domingo, 6 de julio de 2014

CORPORATIVISMO (1): "La Corporación es un instrumento mediante el cual cualquier clase de economía humana puede actuar en forma cooperativa y, al mismo tiempo, aceptar y reconocer la dignidad humana y las funciones del libre albedrío humano. No es la de impedir que un hombre prospere en alguna actividad de orden económico donde resulta competente; su función consiste en impedir que el hombre próspero pueda afectar la base económica de uno o más de sus compañeros en provecho propio."


LA CORPORACIÓN 

Para impedir esa calamidad, el crecimiento del Monopolio, debido a la producción o distribución irrestringida de la unidad grande perjudicando a la pequeña, sólo existe un instrumento eficaz. Es un instrumento descubierto en los orígenes mismos de la Sociedad y probado por nuestros antepasados en la Edad Media. Este instrumento sólo fue destruido cuando la filosofía social de los tiempos católicos fue desalojada por una filosofía social falsa que siguió a la Reforma: ese instrumento es la CORPORACIÓN. La Corporación es un instrumento mediante el cual cualquier clase de economía humana puede actuar en forma cooperativa y, al mismo tiempo, aceptar y reconocer la dignidad humana y las funciones del libre albedrío humano. 

La esencia de la idea de la Corporación es la idea directora de los hombres que persiguen la misma forma de actividad, pero sólo en la cooperación limitada, a fin de preservar la libertad económica es decir, la propiedad y los medios de existencia - de cada miembro de la corporación. 

La función de la Corporación no es la de impedir que un hombre prospere en alguna actividad de orden económico donde resulta competente; su función consiste en impedir que el hombre próspero pueda afectar la base económica de uno o más de sus compañeros en provecho propio. 

La función de la Corporación no consiste en sostener a un miembro de ella en guerra con el resto de la Sociedad o luchando contra alguna otra sección de la Sociedad. Consiste en fortalecer a ese miembro como individuo y como jefe de esa unidad de toda la Sociedad - la familia - de modo que pueda sostener lo que le corresponde contra la amenaza de una competencia poderosa por parte de sus compañeros o de la opresión motivada por actividades económicas ajenas a la suya. 

Allí donde la actividad de una corporación requiere instrumentos de cierto valor, la Corporación dispone que esos instrumentos no caigan bajo el control de unas pocas manos. Donde la competencia es necesaria, corresponde a la Corporación supervisar su disposición y ver que dentro de ésta el hombre pequeño no sea destruido por el grande.También es función de la Corporación fijar precios de los artículos que produce, pues de lo contrario explotaría indebida mente a sus compañeros ciudadanos fuera de su propia jurisdicción. Por último, la Corporación debe, como ya lo he dicho, defenderse contra la presión indebida de otras corporaciones. La Corporación, en sí, sólo es un miembro de una comunidad de Corporaciones, como quien dice la trama que debe recubrir a un estado bien organizado dentro del cual los hombres tienden a fundar y sostener la libertad económica para el individuo y la familia. 

Bajo el sistema corporativo, no podría ocurrir, por ejemplo, el espectáculo que tengo ante mis ojos, aquí en Londres. En esta ciudad existe un negocio respetable e importante de almacén, dirigido por la misma familia durante tres generaciones. Provee a un número limitado de personas pero bien acomodadas y ha producido una buena renta que ha ido aumentando lentamente. Una de esas combinaciones llamadas hoy "cadenas de tiendas", con el objeto de suprimir este negocio de almacén perteneciente a una familia privada que proveía a la localidad, compró una propiedad al lado, Instaló una de sus, innumerables sucursales y procedió a vender sus productos más baratos que al precio de costo, con el propósito de arruinar el antiguo almacén de esa vieja familia. 

Para terminar destacaremos los cuatro principios de la Corporación.

El primer principio es éste: la Corporación debe gobernarse a sí misma, establecer sus propias reglas admitiendo a sus miembros bajo las condiciones que ella determine, fijando el precio de sus productos o actividades, juzgando el trabajo hecho de modo que esté a la altura de cierta norma convenida, estableciendo arreglos que la acción Corporativa puede llevar a cabo mediante sus miembros corporados, allí donde se requiere un esfuerzo superior a los medios del individuo corporado.

El segundo principio es que la Corporación, como cualquier otro organismo viviente, debe ser limitada. El número de miembros que actuarán en ella, en primera instancia, puede ser decidido por la Corporación, que se gobierna a sí misma, es decir, por los órganos gobernantes y funcionarios de la Corporación. Mas esto sólo debe ocurrir en armonía con las autoridades responsables ante todo el Estado; de otra manera una Corporación podría usar su monopolio perjudicando a la Sociedad que la rodea. La misma regla se aplica a los precios fijados por la Corporación. Para los productos generales de la Sociedad, debe existir alguna autoridad central y social que decida cuándo la Corporación en su serie de precios establecidos, explota indebidamente a la comunidad. 

El tercer principio es aquel que concierne a la propiedad. Por su naturaleza misma, una Corporación debe ser una Corporación de Propietarios. De otra manera el individuo y la familia quedarían desprovistos de esa libertad económica que la Corporación debe mantener. Una Corporación organizada bajo una base comunista implica una contradicción en sus términos. 

