viernes, 2 de mayo de 2014

ADOLF HITLER 63: "No fue admirado como Líder, sino que su honradez lo elevó al rango de héroe nacional. Él fue el 'George Washington alemán'. Viajaba a menudo y tan pronto como la gente lo veía, dejaban su trabajo y saludaban con el brazo en alto. ¡Estábamos orgullosos de él! Una de las primeras decisiones de Hitler fue eliminar la represión policial contra el Pueblo, por lo cual prohibió las porras. Los dirigentes del III Reich tenían confianza en las masas en lugar de temerlas."


EL TRABAJO ENNOBLECE

Me gustaría relatar nuestra vida en la época de Hitler, ante las falsedades de los políticos y los medios de comunicación actuales cuando se habla de aquellos tiempos. Nací en Turingia y crecí en una familia de agricultores con seis hermanos. Mi profesión es la de ingeniero y la comencé también en Turingia. Se me concedió una beca, ya que mi madre no podía proporcionar el dinero para la matrícula y mi padre había muerto un tiempo atrás a causa de un rayo. No tuve ningún problema para obtenerla ya que bajo el Nacional-Socialismo, el miembro de una familia numerosa tenía derecho a la obtención de una beca y a los gastos de subsistencia, sólo había que rellenar la solicitud correspondiente, muy fácil de tramitar y sin complicaciones burocráticas. A medida de que los aliados comenzaron a bombardear poblaciones repletas de civiles decidí convertirme en piloto y así poder derribar a los bombarderos enemigos. 

En el curso de la guerra, desempeñé mi puesto de piloto en un escuadrón de combate, pero mi aparato fue derribado y fui hecho prisionero. Después de mi encarcelamiento, volví a mi casa en Turingia, pero tuve que huir a Alemania Occidental. Al otro lado se quedaron para siempre amigos a los que no volví a ver jamás. Después de seis años de actividad profesional, conseguí un buen trabajo como ingeniero jefe de la empresa industrial alemana West. Más tarde fundé la mía propia donde desarrollé numerosos proyectos lo que contribuyó al crecimiento de mi país pudiendo dar trabajo a muchos compatriotas. El Reich alemán conserva su legitimidad pero no funciona. El destino de los políticos que elegimos en 1933 terminó, trágica e injustamente, en el juicio de Núremberg.

Bajo Hitler, el Nacional-Socialismo enfatizó sobre el principio de que trabajadores y empresarios debían ir de la mano como una entidad unida con el fin de luchar contra el Sistema Capitalista. Durante el transcurso de mi carrera, he tenido siempre presente ese concepto fundamentalmente importante. ¿Qué puede hacer un empresario que tiene buenas iniciativas e ideas para un mejor desarrollo de su empresa, si no tiene trabajadores en su fábrica para producirlos? ¡Nada! Y a la inversa: ¿De qué sirve un buen trabajador si no tiene ningún empresario que no pueda aprovechar su talento y buen hacer? ¡Nada! El principio es que tanto los que trabajan con la cabeza como con las manos, deben estar siempre unidos a los empresarios en un solo equipo. Este principio político, combinado con nuestra retirada de la regla de oro capitalista, nos libró de la desesperanza y el daño producido por el Tratado de Versalles. Alemania, bajo Hitler, ya no podía ser saqueada como lo hicieron los vencedores de la Primera Guerra Mundial. Ese concepto de Hitler sobre la Comunidad Popular no se entiende hoy en día, al contrario: se maldice. Los políticos actuales (mejor dicho: los vasallos capitalistas actuales) no tienen conciencia nacional y la han sustituido por la fórmula milagrosa: “El desarrollo económico a través de las fusiones.”

Bajo Hitler, de seis a siete millones de desempleados de la República de Weimar, encontraron empleo en el espacio de dos años y medio, y en cinco, se alcanzó el pleno empleo. Los enemigos de Hitler afirman hoy que el pleno empleo se logró sólo gracias a la industria de guerra. Eso es absolutamente falso, ya que la industria armamentística solo comenzó a jugar un papel económico importante, y por primera vez, a partir de la primavera de 1939, cuando Inglaterra y Francia nos declararon la guerra. Hitler había encontrado un nuevo camino, logrando grandes y únicos logros. Es importante saber cómo lo hizo, para disgusto de los capitalistas extranjeros. El camino de Hitler se llamaba "la Economía del Pueblo." 

