lunes, 30 de diciembre de 2013

GRAN OFENSIVA ALEMANA: "El fervor Nacional-Socialista no admite la palabra rendición, y aunque fracase en el envite presente, dados sus recursos y sus reservas adicionales, planteará mañana una nueva y terrible lucha defensiva desde mejores posiciones."


MALAS NOTICIAS DEL OESTE

Un bombardeo de París siempre es noticia, y el ataque de esta noche por la aviación alemana - ataque que, según se informa aquí, duró treinta y cinco minutos, desde las 10"52 hasta las 11'27 - es destacado en las primeras páginas por los periódicas norteamericanos, los cuales dicen que una bomba cayó en un vagón de la Cruz Roja yanqui y produjo muertos y heridos. En cambio, por feliz contraste, se ha tomado a broma una afirmación de la Radio francesa de Brazzaville que aseguraba que en la noche del lunes, Nueva York fue atacado por un avión enemigo. Desde luego, la noticia es infundada, ya que en Nueva York no se ha registrado otro ataque que el de los carniceros, quienes se han declarado en huelga, y llevamos ya dos días sin carne mientras las radios locales indican amablemente al público, que coma arenques frescos, pescado que califican de substancioso y que ahora está barato y abundante.

De todos modos, la gente no anda, al parecer, muy preocupada por las cuestiones gastronómicas, pues en el ánimo común pesa como una losa de plomo la inquietud por lo que ocurre militarmente en Bélgica. Las noticias siguen siendo malas. El «New York Times» cree que los alemanes han debido ya vadear el río Mosa, entre Celles y Dinant, después de unir en un amplio frente las dos puntas de sus vanguardias. Sin embargo, a mediodía de hoy se ha informado que las fuerzas norteamericanas habían logrado reconquistar Celles, aunque persiste la amenaza germana sobre Lieja y Namur. “Si los alemanes reconquistaran Amberes - escribe el crítico militar del «New York Times» - esto representaría una catástrofe aliada”. La situación de las tropas norteamericanas en Bélgica sigue juzgándose aquí como muy seria, pero no desesperada, aunque se advierte al público que no confíe mucho en el poder de la aviación, pues, como dice el ya citado «Times», nunca el arma aérea pudo detener una ofensiva de gran escala.

Inesperadamente, el periódico en cuestión se alza contra la tesis periodística y popular de que actualmente se está viviendo en la batalla de Europa, un episodio similar al de la preagónica ofensiva alemana de 1918. “No, - dice el «Times » - el fervor Nacional-Socialista no admite la palabra rendición, y aunque fracase en el envite presente, dados sus recursos y sus reservas adicionales, planteará mañana una nueva y terrible lucha defensiva desde mejores posiciones”. Ese “fervor Nazi” lo quiere demostrar hoy la Prensa norteamericana relatando cómo murieron tres combatientes alemanes, que, capturados con uniformes yanquis, fueron fusilados como espías el sábado Rasado en Bélgica. Se trata del teniente Guenther Billing, el sargento Mundfred Parness y el cabo Wilhelm Schmidt, todos ellos de 24 años de edad. Los tres, según el relato yanqui, murieron con asombrosa calma, gritando: “¡Viva Adolf Hitler!”, mientras seis mujeres alemanas internadas en un barracón cercano les cantaban canciones patrióticas. El mismo temple ofrecen, por su parte, las tropas norteamericanas sitiadas en Bastogne. No falta valor, no, en ninguno de los dos campos…

Técnicamente se admite aquí que, aunque la ofensiva alemana fracase en su objetivo final, - la destrucción de los ejércitos aliados que se hallan en la región del Rin y en Bélgica - ya ha infligido un indiscutible fracaso a los planes aliados para este invierno. El rotativo «Daily News» se interesa por las bajas norteamericanas y dice que ahora se están perdiendo 100 000 hombres al mes y que a partir de 1945 la carnicería será todavía mayor. “1945 - escribe un articulista de dicho diario - va a nacer en los días más obscuros que este país ha vivido. Nuestros ejércitos en Francia están sufriendo la mayor derrota de su historia militar, bastante peor que la desgraciada tragedia de Pearl Harbor y que la pérdida de Filipinas hace tres años”. Seguramente el «Daily News», contrario a Roosevelt, exagera el pesimismo por táctica política. El «New York Times» no ve las cosas tan negras y cree que aún puede producirse una rápida victoria aliada si los rusos, al fin atacan hacia la Silesia alemana, este invierno.

Pero esto, hoy por hoy, no es más que una esperanza, y a esta esperanza asesta el «Daily Mlirror» un rudo golpe. Su célebre comentarista Drew Pearson afirma, con o sin razón, que los Soviets niegan a la aviación norteamericana las bases que le habían cedido para sus operaciones contra Polonia y Alemania. Pearson explica que el Gobierno de Moscú ha notificado secamente que en lo sucesivo ningún avión militar de los Estados Unidos podrá aterrizar en Rusia.



Francisco Lucientes; Nueva York, 10 de la noche del 27 de diciembre de 1944.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!