lunes, 21 de octubre de 2013

EL ARTE NS: "Ayudar a los artistas tanto económica como espiritualmente, proporcionándoles las subvenciones necesarias para vivir dignamente. 'El Arte es una misión sublime que obliga hasta el apasionamiento.'"

Pintura de Arthur Kampf
LA PINTURA

De sobras es conocida por todos la caótica situación por la que atravesaba Alemania antes de la toma del poder por el gobierno Nacional-Socialista. La crisis se dejaba sentir en todos los aspectos: político, económico, laboral, artístico... En el aspecto artístico y, dentro de él, - en lo que a la pintura se refiere - las causas de la crisis se podrían achacar, por una parte, a la situación conflictiva que reinaba en Alemania, fruto de la situación política e histórica subsiguiente a la terminación de la Primera Guerra Mundial y al período correspondiente a la República de Weimar (1919 a 1933) y, por otra, a que el pueblo alemán - siempre interesado por su formación espiritual y admirador de las Bellas Artes - se distrajo de la contemplación y creación de lo artístico, para preocuparse por problemas acuciantes: como podían ser las huelgas, el hambre, el paro... así como a que el campo artístico se hallaba controlado por elementos extraños al pueblo alemán y contrarios totalmente a la ideología Nacional-Socialista, que intentaban por todos los medios, introducir en el Arte nuevas corrientes de marcado signo abstracto, que no podían llenar el alma del pueblo germano, por carecer de idealismo y por tratarse de manifestaciones mórbidas y vulgares. 

En esta época, los centros culturales más importantes, así como los órganos de la opinión pública, estaban en manos de judíos, que controlaban y financiaban aquellas actividades tendentes a introducir "nuevos elementos" en el campo artístico. Dominando los centros culturales, la prensa y muchas salas de exposiciones, no nos ha de extrañar que consiguieran que las corrientes expresionistas adquirieran durante el primer cuarto de siglo cierta resonancia y que muchos de los pintores representantes de esta tendencia fueran extranjeros o pertenecientes a la raza semita: Kandinsky, Pechstein, Kokoschka, Javlensky, etc. 

Es evidente que el Führer se planteó, tan pronto como subió al poder, el resurgimiento del Arte en toda Alemania, como lo prueba que el Ministerio de Ilustración Popular y Propaganda - a cuyo mando se colocó al Dr. Goebbels - fuera el primero en crearse, el 13 de marzo de 1933. 

Hitler fue un apasionado de las Artes. Le interesaba la música, la poesía, pero fundamentalmente la pintura. Él, de no haberse dedicado a la política, se hubiera consagrado en cuerpo y alma a la pintura, pues consideraba que "el Arte es una misión sublime que obliga hasta el apasionamiento", haciendo grabar esta frase en el frontis de la entrada principal de la Casa del Arte Alemán. Tuvo aptitudes para el dibujo, principalmente arquitectónico. "Pintar era para él un juego", dice August Kubizek, su amigo, con el que compartiera tantas aficiones e inquietudes en su primera juventud, y así han podido llegar hasta nosotros algunas acuarelas de temas arquitectónicos y de flores, hechas en su juventud - con toda rapidez - para hacer frente a su lamentable situación económica.  

La organización estatal Nacional-Socialista tuvo muy en cuenta la formación espiritual de su pueblo, creando el ya mencionado Ministerio de Ilustración Popular y Propaganda y la Cámara Nacional de Cultura, en cuyo seno se abrieron dos secciones, destinadas específicamente a fomentar las Bellas Artes y que tenían como primordiales objetivos: 

a) Combatir, dentro del dominio de la cultura, todo elemento que fuera pernicioso. 
b) Eliminar progresivamente todos aquellos elementos extraños al pueblo alemán.  
c) Prohibir la inclusión del elemento erótico en el arte.  
d) Ayudar a los artistas tanto económica como espiritualmente, proporcionándoles las subvenciones necesarias para vivir dignamente y viajes de recreo anuales de dos o tres semanas. 
e) Adquisición de obras de arte por parte del Estado. 
f) Creación de concursos, con el fin de estimular a los artistas a superarse. 
g) Aplicación de las artes a los edificios públicos. 

La organización estatal "Kraft durch Freude" (Al Vigor o Fuerza por la Alegría) tuvo una importancia decisiva en la formación espiritual y artística del pueblo alemán. Confiada al Jefe del "D.A.F" (Frente Alemán del Trabajo), Dr. Robert Ley, tenía como misión principal fomentar las aspiraciones sociales y culturales de la nación alemana. "Al Vigor por la Alegría" rompió con el antiguo molde según el cual el acceso a los bienes culturales era patrimonio de las clases sociales adineradas y consiguió que, por el contrario, estuviera también al alcance de la clase obrera. Ello se consiguió organizando giras por todo el territorio nacional de exposiciones, conciertos, teatro, etc., de forma que no sólo existía un ambiente cultural en las grandes ciudades, sino que también reinaba en los pequeños pueblos y aldeas.


CEDADE; de "El Arte en el Tercer Reich."







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!