Lloyd George, quién después de visitar Alemania en 1936, realizó unas declaraciones a The Daily Express en las que decía: “Acabo de regresar de una visita a Alemania. He visto al famoso líder alemán y los grandes cambios que ha logrado en su país. Todo lo que pensaba de sus métodos, que ciertamente no son parlamentarios, han dado lugar a un maravilloso cambio en la forma de pensar del Pueblo alemán. Por primera vez desde la guerra (Primera Guerra Mundial), reina un sentimiento general de confianza. Las personas son más felices. A lo largo de todo el país hay una sensación general de alegría. Es una Alemania feliz y solo un hombre ha logrado ese milagro. El hecho es que Hitler ha liberado a su tierra de su miedo constante y de su  esesperanza lo que ha despertado su orgullo, logrando el respeto de muchos países y la autoridad ilimitada de la que hoy disfruta en Europa.”

Hitler no fue admirado como Líder, sino que su honradez lo elevó al rango de héroe nacional, un héroe que rescató a su tierra de la desesperanza y la degradación total. Él fue el "George Washington alemán", el hombre que ganó para su país la independencia liberándolo de sus opresores. 

Hitler viajaba a menudo en su tren especial desde Berlín a Múnich y viceversa. Tan pronto como la gente en ambos lados de las vías veía el convoy, dejaban su trabajo y saludaban con el brazo en alto. Hitler era uno de nosotros, ¡y estábamos orgullosos de él! Una de las primeras decisiones de Hitler fue intentar eliminar la represión policial contra el Pueblo, por lo cual prohibió las porras en su equipamiento. Esto demostró claramente que los dirigentes del III Reich tenían confianza en las masas en lugar de temerlas.


Friedrich Kurreck; del libro: "La Vida durante el III Reich".







2 comentarios:

  1. Crecí con la idea de la historia oficial. Sin embargo no me cuadraban varias cosas, al mismo tiempo fui sujeto de una agresión tal de un personaje que esgrimia un disfraz tal que nadie me creia lo que estaba viviendo. Pasé mucho tiempo estudiando al hombre y eso me llevo a estudiar y entender la segunda y primer guerra mundial, en ese orden. Dejé de lado las conclusiones de los historiadores y me centre en los hechos históricos. Me cambio toda la percepción de inumerables sucesos en la historia, dentro de estos lo que realmente pasó en la segunda guerra mundial al punto que hoy entiendo todos los sucesos actuales, las guerras en el mediooriente, etc, etc. Es increible como la mayoria de gente vive engañada y hasta defiende un sistema que no hace mas que exprimirlo en todos los sentidos y mas grave aún utilizarlo para llevar a cabo sus planes. Todo lo que he leido en estas lineas es verdad y lo he constatado por otros medios, ojala la gente se tomara su tiempo para hacerlo y así contribuir a mejorar el mundo, de hecho le cmabiaría la vida completamente haciendola mucho mas enriquecedora.

    ResponderEliminar
  2. cOMO TODA COSA LABOTDA PRA UN FÍN, LA "HISTORIA OFICIAL# DEL II REICH Y DE LA II GUERRA MUNDIAL NO S NADA MÁ QUE UNA CLAMOROSA FARSA, EL IDEARIO DE HITLER RESPONDÍA SOS REALIDADES, EL PLAN JUDÍO DE DOMINIO MUNDIAL, LA HEGEMONÍA ECONÓMICA Y MILITAR DEL SIONISMO Y SUS ALIADOS SOBRE LA HUMANIDAD ENTERA. DE AMBAS COAS NOS TRATO DE ADVERTIR EL fÜHRER; POR ESO LO CONSIDERARON UN GRAN PELIGRO Y UN OBSTÁXCULO E, HICIERA LO QUE HICIERA BUENO O MALO, EL PODER SATÁNICO IMPERANTE, LO DESTRUIRÍA. SIN EMBARGO, SU ESPÍRITU HOY RETOZA CON SUS IGUALES EN EL VALHALLA Y REVIVE CADA DÍA BN EL CORAZÓN DE LOS SANOS Y DE LOS APTOS. Sieg heil!

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!