sábado, 26 de abril de 2014

EL ESTADO NUEVO (4): "El Führer no puede ser asimilado a un Dictador, puesto que las bases del poder son distintas. Ante la alternativa entre Dictadura y Democracia, el Nacional-Socialismo ha establecido un término diferente, la Conducción."


EL DICTADOR

Podría suponerse -y esta es la opinión generalmente admitida fuera de Alemania-, que el Führer pertenece a la categoría de los dictadores. El poder del Dictador es, en efecto, muy a menudo como el del Führer: personal, originario, autónomo y autoritario. Pero el Führer no puede ser asimilado a un Dictador, puesto que las bases del poder son distintas.

El Dictador es exterior al Pueblo, sin contacto con él. Actúa mediante la única fuerza residente en él mismo. Imponiéndose por sí mismo, por su propia fuerza y únicamente posee poder merced a la existencia efectiva de dicha fuerza. Constituye una personalidad puramente individual.

Por el contrario, el Führer está en íntima unión con el Pueblo, en el cual arraiga, ya que su calidad de Führer, así como su poder, son el resultado de la participación en el espíritu popular. Dicha participación determina su unión con el Pueblo y la confianza que éste tiene en aquél. En otros términos, distintamente del Dictador, que constituye una personalidad individual, el Führer es esencialmente una personalidad comunitaria.

Ante la alternativa entre Dictadura y Democracia, el Nacional-Socialismo ha establecido un término diferente con la “Führung” (Conducción). Por una parte, la Dictadura comprende una separación radical entre gobernante y gobernados. Por otra, la Democracia identifica al gobernante con el gobernado. Entre ambos la “Führung” preséntase como comprendiendo un estrecho contacto entre el Führer y el Pueblo, hasta el punto de que aquél está en el Pueblo, ya que de los “Volksgenossen” (Camaradas de raza) él es el que más participa en el espíritu popular. Pero siendo personal y autoritario el poder del Führer, existe una separación neta entre el Conductor y los que son conducidos.



Roger Bonnard; del libro “El Derecho y el Estado en la Doctrina Nacional-Socialista.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!