sábado, 26 de octubre de 2013

INDIVIDUALISMO/LIBERALISMO: "El derrumbamiento económico desmesurado, la crisis económica mundial, es en gran parte, sólo una consecuencia de una economía totalmente libre, que carece de toda técnica, de todo pensamiento, de toda conducción."

"La Libertad guiando al Pueblo" de Eugène Delacroix.

LIBERTAD CONVERTIDA EN LIBERTINAJE

El Individualismo pospone totalmente el Estado, la comunidad y la economía al individuo; y ve en él la medida de todas las cosas. En el campo de la vida económica aparece el Individualismo como Liberalismo y afirma que el ser individual necesita la total libertad para su desarrollo. 

l. El punto histórico de partida está en las corrientes intelectuales de los Siglos XVII y XVIII. Estas corrientes se caracterizan por los descubrimientos, el progreso de experimentación en las ciencias naturales; por el relegamiento de la metafísica; el aflojamiento de los lazos religiosos; disolución de los vínculos profesionales que en la Edad Media ligaban a los hombres; por el espíritu de las luces y por el Derecho Natural. Las doctrinas de aquellos tiempos se llaman: 

1) Filosofía de las luces: en oposición al oscurantismo medieval. 
2) Racionalismo: porque están fundadas en la razón. Se quiso llegar al dominio de la naturaleza y del mundo, el Estado y la Sociedad, por el pensamiento puro. 
3) Derecho Natural: en cuanto sostiene que el hombre está investido de derechos inalienables, desde su nacimiento. 
4) Individualismo: porque el hombre es el punto de partida de toda consideración. 
5) Liberalismo: en cuanto sostiene que, la libertad del individuo despojado de toda ligadura, conduce al mejor desarrollo de la vida social y económica. El consecuente desarrollo del Individualismo debió conducir a la falsa Democracia, en oposición a la soberanía popular Nacional-Socialista. 

2. El Liberalismo y el Individualismo encontraron su desarrollo social-filosófico y socio-económico en las teorías de la Fisiocracia y en las teorías de la Escuela Clásica inglesa de la Economía Política (Adam Smith, David Ricardo). 

De acuerdo con estas teorías, la exaltación del bien privado como norma, debía conducir, supuestamente, al mejor y más armónico desarrollo de la sociedad. Se quiso liberar la economía de todas las ataduras y tutelas mercantilistas, y se aceptó que, de la libre actividad del hombre, habría de nacer un nuevo mundo organizado, capaz de hacer feliz a todos los hombres. Esta concepción podría haber sido válida y hubiese tenido tal vez sentido ético en épocas pasadas, en la que solamente existía la pequeña industria y en la cual una libre y total concurrencia de artesanos de igual poder económico y social, podría haber conducido, a la selección de los mejores. Los representantes originarios del Liberalismo no pudieron prever de ningún modo, lo que las siguientes generaciones extraerían de sus teorías y el desarrollo de la técnica en los siglos venideros. De la libertad se llegó al libertinaje. La técnica y el desarrollo del Capitalismo han conducido a la desigualdad social y a la desnaturalización del poderío social. 

"La economía capitalista se originó en un espíritu que subordina todo medio, técnica y economía, capital y trabajo, al servicio de los objetivos del dinero." (F. Lawaczek). 

"El derrumbamiento económico desmesurado, la crisis económica mundial, es en gran parte, sólo una consecuencia de una economía totalmente libre, que carece de toda técnica, de todo pensamiento, de toda conducción." (Gottfried Feder). 

3. La culpa del Individualismo reside en que sus teorías, que tenían originariamente sentido ético (pero sólo originariamente) influyen nocivamente en la vida social, del tiempo presente y pasado. Los oponentes al Individualismo, sobre todo el profesor vienés Spann han señalado reiteradamente los perjuicios culturales, económicos, así como los concernientes a la concepción jurídica y política del Estado. 

La concepción del Estado del Individualismo se apoya en los partidos. En los partidos, las personas, que el Individualismo ha atomizado, son sumadas a la mayoría y comienza la patológica realidad del número y del azar. La responsabilidad es relegada, y el Gobierno se convierte rápidamente en una masa de funcionarios autómatas. "Los gobernantes no se sienten más como verdaderos conductores, sino como exponentes de un grupo de poder" (Grimme) que, como lo expresó en su tiempo el líder socialista Wells: "prefieren errar con la masa antes que sostener el derecho contra ellas". 

La oposición de todas las fuerzas en la representación popular, tiene por consecuencia, de múltiples maneras, la nulidad total de la capacidad de acción, como lo hemos experimentado en los años transcurridos. La persona que por obra del Liberalismo había sido sacada de su estamento social, no se sintió más como miembro de una totalidad mayor. El Liberalismo condujo a una sobrevaloración de la economía. Los valores económicos son considerados como los mas altos y dignos del mayor esfuerzo. El éxito económico llega a ser determinante para la apreciación del hombre. El "homo economicus" de la Escuela Clásica, que los clásicos mismos habían concebido inicialmente sólo como una abstracción, como un medio de pensamiento y de conocimiento, de pensamientos y sentimientos universales, y nunca como el hombre ligado al suelo y a la sangre, llegó a ser realidad, y se consideró principalmente a la economía, como el campo mas importante del ser humano. Se acuñó la siniestra frase: "la economía es nuestro destino". 

La consecuencia de esta posición espiritual y económica fue una concepción del mundo, de la cual surgió, que la suprema finalidad en la vida del hombre, es la mas completa como posible satisfacción de las necesidades. Contra tal ideología ha emprendido el Nacional-Socialismo la más dura lucha.


A. Hermann y A. Ritsch; de "La Economía Nacional-Socialista."







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!