sábado, 3 de mayo de 2014

EL SOLDADO 3 (color): "Profesión de fe del soldado no supone vestir uniforme ni estar armado. Es libre albedrío que no responde a una orden mecánica sino a la ley de la sangre y a los dictados del corazón. Es persuasión, es fe, es estar dispuesto a ofrendar la vida por aquello a que se sirve, sea cual fuere su campo de batalla. Adolf Hitler era soldado, y renunciando a exterioridades, formó a un nuevo luchador bajo la bandera de la Esvástica: el Soldado Político, un nuevo símbolo del porvenir, de lucha, de muerte y de honor."



LA MISIÓN DEL SOLDADO: EDUCAR CON EL EJEMPLO

En la Revolución alemana no jugó rol alguno el principio democrático de la elección de un gobierno por virtud de la voluntad de mayoría. Bien es cierto que el Nacional-Socialismo, al tomar su cargo en el gobierno, lo hizo - muy democráticamente - por voluntad de la gran mayoría del Pueblo. Pero esta mayoría absoluta del Pueblo alemán demostrada en las últimas elecciones rechaza terminantemente los principios de la democracia y se declara por el principio de la Autoridad del Líder. La Revolución del Nacional-Socialismo marca una ruptura definitiva con la ideología de la gran Revolución Francesa. La primacía omnisciente de la intelectualidad, la inviolable propia valorización del individuo, la incondicional igualdad de todos los seres de característica humana y la idolatría por la voluntad de la mayoría del éxito y del número. En lugar de ellos ha colocado el Nacional-Socialismo fuerzas que no son susceptibles de medir con el metro ni pesar con la balanza y que no pueden abarcarse por el puro cálculo ni el simple raciocinio: son las fuerzas del alma y de la sangre. Es imposible comprender y juzgar debidamente las modalidades de la nueva Alemania, si uno no se toma la molestia de querer penetrar los fundamentos del Nacional-Socialismo.

Del fondo del espíritu eterno del soldado está formándose de nuevo la fisonomía del mundo. ¡Esto nada tiene que ver con la guerra ni con los gritos de guerra! Porque profesión de fe del soldado no supone en todo caso vestir uniforme ni estar armado. Profesión de fe del soldado es libre albedrío que no responde a una orden mecánica sino a la ley de la sangre y a los dictados del corazón. Profesión de fe del soldado es persuasión, es fe, es estar dispuesto a ofrendar la vida por aquello a que se sirve. Profesión de fe del soldado es convicción, es idealismo. En eso consiste la profesión de fe del soldado sea cual fuere su campo de batalla. ¡Decisivo es solamente el hecho de que seamos hombres de lucha!

Comparado con los actos de violencia y atrocidades, comparado con el mar de sangre que tuvieron por tributo otras concepciones ideológicas al imponerse, el Nacional-Socialismo ha copado Alemania con una magnanimidad y una disciplina que no tienen paralelo en la historia de las revoluciones del mundo. Nuestra Revolución no es la sucesión de hechos de la lucha por el poder en el Estado y su conquista, sino la transformación del pensar de los alemanes en el sentido de la nueva ideología. Cuando Adolf Hitler comenzó su lucha en Alemania, era soldado. Adolf Hitler comenzó su obra como soldado. Lucha y siempre lucha caracterizó su camino. Era pues natural que para esa lucha Adolf Hitler hiciese que sus colaboradores se subordinasen a principios propios de la educación del soldado. De acuerdo con este objetivo formó Adolf Hitler un nuevo tipo de luchador: el Soldado de una Idea Política. Renunciando deliberadamente a las exterioridades viejas, ricas en tradición, dio Adolf Hitler a su Soldado Político en la bandera roja con la Esvástica un nuevo símbolo del porvenir alemán, y en la camisa parda su uniforme de lucha, de muerte y de honor.

La superación del egoísmo por el colectivismo y la realización de la verdadera comunidad del Pueblo. Comunidad e idealismo desinteresado, servicio y sacrificio, una voluntad nacional y social. El obrero está junto al príncipe, el campesino junto al funcionario público, el estudiante al lado del trabajador. ¡Vengan con nosotros, camaradas! Hoy flamea por doquier la Bandera Hitleriana tal como lo había presagiado el heraldo cantor de la Revolución alemana, el Sturmführer: Horst Wessel. Y ahí empieza la gran misión, la más trascendental para los soldados Nacional-Socialistas: ¡ser maestro, educador y ejemplo del pensar y de la vida! No hay revolución en la Historia Mundial que se hubiese llevado a cabo con menos violencia que la exaltación alemana bajo la Esvástica. ¡Adolf Hitler ha demostrado al mundo cómo se llevan a cabo revoluciones que son irrevocables!


Ernst Röhm; de su discurso ante la prensa extranjera "La Revolución Nacional-Socialista."








No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!