miércoles, 19 de marzo de 2014

LAS NEGOCIACIONES: "Cuando Pierre Laval tomaba el tren en París para ir a Varsovia a extender las bases de una organización de paz, en ese preciso instante en Polonia el alma de la nación, encarnada en el mariscal Pilsudski, adolecía hasta el extremo de poner en peligro su entrevista con el Ministro francés de Negocios extranjeros."

Józef Pilsudski

EL CONVULSO BARÓMETRO EUROPEO

Es una lástima que los estadistas, de cuya actividad depende el porvenir de Europa, sufran los mismos e imprevistos asaltos de las enfermedades que afligen al vulgo. El simple particular tiene derecho a dejarse apoderar de la fiebre, sin que nadie sospeche de sus ocultos y misteriosos propósitos. Pero cuando un hombre representativo de un Pueblo está a punto de intervenir en un acto del que debe resultar alguna fórmula tangible y decisiva para el rumbo de la paz, ¿puede impunemente enfermar en vísperas de la fecha señalada como histórica? La mentalidad diplomática, y más aún la de los aficionados a seguir el azaroso juego de la política internacional, no reconoce así como así la buena fe en tales circunstancias. Y ello es lamentable, porque resulta que el sosiego de las naciones, el buen rumbo de los Gobiernos y la ilusión que hace felices a los Pueblos, con ser cosas tan respetables y recomendables, dependen, según ese criterio, de la inoportuna aparición de un microbio en el organismo de tal o cual diplomático.

Es seguro que esta impresión se habrá tenido en todos los receptores sensibles, Cancillerías y Prensa al saberse que cuando Pierre Laval tomaba el tren en París para ir a Varsovia a extender las bases de una organización de paz, en ese preciso instante en Polonia el alma de la nación, encarnada en el mariscal Pilsudski, adolecía hasta el extremo de poner en peligro su entrevista con el Ministro francés de Negocios extranjeros.

Esta nueva, más la respuesta que desvanece la esperanza de que el Canciller Presidente del Reich hiciera unas próximas declaraciones tendiendo ingenuamente la mano, sin resentimientos, a los por sí mismos calificados de amigos de la paz, son dos hechos que concurren provocando una nueva desorientación, ahora que ya se anunciaba todo un sistema de negociaciones de las que debía resultar una sabia red de compromisos de paz y resurgimiento: adhesión báltica al Locarno del Este, reorganización danubiana, Locarno aéreo de Occidente...

Claro que un mundo que necesita de tantas redes no inspira gran confianza, si bien se miran las actuales ansias de libertad revisionista imperantes. En medio de este tender y romper lazos, parecía que la política internacional se encauzaba por vías explicables, si no del todo satisfactorias. Hoy la discordancia más absoluta vuelve a amenazar. La actitud de Inglaterra es el mejor barómetro de la presión atmosférica reinante. Y en la Cámara de los Lores se había ya notado una nueva oscilación, que era todo un síntoma, al ser censurada por tan graves varones la condenación ginebrina de los actos unilaterales en materia de armamentos.


L.V.; 10 de mayo de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!