domingo, 1 de junio de 2014

ELEONORE BAUR 1 (color): "El cobrador le insta para que baje del vehículo, pero un caballero que se halla presente se ofrece a pagar el billete de su bolsillo. Ese caballero era Adolf Hitler. A los 90 años escribió: 'Siempre dar, estar siempre bondadosamente para los demás, sin pedir; significa una vida sacrificada por el amor al prójimo. ¡Ser Hermana!'"



HERMANA PIA

Estuvo adscrita durante la Primera Guerra Mundial como Hermana Castrense en un regimiento de Würtemberg. En 1919 pertenecía a la Columna de Voluntarios (Freikorps) que bajo el mando del General Ritter von Epp liberó a Münich de la dominación Marxista.

En 1920 se afilia al NSDAP (una de las primeras mujeres en hacerlo), tras conocer a Anton Drexler y a Adolf Hitler en un tranvía. El encuentro fue de lo más significativo. Hallándose en la más absoluta pobreza, sube a un tranvía pero no posee dinero necesario para pagar todo el billete. El cobrador le insta para que baje del vehículo, pero un caballero que se halla presente se ofrece a pagar el billete de su bolsillo. Ese caballero era Adolf Hitler.

Marchando en primera línea en el asalto a Heidebreck, fue herida en un muslo, permaneciendo largo rato en el suelo esperando ayuda. Su valor la hizo acreedora de la Cruz de Plata de la Oberland, así como luego del Águila de Silesia en sus dos categorías.

El 09 de noviembre de 1923, la Hermana Pia marcha junto a los valientes Nacional-Socialistas por la Feldherrnhalle, donde nuevamente atiende y socorre a moribundos y heridos. En reconocimiento a esta participación el 09 de noviembre de 1923, por su entrega y amor al prójimo, recibe la Blutorden en 1934, cuando se oficializó esta condecoración. Hermana Pia fue la única mujer que la recibió entre los 49 primeros asignados. Más adelante se dio esta condecoración a otra mujer por otros motivos.

La importancia de esta condecoración se desprende del hecho de que, cuando los aliados se hallaban embargados de una insana reeducación democrática del Pueblo alemán, fueron considerados elementos especialmente peligrosos todos aquellos que poseían mando en el Nacional-Socialismo o, sin poseerlo, los condecorados con la Blutorden.

Durante la Segunda Guerra Mundial vuelve al frente en el cuidado de los heridos en la Waffen SS y ayuda a los parientes de los soldados caídos. Se le concedió permiso para asistir a los enfermos en el campo de concentración de Dachau. Este grupo fue conocido como "Kommando Pia". Los testimonios nos hablan de una agradable mujer que incluso trataba de ayudar a los familiares de los prisioneros, que comían todos juntos en una misma mesa con ella y que en Navidad les obsequiaba con paquetes de alimentos. A los 90 años escribió:

"Ser hermana significa renunciar
Significa cumplir los más pesados deberes
Significa conllevar las angustias de los demás
Con gesto tranquilo y sonriente.

Ser hermana significa comprender
Las necesidades del prójimo,
Significa poder penetrar en el corazón ajeno
Cuando le amenaza una duda.

Ser hermana significa siempre dar
Estar siempre bondadosamente para los demás,
Sin pedir; significa una vida sacrificada
Por el amor al prójimo. ¡Ser Hermana!"

Por su fidelidad al Nacional-Socialismo fue condenada a 10 años de cautiverio en los campos de concentración aliados. El 18 de mayo de 1981 fallecía en Münich a los 96 años. La Hermandad Freikorps Oberland/Bund Oberland publicó una esquela en el diario Münchner Merkur: "Tu honor se llama lealtad. Tu vida vale, Alemania." En su tumba puede leerse todavía la inscripción: "Hermana Pía, una vida por Alemania".


Eowyn N° 27 (Eleonore Baur); colección de biografías femeninas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!