domingo, 24 de noviembre de 2013

MEMORÁNDUM ALEMÁN: "La Prensa británica de la época guardó un discreto silencio sobre este asunto."


UNA OFERTA DE HITLER RECHAZADA

El 1º de abril de 1936, Joachim von Ribbentrop, embajador de Alemania en Londres, entrega a Eden una serie de proposiciones de Hitler tendentes a poner fuera de las leyes de la guerra, las bombas de gases e incendiarias; los bombardeos de ciudades situadas a más de doce millas de la zona de combate y la artillería de tipo pesado. Ésto era un primer paso hacia el desarme general. 

Eden, que respondió a Ribbentrop cinco semanas más tarde, dijo que "el memorándum alemán es muy interesante y digno de estudio", pero, a pesar de los apremios de Ribbentrop, se negó a "estudiarlo" verdaderamente. Tres semanas después, el Ministerio del Aire Británico anunciaba la construcción de dos nuevos prototipos de aviones de bombardeo. La Prensa británica de la época guardó un discreto silencio sobre este asunto. 

Será preciso hacer creer a John Bull que con Hitler no se podía tratar y que era el propio Führer quien había iniciado el rearme, cuando es la propia evidencia, reconocida por diversos jefes militares franceses, entre ellos Foch y Petain, que, mientras Alemania destruía todos sus carros de combate, entre 1919 y 1933, sus antiguos enemigos, que se habían comprometido a hacer lo mismo, no sólo no lo hacían, sino que construían trece mil.


Joaquín Bochaca; de "La Historia de los Vencidos."







1 comentario:

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!