domingo, 29 de junio de 2014

EL WAGNERIANISMO: "Quien se enfrente al conocimiento del Wagnerianismo debe entender antes algo del Arte Griego, del sentimiento místico del Arte Cristiano, del Clasicismo Renacentista y sobre todo del Romanticismo."



EL WAGNERISMO Y LA ESCALERA DEL ARTE

Si quisiéramos simplificar en seis palabras el camino del arte, y con ello indico que como toda simplificación es tremendamente injusta, diría: Belleza, Espiritualidad, Carácter, Sentimiento, Wagnerianismo y por fin, Neurosis.

El arte se inicia en serio con el sentido de la Belleza como esencia del arte, pasa luego por un largo camino de misticismo y espiritualidad, retoma en el Renacimiento el sentido de la belleza pero ya no sólo física sino del carácter de la persona, belleza física y psíquica; se eleve todo en el Romanticismo hacia ese sentimiento puro, la sensibilidad del ser humano; consigue su máxima cumbre hasta el momento en la Obra de Arte Total del Wagnerianismo... y acaba cayendo desde la altura al profundo infierno de las locuras y las neurosis enfermizas del llamado arte actual.

Por tanto quien se enfrente al conocimiento del Wagnerianismo debe entender antes algo del Arte Griego, del sentimiento místico del Arte Cristiano, del Clasicismo Renacentista y sobre todo del Romanticismo.

Cada paso dio un peldaño imprescindible para subir al Wagnerianismo. Grecia dio la esencia de la Tragedia, su definición y su exacta concreción, en un increíble adelanto a todos los pasos posteriores, pero con medios absolutamente insuficientes para lograr su expresión perfecta. El Cristianismo dio la esencia compasiva y espiritual que es necesaria para abordar el dolor del mundo con esperanza. El Renacimiento aporta la gran música junto al drama de Calderón o Shakespeare, que son una de las bases del Wagnerianismo. El Romanticismo trae el sentimiento a la música, supera la mera belleza y aporta la expresión sentimental. Pero sólo Wagner logra unir las partes y darles la forma unitaria definitiva.

Y subió tan alto que los enanos sucesores no se atrevieron a subir más, así que decidieron bajar al infierno para no competir en las alturas.

Así pues no estará de más al que desee entrar en el Wagnerianismo tener una idea previa, aunque sea superficial, de la Historia del Arte, para lo que debe evitar ante todo leer cualquiera de esos nefastos libros del Marxismo Histórico que pretenden explicar todo el arte a base de las relaciones económicas o sociales del momento, cosa que es como explicar el sentimiento de una persona a base de conocer el saldo de su cuenta corriente.

Elegir pues un libro de la Historia del Arte, preferiblemente anterior a 1936, y tomar conciencia de los peldaños de su caminar.


Ramón Bau; extracto de la publicación "Cómo iniciarse en Wagner sin morir en el intento", Devenir Europeo. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!