lunes, 21 de abril de 2014

ADOLF HITLER 62 (color): "Después de los resultados del día 5 no ha sido sólo el Reich el que se ha encontrado hoy, después de mucho tiempo, con un Gobierno que dispone de “mayoría constitucional”. También en el Parlamento prusiano, elegido hoy, ha sido alcanzada una mayoría de las fuerzas nacionales aliadas con el Reich, con lo cual todos los poderes importantes de Alemania han pasado constitucionalmente 'a manos de las derechas'."


A MANOS DE LAS DERECHAS

El triunfo electoral de Adolf Hitler llevando a las urnas más de 17 millones de votos, ha producido una sorpresa general. El hecho de que el Gobierno haya alcanzado mayoría pierde expresión frente al enorme éxito del Partido Nacional-Socialista. Pero, no obstante, la primera consecuencia que de las elecciones se deduce es que el Nacional-Socialismo continúe dependiendo de sus aliados gubernamentales. Hitler, con sus 17 millones de votos, se encuentra supeditado a los 3 millones de votos de Alfred Hugenberg, Franz von Papen y Franz Seldte. Las noticias oficiosas dadas por el Gobierno se apresuran a asegurar que la estructura actual del gabinete permanecerá intacta.

Indudablemente la fecha del día 5 ha constituido una imponente manifestación del deseo que una gran parte del Pueblo alemán siente porque le sea entregada la dirección del Gobierno a Hitler, bajo la esperanza de que la puesta en marcha del programa integral hitleriano levantará a Alemania del abismo económico.

¿En qué medida podrán ser llevados a la práctica los razonamientos expresados por los 17 millones de electores hitlerianos? Esta pregunta constituye el nudo gordiano de la política alemana.

El órgano central del Partido Nacional-Socialista ha anunciado de un modo contundente, en ediciones en que proclamaba la gran victoria, que “se equivocan totalmente los que creen que Hitler va a establecer una tiranía sobre Alemania”. La palabra “dictadura” no aparece hoy en un solo periódico.

El resultado obtenido por el frente negro-blanco- rojo, que apenas ha mantenido sus posiciones de noviembre, a pesar de su posición directiva dentro del actual gabinete, es otra prueba de que el voto del Pueblo alemán en el día de ayer estaba decidido no a apoyar al Gobierno abstractamente, sino a apoyar el ala radical del mismo.

El afianzamiento de los católicos pierde importancia a través del hecho de que el centro haya dejado por primera vez, desde los tiempos de Bismarck, su condición de balancín dentro del Parlamento alemán. Tampoco los Socialistas han perdido apenas sus posiciones y las pérdidas de los Comunistas no son suficientes para nutrir las ganancias hitlerianas. El Nacional-Socialismo ha crecido, pues, sobre todo a base de una gran cantidad de electores que en elecciones anteriores no habían votado.

La posición del Gobierno, naturalmente, se ha fortalecido de un modo extraordinario. Si no mermasen sus fuerzas por disensiones internas, podría hablarse del Gobierno más fuerte que ha visto Alemania desde hace mucho tiempo. Uno de los aspectos en que el Gobierno se ha fortalecido es el de su política con respecto a las regiones. El enorme incremento obtenido por los Nacional-Socialistas precisamente en el Sur, pone en difíciles condiciones a los Gobiernos regionales de la oposición.

Hoy mismo el Ministro Hermann Goering ha anunciado en una nota que el Gobierno del Sur no tiene ningún derecho moral a oponerse a la política del Gobierno del Reich.

Después de los resultados del día 5 no ha sido sólo el Reich el que se ha encontrado hoy, después de mucho tiempo, con un Gobierno que dispone de “mayoría constitucional”. También en el Parlamento prusiano, elegido hoy, ha sido alcanzada una mayoría de las fuerzas nacionales aliadas con el Reich, con lo cual todos los poderes importantes de Alemania han pasado constitucionalmente “a manos de las derechas”.



Augusto Assia; 06 de marzo de 1933.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!