jueves, 1 de mayo de 2014

PRECIO ESTABLE: "El trabajador tiene que saber, y lo sabe, que por su jornal recibirá los artículos que necesita para el sustento de sus energías corporales y espirituales. El Estado Nacional-Socialista ha acabado con la teoría de la ley capital de 'la Independencia de la Economía', colocando a la Economía al servicio del Pueblo y del Estado."


LA NUEVA ECONOMÍA

¿A qué se ha de atribuir, pues, el aumento de los precios? ¿Por qué ha podido Alemania mantener sus precios a un nivel fijo, en tanto que otros países no lo consiguieron? En toda Economía nacional son necesaria dos cosas: hombres que trabajen y mercancías que se elaboren. En las economías nacionales primitivas, los artículos producidos son cambiados los unos por los otros. Pero en las economías nacionales evolucionadas, interviene el dinero como medio de intercambio. Con dinero es pagado el trabajo: en forma de jornal; y el producto del trabajo: la mercancía. Más para que en un Pueblo exista un orden económico-social justo, es necesario un equilibrio entre el jornal y el precio, o sea el dinero que se tiene que dedicar a la adquisición de las mercancías necesarias. 

Es preciso que el productor saque su utilidad de la mercancía y que el consumidor pueda cubrir sus necesidades con productos a precios razonables. La relación entre el jornal y el precio varía según el nivel cultural y el desarrollo económico de cada Pueblo. Sin embargo, en todas las economías nacionales, lo principal es que la población trabajadora se pueda alimentar, vestir y cubrir sus demás necesidades a precios moderados, con su jornal. El precio mismo que se ha de pagar por una mercancía, depende de muchos factores. Por lo regular se forma en la llamada Economía libre por la oferta y la demanda. Pero los gastos necesarios para la confección de una mercancía tienen la misma importancia que la extensión y magnitud de la demanda.

En la Economía Liberal y Plutocrática, cada cual procura sacar para sí las mayores ventajas posibles en este juego de oferta y demanda. Cada cual vende sus mercancías y servicios lo más caro posible. Dentro de la Economía de hoy, la población trabajadora se encuentra a menudo en desventaja y muchas veces su jornal no le permite pagar los precios que se exigen por los más importantes artículos de consumo. Las consecuencias son las luchas de jornales, huelgas y paros. Todos estos síntomas son desconocidos en la Alemania de hoy.

La Política Alemana de Precios parte de la significación social de los precios. La política de precios ha de asegurar a todo ciudadano una participación equitativa en el producto de la Economía. Cada cual debe recibir a precios justos desde el punto de vista económico nacional los artículos a cuya producción él ha contribuido. Pero la política alemana de precios persigue, ante todo, que los precios sean mantenidos a una altura en consonancia con las condiciones de los jornales y el movimiento de las mercancías. El trabajador alemán tiene que saber, y lo sabe, que por su jornal recibirá los artículos que necesita para el sustento de sus energías corporales y espirituales. De esta manera desaparece la ley de la oferta y la demanda. No es admitido el precio tal como resultaría de la competencia libre, sino que la oferta y la demanda son puestas en armonía con los precios sujetos a la vigilancia oficial. La política alemana de precios interviene así activamente en el desenvolvimiento orgánico de los procesos económicos. 

Que esto sea posible y haya sido coronado de éxito se debe al abandono total de la forma liberal de la Economía. Mientras que la Economía liberal exige la no intromisión del Estado en sus asuntos y reclama para sí la primacía de la dirección de la Economía frente al Estado, el Estado nacionalsocialista se encarga de la dirección de la Economía. No es imaginable en absoluto que la Economía pudiera emprender en Alemania algo contrario a las disposiciones del Estado. Más una Economía dirigida por el Estado no significa que el Estado coloque una empresa fiscal al lado de la otra. Al contrario, se mantienen la iniciativa libre y también una competencia sana. Pero el Estado dirige esta iniciativa por vías apropiadas a sus fines políticos. Con ello reglamenta a la Economía sobre la base de su finalidad principal y la obliga a servir al bien de todo el Pueblo. 

