martes, 19 de noviembre de 2013

TRABAJO Y EDUCACIÓN: "El joven no surge en la Política Social Nacional-Socialista como trabajador, sino como “escolar de la vida” que necesita desarrollar sus fuerzas, el cuidado y el fomento de sus aptitudes para llegar a ser una vez un trabajador apto. El principio de la educación espiritual y moral dentro de esta formación profesional moderna, tiene los mismos derechos que la enseñanza dedicada a la adaptación de las aptitudes."


LA TEORÍA Y LA PRÁCTICA

Los jóvenes que se sirven del auxilio de la Orientación Profesional pública, utilizan asimismo, en casi todos los casos, las oficinas para la colocación de aprendices de estos organismos. No todo patrón es un buen maestro ni toda empresa es adecuada para disponer al aprendiz de un modo ejemplar para su oficio. También en este caso ha intervenido la legislación social, auxiliando y reglamentando. Las plazas de aprendiz son escogidas y la elección se realiza bajo control y después de examinar la aptitud del patrono y las perspectivas del aprendizaje. Y una vez dentro de él, el joven o la muchacha, las leyes vigentes le conceden automáticamente un derecho importante e irrenunciable: el derecho a una esmerada formación profesional práctica y teórica. El joven no surge en la Política Social Nacional-Socialista como trabajador, cuyas fuerzas, por cierto todavía débiles, son empleadas en lo posible en su totalidad, sino como “escolar de la vida”, como educando que necesita, ante todo, desarrollar sus fuerzas, el cuidado y el fomento de sus aptitudes y una dirección adecuada y metódica, para llegar a ser una vez un trabajador apto. 

En los últimos años se han confeccionado para cada oficio importante las denominadas “representaciones gráficas de los oficios”, que intentan proporcionar una idea tan clara como sea posible de los mismos, tal como se ofrecen a la nueva generación y que no sólo reflejan el aspecto técnico o material de ellos, sino también el ético, acentuando su misión general y su importancia para la Economía total y el bienestar del pueblo. De este modo, se hace presente, ya por anticipado al joven, que él y su capacidad productora son parte de un todo y, por cierto, una parte importante que tiene sus obligaciones pero también sus derechos, de los que la colectividad ha de responder y que nadie puede arrebatarle. Estas representaciones gráficas de los oficios deben ser para las nuevas generaciones verdaderos prototipos. 

El principio de la educación espiritual y moral dentro de esta formación profesional moderna, tal como se ha desenvuelto en el Reich, tiene los mismos derechos, cuando no superiores, que la enseñanza dedicada a la adaptación de las aptitudes. Los modelos de contratos de aprendizaje proporcionan un marco formal y aseguran el primer paso en la reglamentación de las relaciones contractuales de trabajo, a las que nos hemos de referir de un modo especial. La legislación ha incluido fundamentalmente en la esfera de sus disposiciones, no menos los deseos personales del aprendiz que los indicados. El alojamiento del menor que no pueda vivir en la casa de los padres, las condiciones de los dormitorios, la calefacción, limpieza, ajuar, camas, y el tiempo libre y otras muchas cosas que atañen a la vida privada, son objeto de normas de carácter obligatorio para los patronos. En Alemania ya no está permitido, como era costumbre antes y lo sigue siendo todavía ahora en algunas partes del extranjero, el satisfacer cantidad alguna por el aprendizaje, como pago que hace el aprendiz al maestro por los desvelos de éste y la enseñanza recibida. 

Al contrario, con carácter obligatorio se han prescrito remuneraciones al aprendiz que no tiene la condición de una indemnización por el trabajo prestado, sino la de dinero para gastos particulares o de auxilio a la educación; y ello, porque el sentido del aprendizaje no se halla en el trabajo y su utilidad, sino en la formación y en la educación. A éstas coopera, junto con aquél, la Escuela profesional a la que está obligado a asistir el menor dentro del periodo total de trabajo y que, de un modo especial, aporta sistemáticamente a la practica de aprendizaje, la teoría. 

En la Escuela profesional deben ampliarse la instrucción general y los conocimientos especiales como, por ejemplo, los correspondientes a las matemáticas, a la física o química o a otras asignaturas útiles al oficio. Todas las entidades interesadas en la educación y formación de las nuevas generaciones, la Economía y sus organizaciones, el Frente Alemán del Trabajo, la comunidad de la juventud, (la Hitler Jugend) y las sociedades y asociaciones semioficiales, vigilan la instrucción del aprendiz y la educación de los menores en todos los oficios. 

Los concursos profesionales del Reich, en los que cada año aumenta de un modo incesante el número de los jóvenes participantes, y que ejercen de hecho, en gran medida, la función útil esperada de ellos sobre el rendimiento de aquellos y los esfuerzos de los patronos, es decir, la de mejorar constantemente la formación profesional, han atraído sobre sí la atención en progresión creciente. En ellos participan, de conformidad, con la idea de unidad entre la juventud trabajadora y la estudiosa, no sólo los ocupados en oficios manuales o industriales, sino también los alumnos de las escuelas técnicas superiores y los estudiantes de las universidades, cada grupo de oficios en su especialidad. Todos los participantes, que pueden inscribirse libremente en estos concursos, tienen que realizar en su trabajo diario una misión, cuya solución es luego juzgada. El joven tiene, por ejemplo, que forjar un objeto, realizar una labor de carpintería o esbozar un dibujo o verificar una investigación teórica o tiene, - según sea su oficio - que cocinar, cocer el pan, peinar o proyectar con ideas propias una nueva construcción o fundamentar aclarar de nuevo otra construcción dada. 

La teoría, la práctica, el rendimiento propio y la dirección competente, es decir, el buen aprendizaje, van de la mano. Una condecoración al rendimiento, que se concede por la “educación profesional ejemplar” a los patronos y empresas, coopera a fomentar por todas partes el afán de dar a la juventud lo mejor. Estos esfuerzos ponen claramente de manifiesto de qué modo la formación y la educación profesional aspiran a formar nuevas generaciones técnicas instruidas concienzudamente y de cómo aquellos se llevan a cabo con la conciencia, de que todo esfuerzo moral y material, será beneficioso en los años posteriores para la totalidad de la Nación. 


Rudolf Kempe; de "El Derecho de la Juventud en Alemania."







2 comentarios:

  1. . COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con muchos detalles en la vida podemos hacer grandes cambios. Me dirijo a usted en este momento agradeciéndole a su vez sus aportaciones valiosas al espacio. Muchas gracias en verdad, estas reflexiones deben servirnos para procurar ser mejores personas cada día. Un cordial saludo Sr. Joaquin.

      Ana V

      Eliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!