miércoles, 26 de marzo de 2014

LA INDUSTRIA DEL AUTOMÓVIL (4): "Nació con el III Reich y muere en Puebla (México) a la edad de 65 años. Aún no se ha hecho oficial la fecha en la que se producirá el último coche, pero la suerte está echada."


EL FIN DEL SÍMBOLO DEL MILAGRO ECONÓMICO ALEMÁN

Volkswagen dejará de fabricar en las próximas semanas su legendario modelo Sedán, conocido universalmente como “escarabajo”, modelo que subsistía en el mercado mexicano y en la memoria de millones de ciudadanos de todo el mundo.

Nació con el III Reich y muere en Puebla (México) a la edad de 65 años. Aún no se ha hecho oficial la fecha en la que se producirá el último coche, pero la suerte está echada. La prensa alemana ya ha revelado los planes de Volkswagen: el último ejemplar saldrá de la planta de Puebla a finales de julio. La resistencia del “escarabajo” a desaparecer se corresponde con su reconocida capacidad para resistir sin pasar por el taller.

Volkswagen despedirá al “escarabajo” con una fiesta. De la línea de ensamble saldrá el último Sedán “última edición”, que incluirá tapones cromados redondos, neumáticos de cara blanca y colores similares a los que portaban los primeros modelos. “Será un modelo retro muy nostálgico”, comentó Luis Miguel Briones, gerente de prensa de Volkswagen México.

El Sedán fue en Alemania el vehículo que marcó la época del milagro económico. Sin embargo, dejó de construirse el 19 de enero de 1978 debido a la caída en la demanda. Ahora tampoco tiene compradores en México.

Cuando se deje de fabricar, el “escarabajo” aumentará su mito, puesto que en todo el mundo existen clubs de aficionados a este vehículo que ha vivido situaciones políticas, históricas y económicas radicalmente diferentes: utilizado por el Nazismo, símbolo del milagro económico y objeto de culto hippy. En otros países de Latinoamérica, es conocido como “fusca” (Brasil), “peta” (Bolivia) y “pichirilo” (Ecuador).

Ningún vehículo ha despertado la simpatía popular como este “escarabajo” que puso el coche al alcance de la clase media, convirtiéndolo en el auto del siglo superando a leyendas como el Ford T o cualquier otro de lujo. Pero su concepción tiene un origen oscuro.

En 1933, Hitler asume el poder en Alemania, iniciando una agresiva campaña de industrialización. Uno de sus principales proyectos fue crear un medio de transporte económico, sencillo, fiable y capaz de llegar a los 100 km/h. En 1936, el
Führer llamó a concurso a diversos fabricantes alemanes para entregar un modelo acorde a su gusto. En octubre de 1936 se construyeron tres prototipos del Porsche Modelo 60 a partir de los cuales se desarrolló el primer VW 30. En 1937, el “escarabajo” adoptó su forma oval definitiva. Porsche entregó un curioso auto en forma de escarabajo de nombre KdFWagen. Este coche cumplía con los requisitos. Cada propietario debía pagar cinco marcos semanales, lo que lo hacía un auto de fácil acceso: era un verdadero Volkswagen (auto del pueblo, en idioma alemán). Una vez firmado el contrato, Porsche tuvo a su disposición toda una nueva ciudad: la del vehículo KdF (conocido luego como el Tipo 1), el 26 de mayo de 1938. Pero con el estallido de la Segunda Guerra Mundial se dejaron de construir los Volkswagen para fabricar material bélico.

Caído el régimen Nazi, y con Ferdinand Porsche en la cárcel, se reinició la construcción de los “escarabajos” el 25 de mayo de 1945. Esta vez, con metales reciclados de las armas. El éxito fue inmediato por la urgencia de un vehículo barato para un pueblo en ruinas.

De 21 millones 490 mil “escarabajos” vendidos en el mundo desde el primer modelo, en 1936, 1 millón 650 mil circulan en México, principalmente como taxis pintados de verde.

Volkswagen México comenzó a fabricar el “vocho” en 1952 y desde 1996 era la única planta de la firma alemana que lo producía. La entrada de nuevos modelos compactos frenó su demanda. El Sedán registró ventas de 36500 unidades en 1999; 41300 en el 2000; 39000 en el 2001 y 24500 en el 2002. En lo que va de año la firma ha vendido unos 4500. Alemania dejó de fabricarlo gradualmente hasta que en 1980 salió la última unidad de la planta de Osnabrück.

Antes, ya había terminado su producción en Irlanda, Yugoslavia, Bélgica, Portugal, Tailandia, Filipinas, Singapur, Australia, Malasia, Indonesia, Nueva Zelanda y Sudáfrica.



Joaquim Ibarz, 15 de junio de 2003.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!