El Estado sólo es el encargado de la dirección central. Sabe cómo ha de poner a contribución en forma conveniente las fuerzas económicas y con su influencia evita la división de estas fuerzas, que ocasionaría el desperdicio de un valioso capital nacional. El Estado Nacional-Socialista ha acabado con la teoría de la ley capital de la "Independencia de la Economía", colocando a la Economía al servicio del Pueblo y del Estado.


Georg Kayser; del libro "El Milagro de los Precios Fijos."







9 comentarios:

  1. Armando di Blasio,

    Les dejo la traducción del Teorema de Douglas sobre precios, controles y compensación crediticia:

    El Teorema de A+B del Ingeniero Escoces Douglas

    Douglas fue capaz de descubrir los hechos y los defectos en el funcionamiento del actual sistema capitalista; defectos inherentes a la contabilidad del sistema de precios, incluso si la contabilidad era exacta, y también los defectos relacionados con el olvido o la perversión de los fines y los medios en las funciones económicas. Él fue capaz de examinar cómo estos defectos perjudicaron el buen funcionamiento del organismo social y económico. Él fue capaz de extraer conclusiones y demostró cómo rehabilitar el capitalismo, cómo hacer que dé el, un maravilloso siervo de los individuos y de la comunidad por igual, un factor de enriquecimiento y liberación para todos, en lugar de buscar soluciones en un socialismo marxista, que es tiránico, degradante, y engañoso para con los pueblos que están sometidos a ella.

    Señalemos algunos de los descubrimientos que llevaron a Douglas a enunciar sus propuestas de Crédito Social.

    El primer descubrimiento se refiere al crédito. Durante la realización de las obras que tuvo a su cargo como ingeniero, tuvo más de una ocasión en que se le había dicho que tendría que postergar el trabajo en curso a causa de la falta de crédito financiero. Estas obras eran física y fácilmente viables, y la población local lo necesitaba con premura, pero tuvieron que ser detenidos, no debido a la falta de recursos humanos o materiales, sino por la falta de dinero. Esto ciertamente no era muy inteligente. ¿Cuál fue el problema con el dinero, de los cuales la presencia o ausencia condiciona las vidas de hombres, como si esta presencia o ausencia se debiera a fenómenos naturales inevitables?

    Douglas pronto descubrió que prácticamente todo el dinero necesario del que la vida económica dependía no era otra cosa que meras entradas en libros bancarios de contabilidad, acreditados en los prestatarios. No era dinero palpable (en efectivo), sino créditos que circulaban a través de cheques, transferencia de sumas de una cuenta a la otra. ¿Por qué limitar la liberación de estos créditos, cuando es lo único que falta para hacer uso de la capacidad productiva y de responder a las verdaderas necesidades reales?

    Entonces, Douglas no tardó mucho para descubrir que la verdadera base del dinero - ya sea monedas, dinero en efectivo o cheques - es la capacidad productiva de la nación. El patrón oro como fundamento del dinero no tiene ningún sentido. Cuando uno quiere fabricar pan, uno no a excavar para encontrar un poco de metal, sino que en vez eso, cultivara un campo y sembrara trigo.

    ResponderEliminar
  2. Y puesto que la base del crédito financiero, la capacidad productiva, es casi ilimitada hoy en día (por lo menos para responder a las necesidades básicas de todos), la restricción de crédito financiero para hacer uso de estas posibilidades de producción, mientras no se hayan agotado, o como siempre y cuando las necesidades humanas básicas no sean respondidas, resultaría en algo injustificable, odioso y criminal.

