lunes, 5 de mayo de 2014

LA MISIÓN FEMENINA (2): "La preparación de las madres se ve estimulada por el espíritu de Solidaridad Nacional. Tengo una tarea útil que realizar y el trabajo que hago constituye una parte esencial del trabajo realizado por toda la Nación en su conjunto. Un espíritu de camaradería nos anima a todas y nuestra lealtad a nuestra Nación guía todos nuestros esfuerzos."


EL III REICH Y SUS MUJERES

Cuando el Nacional-Socialismo se constituyó en poder dominante en Alemania en 1933, nosotras, las mujeres, comprendimos que era nuestro deber contribuir por nuestra parte en el programa de reconstrucción de nuestro Führer, al lado de los hombres. No hablamos mucho de ello, sino que comenzamos a trabajar inmediatamente. Nuestra primera preocupación fue ayudar a todas las madres que habían pasado grandes apuros durante la guerra y el periodo de post-guerra y a todas las demás mujeres que - como madres - deben ajustarse en la actualidad a las demandas de esta nueva época. 

Actuando de acuerdo con el reconocimiento de estos hechos, creamos en primer lugar el Servicio de Maternidad del Reich (Reichsmütterdienst): “La preparación de las madres se ve estimulada por el espíritu de Solidaridad Nacional y por la convicción de que pueden prestar un gran servicio a la Nación y al Estado. El objetivo de tal preparación es el de desarrollar el rendimiento físico e intelectual de las grandes madres, hacerlas apreciar los grandes deberes que caen sobre ellas, instruirlas en la manera de criar y educar a sus hijos y cualificarlas para las tareas domésticas y económicas. A fin de proporcionar tal preparación se han organizado varios cursos de formación, cada uno de los cuales trata únicamente un tema en particular, como por ejemplo, cuidado de los niños, higiene personal, cuidado de los enfermos en casa, educación de los hijos, cocina, costura, etc.”

Nuestra próxima preocupación se refería a esas millones de mujeres alemanas que, día tras día, realizan sus pesadas labores en las fábricas. Intentamos hacerles comprender como algo realmente importante, que también ellas representan a la Nación. Ellas también deben sentirse orgullosas de su trabajo y deben poder decir: “Tengo una tarea útil que realizar y el trabajo que hago constituye una parte esencial del trabajo realizado por toda la Nación en su conjunto." El deber de la Sección Femenina es asegurarse de que las mujeres no se hallen empleadas en ningún puesto que resulte perjudicial para su condición femenina y ofrecerles la protección para la que específicamente se les ha autorizado. Deben conseguir que todas las mujeres empleadas en una misma empresa consideren sus deberes idénticos y que entre todas ellas reine un buen espíritu de camaradería. Deben evitar que las rivalidades, los celos y la charla irresponsable envenenen la atmósfera social de trabajo, ayudar a aquellas camaradas que se vean oprimidas por tareas domésticas y colaborar para que las tareas de trabajo sean lo más dignas posibles.

No debo olvidar añadir unas pocas palabras en relación a las mujeres estudiantes que utilizan parte de sus vacaciones a favor de esas mujeres trabajadoras - sobre todo aquellas con familias numerosas -, necesitadas de una semana de descanso como suplemento a sus vacaciones normales. Las estudiantes atienden generosamente al trabajo de estas mujeres en la fábrica durante su ausencia, y como no piden salarios, las trabajadoras no sufren ningún tipo de pérdida pecuniaria. En muchas ocasiones la Liga Nacional-Socialista de Mujeres (NS-Frauenschaft) proporciona alojamiento gratuito a las estudiantes, mientras la Organización Nacional-Socialista para el Bienestar Social garantiza facilidades especiales para las mujeres en vacaciones, tales como paquetes adicionales de comida, alojamiento en unos de sus albergues para madres - incluida la comida -, etc.

La sección extranjera establece contacto con asociaciones de mujeres en el extranjero, suministra información a las extranjeras, intercambia experiencias con organizaciones extranjeras, prepara programas de visitas de instituciones relacionadas con el trabajo de la Asociación de Mujeres Alemanas, etc.:

“Todo trabajo que nosotras realizamos por rutina, que en estos es tan extenso que ya no podemos describirlo con detalle, es simplemente un medio para alcanzar un fin. Es la expresión de la determinación de las mujeres alemanas de ayudar a resolver los grandes problemas de nuestra época. Un espíritu de camaradería nos anima a todas y nuestra lealtad a nuestra Nación guía todos nuestros esfuerzos.”


Gertrude Scholtz-Klink; del folleto "El lugar de la Mujer en el III Reich."







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!