacro, a cargo del general Von Leeb. El ataque principal pasaría por Bélgica, y para cubrir ese flanco se invadiría también a Holanda. Al general Von Leeb y a varios comandantes les parecía que eso era violar principios, ya que ambos países eran neutrales.

"¡Nada de neutrales!", decía Hitler. La reina Guillermina de Holanda se entendía con Londres, y algo parecido ocurría con el rey Leopoldo III de Bélgica. Sus cañones apuntaban hacia Alemania. Y cuando aviones alemanes sobrevolaban esos territorios para tomar fotos de Inglaterra, salían aviones a tratar de derribarlos, lo cual no ocurría cuando aviones ingleses pasaban para tomar fotos de Alemania...().

Hitler les hacía ver a todos que la neutralidad de la URSS era temporal y que urgía aprovecharla. En efecto, Stalin había decidido que primero se hicieran pedazos angloamericanos y alemanes, y él entraría al final para recoger todo el botín. Pero nada convencía ni al Estado Mayor ni a los altos mandos. Así se iba perdiendo tiempo. Alguien puede preguntarse: ¿Por qué Hitler, siendo dictador, trataba de persuadir al alto mando en vez de someterlo?

Era dictador, pero no tanto. No como Stalin, que al desconfiar del mariscal Tujachevky lo hizo fusilar junto con sus amigos y sus presuntos amigos, desde generales y coroneles hasta mayores y capitanes, en una "purga" que fue calculada en veinte mil ejecuciones. Churchill escribió que "no bajaba de cinco mil". En Alemania no era posible una cosa así, ni mucho menos. Hitler nunca pensó en fusilar a un general, ni siquiera a alguno de los muchos generales enemigos que hizo prisioneros...().

A regañadientes, el Estado Mayor General preparó el plan de la invasión de Francia, pero Hitler dijo que era el mismo que había fracasado en la Primera Guerra Mundial y que no tenía ningún factor sorpresa. En su lugar, Hitler trazó otro plan, según el cual la tenaza del sur sería la que llevaría el golpe principal para envolver a los ejércitos aliados. Sobre el particular cambió impresiones con el general Manstein, quien estuvo completamente de acuerdo con las razones expuestas por Hitler...().

"Amarillo", inicialmente fijada para el 12 de noviembre, se pospuso para el 3 de diciembre...().

La alerta del 3 de diciembre también fue pospuesta. El Estado Mayor alegaba que ya Holanda conocía el plan alemán (cosa cierta debido a la infiltración del almirante Canaris), y que era necesario realizar maniobras para confundir al ejército holandés...().

Y así, durante el forcejeo de casi tres meses, Hitler perdió la oportunidad de vencer a Francia en 1939. Eso hubiera cambiado el curso de la guerra. Que Hitler tenía razón se vio claramente cinco meses más tarde, cuando en mayo de 1940 derrotó a los ejércitos de Francia, Inglaterra, Bélgica y Holanda. Un total de 147 divisiones aliadas, vencidas por cien divisiones alemanas. En noviembre del año anterior hubiera sido más fácil. ¡Y Alemania habría ganado un año!

Sí, un año, porque entonces la ofensiva contra la URSS empezaría en mayo de 1940, no en junio de 1941. En mayo del 40 Stalin no disponía del arsenal de EE.UU. El presidente Roosevelt se enfrentaba a problemas de su reelección y aún no terminaba de movilizar su producción de armas. En mayo de 1940 la URSS estaba sola.


Salvador Borrego; de "Alemania Pudo Vencer".







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!