    Un Capital Social Verdadero

    Entonces considerar los factores presentes en la capacidad productiva moderna, resulta evidente que es más y más debido a la utilización de máquinas que son más y más sofisticados, y cada vez menos debido al uso de mano de obra humana. El más grande capital real de la producción no es el dinero, pero la maquinaria; los progresos realizados durante los siglos, sobre todo durante los dos últimos siglos, cuando la fuerza motriz, primero de vapor, reemplazó los trabajadores, caballos, molinos de agua y molinos de viento, para accionar las máquinas. La humanidad estaba entrando en la era de la motorización, que se ha ampliado enormemente desde entonces con electromotores y de combustión interna. Ahora estamos entrando en la era de la automatización.

    Sin embargo este progreso, esta sucesión de invenciones, de innovaciones técnicas, nunca habría tenido lugar sin la vida en sociedad, una sociedad ordenada, que permita la división del trabajo, la especialización, la investigación, la transmisión de conocimientos. Ningún ser humano actual puede pretender ser, más que cualquier otra persona, el propietario de todos estos activos comunitarios que son herencia de las generaciones pasadas. Todos los miembros de la sociedad son coherederos de dichos activos, y todos ellos deben igualmente beneficiarse de ellos. Para limitar los beneficios únicamente a los inversores y los empleados, que hacen de este capital común un gran rendimiento, resulta en una injusticia para el resto de la comunidad de los coherederos.

    Un Dividendo Social Para Todos

    Es a partir de estas consideraciones que Douglas entabla sus propuestas de un dividendo periódico a todos los ciudadanos, independientemente de si esta persona está empleada o no en la producción. Debido al progreso, que es un bien común y que se hace cada vez más importante en la producción de hoy, mientras tanto el trabajo humano es cada vez menos necesaria en la producción. El poder adquisitivo, por ende, debe estar cada vez más conformado por dividendos a todos, y cada vez menos compuesta de salarios vinculados al empleo. Douglas explica: “La distribución de dinero del consumidor a los individuos será progresivamente menos dependiente de empleo. Es decir que el dividendo desplazará gradualmente a los salarios y sueldos, debido a los aumentos de capacidad productiva de hombre por hora”. La razón simple es que este incremento es fruto del progreso (con un capital común), y no el fruto de un mayor esfuerzo de los empleados.

    ResponderEliminar
  3. Aquí hay algo que frontalmente sitúa en pugna con la regulación financiera que establece que toda la distribución del poder de compra debe estar asociado a la participación en la producción. También va en contra de la solicitud de mayores aumentos salariales, que son la recompensa por el esfuerzo humano, ya que el esfuerzo humano disminuye en duración e intensidad, gracias al progreso.

    El hecho de que el crédito financiero se base en la capacidad productiva, y que la capacidad de producción se deba en mayor parte a una herencia comunitaria, sugiere que el estatus de capitalista debe concederse a todos los miembros de la sociedad, desde la cuna hasta la tumba. Las presentes modalidades prácticas de aplicación del nombrado estatus deben adaptarse al tipo de economía del país que adopta esta filosofía distributiva.

    No hay más que pensar sobre lo la atención prestada hoy a la función social de la propiedad privada: ¿A quién le importa eso? Sin embargo, esta función es más relevante que nunca, en un mundo donde los medios de producción son propiedad de cada vez menos personas, y sólo 8 personas de cada 20 pueden obtener un ingreso mediante el empleo en la producción. ¿No será el dividendo social a todos y cada uno la forma automática de garantizar una participación en los frutos de la empresa privada?

    No es de extrañar que el Crédito Social de Douglas se presta mejor a los principios de una economía justa y humana, ya que el actual organismo económico está viciado de un sistema financiero que entorpece la vida económica; Douglas rechaza la falsedad categóricamente. El acuerdo con los hechos, la verdad, es más capaz que la mentira para poner a la economía en consonancia con los principios naturales, humanos y cristianos.

