lunes, 6 de enero de 2014

SENTIMIENTO ALEMÁN: "El espíritu alemán será como un águila que con fuerza levanta su pesado cuerpo y que con fuertes y entrenadas alas, mueve bajo sí, gran cantidad de aire para elevarse más cerca del sol, cuya contemplación le fascina."


UNA MIRADA AL PASADO

Friedrich Ludwig Jahn (1778-1852) 

Profesor, nacido en Prusia, alababa las virtudes guerreras del Pueblo prusiano, tras conocer a Arndt en 1800, trasladó estas virtudes a todo el Pueblo alemán, de esta manera dedicó gran parte de su vida a difundir un mensaje nacionalista. Su libro “Deutsches Volkstum” (La Etnicidad Alemana) fue la biblia de los nacionalistas de la época. Denostaba la imitación de las maneras francesas, decía que Prusia se derrumbó, porque no estaba basada en el Volkstum, palabra acuñada por Jahn, para referirse a la fuerza mística y creativa que hay en lo más profundo del alma alemana. Él también pedía un Führer hecho de “hierro y fuego” para modelar el futuro de Alemania. Organizó sociedades gimnásticas, que sirvieran para difundir el amor a la patria, preparando a sus pupilos tanto física como espiritualmente. 

Johann Gottlieb Fichte (1762- 1814) 

Notable filósofo alemán, puente entre Kant y el Idealismo, es uno de los pensadores más abstractos del pensamiento alemán, por lo tanto más difícil, su famosa obra “Discursos a la Nación alemana” (1807-08) fue una respuesta a la influencia de la Revolución Francesa, que trajo la conquista napoleónica. Su tesis fundamental decía que los alemanes eran portadores de una misión especial al servicio de la humanidad, misión que habría de diferenciarlos de los franceses, que eran los imitados y admirados de entonces. Fichte en su quinto discurso decía que los alemanes tenían el don, a diferencia de otros pueblos, de la profundidad y originalidad, los demás eran sólo capaces de una adaptación superficial de la cultura clásica antigua. 

Ya Fichte inaugura un quiebre con la cultura occidental, que posteriormente se hará patente en otros pensadores como O. Spengler. Fichte, no le da demasiada importancia al linaje germánico, cree que nadie puede reclamar por su pureza, en el oeste mezclado con galos, cántabros, etc., en la madre patria, con eslavos; sí estima importante el idioma alemán como medio hacía el pensar profundo. Fragmento del quinto discurso: 

“Según esto, el genio extranjero arrojará flores sobre las pisoteadas vías guerreras de la antigüedad y tejerá una delicada vestidura a la experiencia que con facilidad le va a servir de filosofía; por el contrario, el espíritu alemán abrirá nuevos pozos y llevará la luz y el día a sus abismos y arrojará masas rocosas de pensamientos, con los cuales, las épocas futuras construirán sus viviendas. El genio extranjero será como una sílfide, * que con ligero vuelo revolotea sobre un suelo de flores que han brotado por sí mismas, que se posa sobre ellas sin doblarlas y absorbe su rocío refrescante; o como una abeja que con arte laborioso recoge de estas mismas flores la miel y la deposita con delicado orden en celdas simétricamente construidas; el espíritu alemán, en cambio, será como un águila que con fuerza levanta su pesado cuerpo y que con fuertes y entrenadas alas, mueve bajo sí, gran cantidad de aire para elevarse más cerca del sol, cuya contemplación le fascina.” 

* Según los cabalistas, ser fantástico o espíritu elemental del aire. 


Sergio Domingo; de "Del Origen del Mito Ario a Cultura vs. Civilización."







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!