domingo, 6 de octubre de 2013

CHARLES LINDBERGH 1 (color): "Con esto infringí uno de los reglamentos promulgados por nuestras autoridades. No debe haber 'fraternización'. No se puede, ni siquiera, ni darles una barrita de chocolate a unos niños alemanes. Nuestra Prensa ha contado historias tremendas pero, a tenor de lo que veo, se ha exagerado mucho."


MEMORIAS DE UN PILOTO AMERICANO

"Los últimos sondeos indican que el 83% de nuestro pueblo se opone a la guerra." (11 de Agosto, 1941)

"Cuando denuncié a los tres grupos principales que agitan en pro de la guerra - los ingleses, los judíos y la administración de Roosevelt - tuve la impresión de que todo el auditorio se ponía de pie vitoréandome. En ese momento la oposición y sus agitadores presentes pareció quedar completamente sumergido." (11 de Septiembre, 1941)

"Pero parece ser que prácticamente todo puede discutirse en América hoy en día, excepto el problema judío. La simple mención de la palabra 'judío' significa tempestades." (15 de Septiembre, 1941)

"¡Pearl Harbor! Ya estamos en guerra." (7 de Diciembre, 1941)

"No tenemos siquiera idea clara de por qué luchamos. Hablamos de extender la democracia y la libertad, pero en realidad, para nosotros, se trata más de palabras que de realidades. No tenemos democracia ni libertad aquí en América." (11 de Diciembre, 1941)

"En la Casa Blanca sienten una gran animadversión hacia mi persona. Los periódicos me atribuyen cosas que no he dicho." (3 de Febrero, 1942)

"Mirando a través de las ventanillas del avión puede verse que Francia ha sufrido, comparativamente hablando, pocos daños, aunque al norte las destrucciones son mayores. Pero cuando cruzamos la frontera alemana, las ciudades dan la impresión de haber sido sistemáticamente arrasadas por una empresa de derribos. Mientras andamos por las calles de Munich observamos que ni un solo edificio ha escapado a la destrucción. Y cuando me dicen que hay ciudades que han sido aun más y más duramente bombardeadas, no alcanzamos a imaginar qué puede haber más arrasado que esto... 

Hablé con un técnico americano que estuvo en Stutgart poco después de que fue ocupada por los franceses. Dice que los franceses se habían dedicado al saqueo, a la violación y al asesinato, y que las tropas negras integradas en el ejército francés se habían comportado increíblemente peor. Vio a una mujer, en un hospital, que había sido violada 17 veces. Prácticamente todas las mujeres, desde los seis hasta los setenta años de edad, en Stutgart, fueron violadas. Sus palabras me fueron confirmadas por un oficial que me dijo que en Stutgart se denunciaron, oficialmente, seis mil casos de violación...

Más adelante, al salir del museo, una mujer y un niño de unos diez años, con cara de no haber comido en mucho tiempo. Ni uno solo de los soldados americanos parecían darse cuenta de su presencia. Un sargento masticaba una barra de chocolate." [1] (17 de Mayo, 1945)

"Es un hecho que los soldados americanos roban cuanto pueden... A eso se le llama 'liberar'; una mujer violada es 'liberada'. A unos soldados alemanes, camino al cautiverio, les di un paquete de cigarrillos. Con esto infringí uno de los reglamentos promulgados por nuestras autoridades. No debe haber 'fraternización'. No se puede, ni siquiera, ni darles una barrita de chocolate a unos niños alemanes. Un grupo de soldados alemanes aparta escombros, mandados por un oficial alemán. Un oficial americano es saludado correctamente por el alemán, pero el americano aparta la vista, ostensiblemente, y no corresponde al saludo. Nunca olvidaré la expresión de estos dos hombres.

Cuando nuestro ejército llega a un pueblo, lo primero que hace es seleccionar las mejores casas y expulsar a los ocupantes. Un soldado americano, Silk, no expulsó de una casa a unos soldados alemanes heridos y a unos niños. Silk se ha enfrentado varias veces a la muerte, pero no ha sido afectado por los odios. Desearía que tuviéramos muchos soldados como él." (18 de Mayo, 1945)

"Abandonamos el cuartel general de Munich. En Stutgart, nuestros soldados no se han destacado mucho en los abusos contra las mujeres, como los franceses, que dejaron tres mil casos de violaciones en el hospital. Varios niños alemanes, evidentemente hambrientos, están por ahí en espera de algún trozo de galleta que quede sin comer. Nuestro reglamento nos prohíbe darles algo. Cuando nos vamos, dejo una galleta al lado de mi vaso. Unos segundos más tarde vuelvo la vista: la galleta ha desaparecido. 