    Precios

    Douglas escribió que toda reforma financiera que ignorara la cuestión de los precios estaba condenada al fracaso. ¿Cuál sería el uso de una reforma que incrementa la los ingresos de los consumidores, si los precios también aumentan? Esto no sería más inteligente que los aumentos salariales, seguidos por aumentos de precios o aumentos de impuestos. El poder de compra se compone de dos cosas: el dinero en las manos de los consumidores, y los precios pedidos por los comerciantes para sus productos. Es la relación entre estas dos cosas que importa. Con $ 15, usted puede comprar sólo las tres cuartas partes de lo que se vende por $ 20. Si la cantidad de dinero que usted tiene es duplicado, ahora tiene $ 30, pero si el precio de los mismos bienes se duplica, ahora vende por $ 40. Por lo tanto, se encontrará en la misma situación que antes, ser capaz de comprar sólo las tres cuartas partes de esta producción. Esto es simple aritmética.

    ResponderEliminar
  4. Lo ideal es una proporción de uno, una igualdad entre los medios de pago y los precios. Esta es precisamente una de las propuestas de Douglas:

    "Los créditos en efectivo de la población de cualquier país podrán en cualquier momento ser colectivamente equivalentes al total de precios en efectivo para los bienes de consumo a la venta en ese país."

    Douglas agrega (lo explicaremos más adelante en este artículo): "cualquiera que sea el precio de coste de estos bienes."

    Anterior a esta propuesta, los economistas ortodoxos decían desdeñosamente: "Señor, esto es así, y siempre ha sido así; el precio de un bien es la suma del dinero gastado en su producción, por lo que el monto total del dinero distribuido a los consumidores es siempre igual al total de los precios ".

    Un banquero francés hizo la misma observación en mayo pasado, mientras yo estaba presentando el Crédito Social ante un reducido grupo en París. "Los franceses", me dijo, "no carecen de poder adquisitivo, ya que todo el dinero solicitado por los precios es distribuido previamente a los consumidores mediante el pago de los costos de producción."

    Los economistas han mantenido la citada afirmación durante más de un siglo, pero los hechos han demostrado lo contrario durante más de un siglo por igual. Estos economistas no hablan de hechos; ellos sólo repiten lo que consideran ser un axioma, y les gustaría aportar hechos a este axioma, a pesar de que los hechos no encajen. Douglas, por el contrario, considera primero los hechos, luego se aplica a sí mismo en escudriñar por la búsqueda de una explicación, y a continuación, busca una manera de corregir lo que puede ser corregido.

    "A" no puede comprar "A" + "B"

    En el caso del poder adquisitivo, Douglas explica que los costes incurridos durante la producción son divisibles en dos categorías distintas: 1. Dinero distribuido a los individuos, por lo tanto, a los consumidores en forma de salarios: a estos costos el les denomina Pagos "A"; 2. Los pagos efectuados a otras organizaciones por materias primas, maquinaria, etc.: Douglas llama a estos gastos Pagos "B". Tanto los costos ("A"+"B") están incluidos en los precios. Los consumidores reciben los pagos "A", pero los precios son un compuesto de "A"+"B". Es evidente que "A" no puede comprar "A"+"B", a menos que los consumidores reciban el equivalente de "B" a partir de una fuente distinta a los pagos efectuados durante la producción.

    ResponderEliminar
  5. La primera objeción que los economistas ortodoxos plantean es que, tarde o temprano, los Pagos "B" se convertirán en los Pagos "A", cuando las otras organizaciones que recibieron los pagos "B" distribuyan estos pagos a sus propios empleados o accionistas. El problema con esta objeción radica precisamente en las palabras "tarde o temprano", debido a que estos objetores no tienen en cuenta el factor tiempo involucrado. Douglas sí lo toma en cuenta; como ingeniero, él sabe que no existe una igualdad entre 100 revoluciones por hora y 100 revoluciones por minuto, incluso si hay 100 revoluciones en ambos casos.

