domingo, 18 de mayo de 2014

HANNA REITSCH 1 (color): "Es un ejemplo de una mujer que fue héroe, no por fanatismo político, sino por fanatismo moral, por su patriotismo, espiritualidad y decencia personal. Tenía por el honor y la dignidad una devoción superior que la vida misma, eso es el estilo Nacional-Socialista."



UNA HEROÍNA EN ESTADO PURO

Los aliados trataron a los oficiales alemanes como 'criminales' y no como soldados, típico del estilo democrático y marxista. En cuanto a Hanna Reitsch, fue detenida y 'des-nazificada' en condiciones infames:

"Yo traté de seguir viviendo, y lo hice. Fui prisionera de los americanos durante quince meses, pasando por todas las denigraciones que una 'high criminal person' merecía a juicio de los vencedores. ¿Mis delitos? En primer lugar ser alemana. Luego ser piloto conocida y de quien se sabía que siempre había cumplido con sus obligaciones y esto en beneficio de un país que amaba. Sobre mis últimos vuelos se construyeron leyendas. ¿Acaso no sería posible que llevara a Hitler a un lejano escondite?

Al principio cuando me habían llevado con Kitzbuhel a una lujosa mansión en Gmund, fui atendida con cortesía y amablemente. ¿A lo mejor delataría mi secreto? Pero como no tenía secretos, culatazos de los americanos sobre mi cabeza me indicaron el camino a la prisión. Ahí fue donde conocí la denigrante vida de estar encerrada sin causa por gente que se cree mejor, de tener que vivir días monótonos entre cuatro angostas y desnudas paredes, mientras los ojos trataban de ver ansiosos un poco del cielo a través de un enrejado agujero a la altura del cielo raso. De ahí fui transportada luego en un Jeep, entre cajones y bagaje, a un campo de internamiento americano. El trayecto de nueve horas hasta el campo fue un martirio para mi; el Jeep saltaba sobre pozos y montículos de escombros. Llegué molida y adolorida en todo el cuerpo.

La celda donde me ubicaron volvió a cerrarse. Sus medidas eran las de un compartimiento de ferrocarril. Su amueblamiento no era más que una almohada de paja tirada sobre el suelo. La ventanilla esta vez sin rejas pero también sin vidrio, dejaba pasar libremente el frío del mes de octubre. ¿Eran estos los Estados Unidos que yo conocí en 1938 y que había llegado a apreciar tanto? Traté de leer en las caras del triunfador, siempre con la esperanza de encontrar algo de aquellos simpáticos semblantes que se habían grabado en mi memoria. Pero no descubrí nada similar, y esto me deprimió aún más que el enrejado que me aislaba de la libertad."

Hanna es un ejemplo de una mujer que fue héroe, no por fanatismo político, sino por fanatismo moral, por su patriotismo, espiritualidad y decencia personal. Tenía por el honor y la dignidad una devoción superior que la vida misma, eso es el estilo Nacional-Socialista.


Eowyn n° 23 (Hanna Reitsch); colección de biografías femeninas.







2 comentarios:

  1. No quiero llenarle sus artículos con agradecimientos, pero se dice por ahí que "es de hombres bien nacidos ser agradecidos " y bueno, Muchas gracias, seguimos atentos a cada artículo tan interesante. Le dejo un video sobre "el holocausto silencioso " el trato hacia los soldados alemanes ya hechos prisioneros. Este artículo me recordó a ello. Un abrazo. https://www.youtube.com/watch?v=qFPVDUYPEdM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Ed Rommel, siempre es un gusto contar con la opinión y las impresiones del público lector, y de ninguna manera siéntase apenado, al contrario, los comentarios motivan a continuar investigando para poder publicar más artículos relacionados con las diferentes temáticas que se exponen en Espejo de Arcadia.

      Me gustaría contar, Ed Rommel, con una sugerencia personal sobre algún tema en particular. Al cual me comprometo a investigar y publicar.

      Un cordial saludo:

      Ana V.

      Eliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!