Cenamos en Besigheim. Hay niños alemanes mirando desde afuera, pero nuestro reglamento nos prohíbe darles alimento aunque nos sobre. Es difícil ver a estos niños. ¿Qué derecho tenemos de hartarnos mientras esos niños nos miran? (23 de Mayo, 1945)

"Cenamos con la misión Técnica Naval. Hablamos del importante stock de documentos recogidos en Alemania; literalmente toneladas. El Ejército, la Marina, los ingleses, los franceses, los americanos, todos compiten en el expolio de Alemania; en la expropiación del progreso científico e industrial alemán." (29 de Mayo, 1945)

"En los laboratorios de Hohenbrun me encuentro casualmente con el General Warard, jefe de la 20° División Acorazada Americana, quien fue mi instructor en la Universidad de Wisconsin cuando yo era cadete. Sus opiniones sobre el trato que damos a la población civil alemana coinciden con las mías. Está profundamente asqueado." (4 de Junio, 1945)

"La luz del día nos muestra una ciudad devastada; aún más de lo que parecía a la luz de las estrellas... Al regresar a nuestro jeep, un niño y una niña vienen corriendo hasta nuestro jeep y se nos quedan mirando. Les doy una barrita de chocolate, y exclaman: 'danke schön, danke schön'. Comen con voraz apetito. Después nos detenemos en un pueblito. Los oficiales locales nos hablan de los SS alemanes que tienen en una jaula. Nos dicen que los hacen barrer las calles con las manos. ¿Habla usted literalmente o en sentido figurado?, le pregunto. 'Literalmente', me responde. Existe una especie de competencia para ver quién los hace pasar peores ratos." (8 de Junio, 1945)

"Vamos a una factoría de los aviones alemanes Junkers. La zona va a ser entregada a los rusos. Me doy cuenta de que nosotros, los americanos, abandonaremos aquí a miles de mujeres que no pueden escapar a la zona americana porque nuestros centinelas se lo impiden. Veo a una muchacha que pretende huir, pero no lo logrará. La abandonamos como estamos abandonando a miles de sobrevivientes de la guerra, a merced de los soviéticos para el entretenimiento de sus hordas. 

Todos los ex-prisioneros aliados que están siendo liberados (americanos, franceses, polacos, etc.) me dan la impresión de haber sido bien alimentados. Naturalmente parecen llevar la marca de la cautividad, pero ninguno tiene aspecto de haber sido maltratado. Nuestra Prensa ha contado historias tremendas sobre la manera de cómo los alemanes trataban a los prisioneros, pero, a tenor de lo que veo, se ha exagerado mucho... 

Más adelante llegamos hasta Nordhausen y al campo de concentración, donde hay rumores de que los alemanes quemaban a sus prisioneros. Los barrancones del campo están llenos de personas y su aspecto no es, ni mucho menos, el de personas que han pasado hambre. El campo era organizado, puertas adentro, por los propios prisioneros." (9 de Junio, 1945)

"He ido al aeródromo. Veo a unos civiles alemanes que hurgan en un montón de basura buscando algo que comer... Marchand me dice que las carreteras están llenas de alemanes que son enviados a Rusia para trabajar como esclavos. Marchand vio el cuerpo ametrallado de una niña alemana de siete años. Los rusos disparan contra todo el que intenta cruzar la línea divisoria y dejan los cadáveres como escarmiento." (13 de Junio, 1945)


[1] El Comandante Supremo, General Eisenhower, había ordenado “no confraternizar” con la población civil.

Coronel Charles Lindbergh; de "Los Diarios de Guerra de Charles Lindbergh."







1 comentario:

  1. Por todos los santos. Alguien debe pagar por todo esto algún día. Esto no puede quedar así. Al menos debe saberse la verdad. Si existe un dios misericordioso y clemente como algunos creen... esto no puede quedar impune.
    Victoria -Santiago, Chile

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!