    Lo que se conoce por el “Teorema A+B de Douglas” ha sido objeto de confrontaciones entre los economistas y los Duglasistas durante años. Este puede ser un tema para un artículo en futuras ediciones de esta revista, sin embargo la parte divertida de esta controversia es ver a los economistas el cómo hacen acto de negación a la explicación vertida por Douglas de un hecho existente, y que quieren llegar a la conclusión de que no existe esta realidad, en vez de buscar por una solución a un hecho que no puede negarse.

    De hecho, es innegable que, a pesar de la exactitud de la contabilidad precio de coste, la capacidad adquisitiva de la población no es igual a los precios de los productos terminados para la venta. Los economistas mismos, al tiempo que niega esta disparidad, abogan por políticas económicas que confirman su existencia. ¿No son los primeros en promover las exportaciones, y para calificar como favorable el hecho de exportar más de lo que uno importaciones? Desde luego, no quiere decir que un país es más rico en mercancías cuando más mercancías salen del país de entrar, pero dicen que es una "balanza comercial favorable" porque estas exportaciones causan más dinero para ingresar al país, lo que aumenta la compra poder y llenar el vacío de comprar la producción nacional.

    De hecho, es innegable que, a pesar de la exactitud de la contabilidad de los precios de costes, la capacidad adquisitiva de la población no es igual a los precios de los productos terminados para la venta. Los economistas mismos, al tiempo que niegan esta disparidad, abogan por políticas económicas que confirman su existencia. ¿Acaso no son ellos los primeros en promover las exportaciones, y califican a su vez, como favorable el hecho de exportar más de lo que uno importa? Desde luego, esto no quiere decir que un país es más rico en mercancías cuando más de ellas salen del país que al entrar, pero dicen que es una "balanza comercial favorable" porque estas exportaciones causan precisamente que más dinero ingrese a la circulación económica del país, lo que acaba por aumentar el poder de compra y llena el vacío de captación de la producción nacional.

    ResponderEliminar
  6. Del mismo modo, ¿No son ellos los que piden a los inversores y los gobiernos extranjeros crear puestos de trabajo para los desempleados, en obras que no pongan los bienes a la venta como los gastos de capital - construcción de carreteras, puentes, fábricas, etc.?

    ¿Que no el Gobierno se endeuda durante 15 ó 20 años por los productos que nuestro país puede hacer, pero no puede pagar, ya que la producción de bienes públicos no distribuye el dinero suficiente para pagar por ellos en impuestos, al igual que la producción de bienes de consumo no distribuye el dinero suficiente para pagar por ellos en los precios?

    Esto explica por qué hay tantas ventas a crédito, y por qué las personas tienen que endeudarse para poder adquirir bienes terminados. Dichas deudas representan dinero prestado para compensar la parte de los Pagos "B" que todavía no están, o no estarán más, en las manos del público cuando el producto terminado se coloque a la venta en el mercado, cuando el precio de "A" + "B" llegue al mismo tiempo que esté acabado el producto.

    ¿Qué pensaría usted de los siguientes razonamientos: "Todos los hombres que nacen, morirán tarde o temprano. Por lo tanto, las defunciones liquidan los nacimientos, así que la población mundial no aumentara ni disminuirá, por lo que estará en una ¡balanza favorable o en un equilibrio!" Por supuesto, que sin duda usted le respondería: "Idiota, no tiene en cuenta la tasa de nacimientos y la tasa de muertes, ¡Que no son lo mismo!"

    Pues bien, los economistas ortodoxos razonan al igual que la lógica argumental expuesta ya que: no toman en cuenta el ritmo de la creación de los precios, que no es la misma que la velocidad de la distribución del poder adquisitivo para pagar por el costo total del producto acabado. Hay un precio que aparece delante de los consumidores al mismo tiempo que un nuevo producto terminado aparece en los anaqueles de una tienda, pero los elementos del poder de compra (Pagos "A" y Pagos "B") llegan al público en diferentes periodos: un poco de dinero viene a los consumidores, antes de que el producto terminado se coloque a la venta, algo de dinero les llega después, y otro tanto de dinero jamás se presenta.

