domingo, 27 de octubre de 2013

DERECHO Y ESTADO: "El Derecho emana del pueblo, puesto que él es el ordenamiento vital de este último. Seguidamente y toda vez que el pueblo forma una Comunidad, aparece la Conducción de la Comunidad Nacional, afianzada por el Führer (Conductor). El principio democrático entonces es excluido, pues la Conducción no consiste en ordenar o gobernar, sino en guiar. El Führer conduce y arrastra tras sí a la Comunidad Nacional, que le sigue como prosélito fiel."


HOMBRE, PUEBLO Y GUÍA

Los rasgos esenciales de la doctrina Nacional-Socialista del Derecho y del Estado, pueden resumirse de la forma siguiente: 

La organización política Nacional-Socialista tiene como elementos constitutivos básicos la Volksgemeinschaft (Comunidad Nacional) y el Führer (El Conductor). La Volksgemeinschaft alemana está constituida por el pueblo alemán racialmente compuesto, formado en "comunidad" y "dando" el Derecho en tanto que dicho Derecho es el ordenamiento vital del pueblo en comunidad. Un punto de vista Comunitario substituye en esta forma al punto de vista Individualista. El Führer (Conductor), mediante la ayuda del Partido Nacional-Socialista y sirviéndose, como medio e instrumento, del conjunto de instituciones y agentes que se denomina Estado, asegura la Führung (la Conducción) de la Volksgemeinschaft (Comunidad Nacional) que forma de esta manera su Gefolgschaft (Prosélitos); y ello, por medio de distintos actos y singularmente dictando leyes, cuyo contenido pone de manifiesto el Derecho, es decir, el ordenamiento vital del pueblo en comunidad. De esta forma se descarta a la Democracia.

Por tanto, en el sistema Nacional-Socialista el punto central es la Volksgemeinschaft; todo gravita a su alrededor, adhiriéndose a ella. En primer lugar, el Derecho emana del pueblo, puesto que él es el ordenamiento vital de este último. Seguidamente y toda vez que el pueblo forma una Gemeinschaft (Comunidad), aparece la Führung (Conducción) de la Volksgemeinschaft (Comunidad Nacional), afianzada por el Führer (Conductor). El principio democrático entonces es excluido: el pueblo no se gobierna por sí mismo; se le gobierna. De todas maneras la Führung no es una Regierung (Gobierno) dotada de una Herrschaft, o sea, de un poder de mando. La Führung no consiste en ordenar, sino en guiar/conducir. El Führer conduce y arrastra tras sí a la Volksgemeinschaft, que le sigue como prosélito fiel.

A fin de asegurar la Führung, el Führer dispone de ayuda y de medios. En primer término se ve secundado por el Partido Nacional-Socialista. Al crear la doctrina Nacional-Socialista, el Partido se ha encargado de conservarla, desarrollarla y extenderla. Dicha penetración doctrinal es necesaria toda vez que el régimen Nacional-Socialista implica en el pueblo determinada vida espiritual, en relación con la comunión que debe existir entre el Führer y su Gefolgschaft. Otro medio de realización de la Führung, del que dispone el Führer, son las instituciones estatales. A fin de poder utilizarlas, el Führer posee con relación a ellas, un poder de Leitung (Dirección): él es el Leiter del Estado. 

El Estado ya no constituye, pues, en la concepción Nacional-Socialista, aquella persona jurídica soberana que formaba el centro del sistema político. Ha perdido la personalidad jurídica que se le había reconocido. Ha cesado de retener una Herrschaft soberana. Despojado en esta forma de su "manto de púrpura", dicho Estado, - al cual la antigua doctrina alemana había casi divinizado - ha descendido a la categoría de simple medio material; se ha convertido en instrumento entre las manos del Führer, con lo que hereda su antigua majestad: Der Staat ist nur ein Apparat (El Estado es sólo un aparato). 

Al cesar el Estado de ser una persona jurídica, las relaciones de Derecho no podrán ya existir entre los individuos y el Estado. Se establecerán con la Volksgemeinschaft. Pero, en dichas relaciones, los individuos ya no podrán oponer a la Comunidad aquellos derechos públicos subjetivos que oponían al Estado. Entre el Individuo y la Comunidad no existe la separación y la oposición que existían entre el Individuo y el Estado; el Individuo se ha incluido en la Comunidad como elemento constitutivo de la misma. Posee únicamente una situación jurídica en calidad de miembro de la Comunidad (Rechtsstellung als Glied der Volksgemeinschaft o "Estado como miembro de la Comunidad"). De esta forma se derrumba el Liberalismo.

En resumen, la concepción Nacional-Socialista del Estado aparece absolutamente original y, por otra parte, muy distinta de la de la antigua doctrina alemana y de la francesa. En estas últimas doctrinas mencionadas, el Estado, que es una persona jurídica, engloba todos los elementos de la organización política. Ello ocurre originariamente en la doctrina alemana, la cual coloca el Estado a priori, sin que el pueblo tenga existencia jurídica más que por el Estado: lo que supone la anterioridad del Estado. En la doctrina francesa, el Estado se coloca a posteriori, toda vez que la existencia del mismo viene lógicamente sometida a la existencia de la nación, en tanto que persona. 

Por el contrario, en la concepción Nacional-Socialista, el poder político, que tiene de particular estar constituido por una Führung, está disociado del Estado. Le es anterior y exterior, así como, por otra parte, superior. Colócase con su titular en concomitancia con el pueblo. Con el fin de realizarse, se organiza y bajo su autoridad, hace funcionar al Estado. Dicha forma disociada del poder político y del Estado no se concibe únicamente para un Führerstaat (Estado Guía). Podría muy bien aplicarse a una Monarquía y hasta a una Democracia. Puede perfectamente imaginarse al monarca o al pueblo titular del poder político, situándose a priori y estableciendo un Estado para su servicio. El antiguo Estado principesco comprendía bien este dualismo: el príncipe, titular del poder político, gobernaba con la ayuda del Ejército y del cuerpo de funcionarios. Según estas indicaciones generales, el estudio de la concepción Nacional-Socialista consta de cuatro partes: 

1.- La Volksgemeinschaft. 
2.- El Führer y la Führung. 
3.- El Partido Nacionalsocialista. 
4.- El Estado. 



Roger Bonnard; de "El Derecho y el Estado en la Doctrina Nacional-Socialista."






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!