martes, 11 de marzo de 2014

TRABAJO ALEMÁN (1): "La revolución Nacional-Socialista fue un levantamiento de paz social, y que gracias a la gran disciplina de las formaciones políticas fue posible evitar una lucha fratricida y traer la reconciliación progresiva entre los antiguos adversarios.”


LA CAMPAÑA PARA EL FOMENTO DEL TRABAJO

Con motivo del aniversario de la primera sesión del primer Reichstag de la nueva Alemania, acto que tuvo lugar en Potsdam y con motivo de la apertura de la nueva campaña del trabajo, los periódicos subrayan la importancia de ambos acontecimientos.

En el “Berliner Lokal Anzeiger” el vicecanciller Franz Joseph Hermann von Papen subraya:

“El acto de Postdam fue a la vez una profesión de fe y un compromiso. Ambos se inspiraron en el sentimiento del deber y de la disciplina, del Estado y del soldado, que constituyen los pilares del espíritu prusiano. Nombres como los de Federico el Grande, Schihkekl, Rauch, Cleist y Kant demuestran la sin razón del antiguo sistema al pretender que existía un antagonismo entre Postdam y Weimar, pues el espíritu prusiano no es de estrechez, sino que constituye la síntesis de la disciplina mental y de la tendencia alemana hacia lo lejano. Al festejar este año el 23 de marzo, queremos dedicarlo a la idea del trabajo en sí y del trabajo sin egoísmo al servicio del Tercer Reich”.

En el “Angriff” el ministro de la Propaganda del Reich, Joseph Goebels, dice:

“En esta hora solemne, todo el pueblo alemán trabajador deberá tener el sentimiento de formar parte de una comunidad de hombres de voluntad.”

En el “Kreuz Zeitung” el ministro del Trabajo del Reich, Franz Seldte, dijo:

“Se hace notar que el Gobierno tomó la iniciativa para la creación de posibilidades de trabajo, pero que deberá ir seguida de la iniciativa de los patronos. Aún a costa de sacrificios y aunque los resultados sean lentos, debemos continuar nuestros esfuerzos, conscientes de nuestra responsabilidad para con la vida del pueblo y del Estado, la existencia del Reich y la prosperidad de la humanidad.”

El “Deutsche Zeitung” dice:

“Los Nacional-Socialistas ganaron una gran batalla política y están llevando a buen fin la más grande batalla del trabajo de la Historia.”

La “Gaceta de la Bolsa” declara que:

“Todo obrero alemán se hace responsable ante su patria".

En el “Deutche” el presidente de la organización alemana de las Células de Explotación, Shulmann, pone de relieve que:

“Se trata no sólo de la creación pura y simple de posibilidades de trabajo, sino de la creación de posibilidades de un trabajo sano desde el punto de vista social."

Subrayando la significación del 21 de marzo como jornada del comienzo de la nueva etapa de la lucha por el trabajo, Alfred Rosenberg escribe en el “Voelkischer Beobachter”:

“Los extranjeros que el año último alegaron a menudo el pretendido espíritu militarista de la nueva Alemania, y acusaron incluso a las formaciones políticas de perseguir planes de agresión militar, no vieron o no quisieron ver que la revolución Nacional-Socialista fue un levantamiento de paz social, y que gracias a la gran disciplina de las formaciones políticas fue posible evitar una lucha fratricida y traer la reconciliación progresiva entre los antiguos adversarios.”

El primer aniversario se celebró no al son de tambores militares sino bajo el signo de la realización de la idea social en forma de Nacional-Socialismo.


Agencia "DNB"; Berlín, 21 de marzo de 1934.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!