    Corrección

    Esta disparidad es inherente al sistema actual. ¿Cómo se puede corregir? No falseando el precio de coste, que es fruto de la contabilidad exacta, y que debe ser recuperado en su totalidad por el productor, si quiere ser capaz de mantenerse en el negocio y continuar produciendo. La forma correcta de corregir esta disparidad es aumentar el poder de compra a través de otro canal, que alcance los consumidores directamente sin pasar por la producción, por lo tanto, sin ser incluidos en los precios. Otra manera puede resultar para reducir los precios hasta el nivel de los medios de pago en las manos de los consumidores. En ambos casos, se habría alcanzado el poder adquisitivo ideal, una relación de uno; una igualdad entre los precios y los medios de pago.

    ResponderEliminar
  7. Esto es lo que Douglas preconiza con una combinación de ambos formas. Con el dividendo a todos, sobre la base de los derechos reales (como ya se ha explicado), el poder adquisitivo se incrementaría sin atravesar los costos de producción; y con un descuento general sobre todos los precios de venta al público, un descuento que se compute científicamente, y que establezca una relación perfecta (una igualdad) entre los precios y las formas de pago. Este descuento se compensaría a los minoristas por la Oficina Nacional de Crédito.

    Todo esto supone, evidentemente, la existencia de un sistema financiero que sea lo suficientemente flexible como para ser capaz de reflejar los hechos de la producción y del consumo y que a su vez permitan a los productores satisfacer libremente la demanda de los consumidores.

    Un sistema financiero flexible: esto es lo que el Crédito Social se trata. Crédito Social considera que el sistema financiero sea otra cosa que una cuestión de contabilidad, y su función debe ser para servir y no para dirigir, el organismo económico de nuestra nación. Esto es justo y bien ordenado, y fácilmente realizable, así, siempre y cuando uno comienza a admitir que el crédito financiero se basa en el crédito real, es decir, en la capacidad productiva de nuestro país, que es básicamente la riqueza social.

    El precio justo

    Acerca de los precios, Douglas descubrió una verdad, de la cual por su misma revelación lo sitúa por encima de todos los economistas que tan sólo se limitan a repetir lo que leen en sus manuales y sólo reproducen lo que fue escrito en los libros de texto anteriores.

    Douglas expresa esta verdad de la siguiente manera:

    "El precio justo de la producción es el consumo."

    Esto significa que el costo real de la producción no es la misma que su coste financiero, a pesar de que este precio de adquisición sea exacta.

    Considerado en valores reales, el costo real de un producto terminado es el monto total de lo que se consume durante el proceso de su fabricación. Si consideramos, por ejemplo, la fabricación de una pieza de mobiliario: la destrucción de la madera, el desgaste de herramientas y maquinaria, la alimentación, el vestido y la vivienda utilizada por aquellos involucrados en su producción, son los costos físicos conectados su producción. El conjunto de estos costos físicos, o todos aquellos bienes y servicios que se consumen durante la construcción de este mueble, constituyen su coste real.

    Si este consumo (madera, el desgaste, los minoristas de alimentos, etc) se expresa en unidades monetarias, entonces se obtiene el costo real del producto acabado expresado en términos financieros. Este costo puede ser absolutamente diferente del precio de coste. Si, por un lado, los salarios distribuidos para la realización de una sala de estar fijados ascienden a $ 100, esta cantidad está totalmente incluido en el precio de coste. Pero si los los empleados dedican solamente una parte de estos $ 100 - digamos $ 60 - en los bienes de consumo, el precio de coste de este sistema será 40 dólares por encima de su coste real. Por otro lado, si se produce un accidente durante la realización del este lote y algunos empleados se lesiona, su hospitalización representará más gastos, por lo que el costo real del conjunto final podría ser también más alto que el precio de coste.

    ResponderEliminar
  8. Por supuesto, es imposible saber el coste real de cada artículo producido, por la sencilla razón de que un contratista sólo conoce los gastos incurridos por la empresa, pero no verifica la forma en como utilizaran la paga sus empleados; Además, esto no es asunto de su incumbencia. Por otro lado, si se expresara en unidades monetarias, se podría saber fácilmente la cantidad que se produce en nuestro país durante un año, y la cantidad que se consume.

    Supongamos, por ejemplo, que la contabilidad nacional mostrara que en un año la producción total del país alcanzara un valor de $40 mil millones, y que durante ese año, el consumo total llegara a los $ 30 mil millones; entonces se podría concluir que, si bien el país ha producido 40 mil millones dólares de riqueza, que, al mismo tiempo, causó 30 mil millones dólares de riqueza a desaparecer (a través del consumo o depreciación). Por lo tanto, uno tenía que consumir $30 mil millones de riqueza con el fin de producir 40 mil millones de dólares de riqueza. Por tanto, el coste real de esta producción está a sólo tres cuartas partes de su costo de contabilidad.

    Por otra parte, los autores de esta producción deben recuperar todos sus gastos - $ 40 mil millones - para cumplir con sus obligaciones y mantenerse en el negocio. Y, sin embargo, la población del país deberá pagar sólo por lo que consume. No se puede pedir a un hombre pagar por cuatro barras de pan cuando consume sólo tres. Es lo mismo para la población del país en general: no se puede pedir a pagar $ 40 millones de dólares, cuando en realidad consume sólo $30 millones de dólares en bienes.

    Esta es la razón por la que Douglas dice que el precio "justo" de producción es el costo del consumo, no importa su coste de contabilidad. En el ejemplo anterior, la Oficina Nacional de Crédito decretara un descuento general de 25% en los precios al por menor. El comprador pagaría sólo $ 3.00 de lo que cuesta el minorista de $ 4.00. La Oficina Nacional del Crédito pagaría al minorista $1.00 que se descontara.

    Después de este período de un año, la relación entre el precio de coste (precio de contabilidad) y el costo real podría ser diferente, y el descuento será calculado en consecuencia, pero siempre científicamente, según las estadísticas, con los hechos de la producción y el consumo, lo que resulta de los hechos libres de productores libres y consumidores libres.

    La Oficina Nacional de Crédito sólo registra estos datos; que ni los crea ni los dicta. Su función consiste en cumplir los objetivos fijados por la ley del país en relación con los precios: para establecer un equilibrio entre los precios y el poder adquisitivo, sin perjudicar a los productores. Este objetivo (el descuento compensado) sería tan justo y social, el otro objetivo de la Oficina Nacional de Crédito - el dividendo periódico para todos.

    ResponderEliminar
  9. Excepto quizás en periodos temporales como las guerras o los catástrofes naturales, el consumo no puede ser mayor que la producción, por lo que el precio no puede ser mayor que el precio de coste. De una manera general, el precio justo sería menor que el precio de coste, ya que no habría el descuento general, que es justo lo contrario de la inflación.

    En cuanto a la objeción de algunos de que algunos minoristas se verían tentados a aumentar sus precios, ya que la gente tendría más poder adquisitivo a causa del dividendo, no toma en cuenta varias cosas: en primer lugar, la competencia seguiría existiendo; segundo, las modalidades de aplicación del precio justo serían desalentador o neutralizadoras a los minoristas que quieren engañar, ya que estos minoristas tendrían que o bien la opción de unirse a este sistema que es armónico para todos, o irse a la quiebra.

    Además, una vez que el dinero se convierte en una simple cuestión de contabilidad para expresar el movimiento de la riqueza, la producción y el consumo, una mentalidad completamente diferente reemplazarán a la mentalidad de la dominación por el dinero.

    Para tener una idea de qué sería de las relaciones entre las personas en la vida económica, social y política, se debe considerar en un clima que se deshace de los disparates financiera, de la tiranía que ejerce, y de los planes descabellados que impone.

    articulo de Louis Even, traduccion por Armando di Blasio

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!