El cuarto principio quizá sea el mas importante de todos. Si hemos de impedir la aparición de un Proletariado, y el objeto de la Corporación es prevenir que esta calamidad aparezca, debemos tener una jerarquía. De todos modos la jerarquía es esencial en todos los asuntos humanos. Es tan esencial para la dirección de una Corporación como para la dirección de cualquier otro organismo social. Debe existir una jerarquía de las profesiones y de los deberes.

Ése es el concepto que está en la base de esa antigua e invalorable institución llamada el aprendizaje. Mediante ella se renueva la Corporación, se mantiene su continuidad, y no sólo su continuidad, sino también su excelencia y su actitud para hacer el trabajo que le corresponde. El miembro corporado desea, desde luego, que su hijo, o, en el caso que aumenten las actividades de la Corporación, dos o más de sus hijos disfruten los privilegios de la libertad y propiedad que él mismo ha disfrutado. En consecuencia, los propone como postulantes, esto es, como jóvenes que desean adquirir todos los beneficios de que disfrutan los miembros de la Corporación. En esta clase y con este carácter son admitidos. Se les somete a la autoridad de los superiores diestros en el trabajo, y sólo después de reconocer su competencia se les acordará el grado al cual aspiran. El antiguo término que designaba este grado era el de "Maestro". De esta suerte, a medida que mueren los miembros de la Corporación, ésta se renueva, el organismo, considerado en conjunto, continuamente se reproduce, y sus aptitudes para las funciones que debe desempeñar están garantidas. 


Hilaire Belloc; extracto del libro "La Crisis de Nuestra Civilización."







4 comentarios:

  1. Armando di Blasio,

    Maravilloso articulo, bien documentado. Me encanto la referencia a las "tiendas cadenas", abundan en territorio estadounidense. Muy buen concepto el corporativismo economico, libertad y propiedad todo en uno, cuanto no quisieramos algo semejante. Sobre la fijacion de precios basados en el criterio de "fijando el precio de sus productos o actividades, juzgando el trabajo hecho de modo que esté a la altura de cierta norma convenida", no estoy totalmente seguro, puede dar pie a muchas interpretaciones porque si nos pusieramos a pensar "Juzgaremos el trabajo hecho", los precios creo no solo concierne el el trabajo hecho, esta por ejemplo la escasez y duracion de las materias primas, la competitividad que exista" y luego dice "a la altura de cierta norma convenida" aqui me pregunto ¿Que norma podria estar a la altura de una determinada norma? Esa pequena parte no me termina de convencer de todo, pero de cualquier modo los principios parecen muy coherentes con las situaciones economicas que pudieran llegarse a dar en el mundo real.

    Una vez mas un excelente articulo de alta calidad Srta. Ana. Muchos Saludos!

    Armando di Blasio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sr. Armando!
      El tema del Corporativismo es complejo y por esa razón he querido hacer exposición de esta interesante reflexión de un autor (de su título original: "The Crisis Of Our Civilisation", 1937) que bien podrá servirnos para abrir pensamiento hacia alternativas que nos conduzcan a un modelo económico óptimo.

      La Alemania de Hitler, a diferencia de la Italia Fascista, fue más reservada frente al Corporativismo, como director de su Economía. Llama la atención el concepto político (que sería trasladado a la Economía, naturalmente) del "Führerprinzip", el cual compartía bases teóricas con el Corporativismo.

      ¡Saludos cordiales!

      Ana V.

      Eliminar
  2. Es muy interesante divagar en nuevos modelos economicos, por una parte para saber ubicarnos en las politicas publicas socioeconomicas que nos mueven dia con dia y por otra poder visualizar alternativas que nos apunten a ventajas y desventajas. Si nos fijaramos, tambien en economia hay una base jerarquica, y no por ello corporativista en su maxima expresion. A que me refiero? Bueno a la sencilla razon de que desde el gobierno puedes controlar la demanda y la oferta mas de lo que mucha gente cree y no por ello tampoco nos acercamos a comunismo o socialismo izquierdista. Las universidades publicas son las que ponen la media normal de pago a los profesionistas, al hacer una simple operacion, Cual es? producir muchos abogados y arquitectos, carreras mas humanisticas, que al abarrotar el mercado, el titulo mismo se desvaloriza, las empresas al ver una inmensa oferta baja la contraprestacion fiduciario, y desde donde vino todo esto: del dedillo de la burocracia insensible. La jerarquia, visto desde, por ejemplo, el campesinado, la industria y el comercio se ha invertido en un orden distinto.

    Completamente de acuerdo con su exposicion estimada camarada, autores que nos ayudan a mejorar nuestros entendiientos sobre aquellas alternativas olvidadas.

    Muchos Saludos!

    Armando di Blasio

    ResponderEliminar
  3. Armando di Blasio

    Me pareceria muy interesante abrir un debate sobre lo que esta pasando en la Argentina con el tema de la deuda y la jurisprudencia, muy interesante y mas aun visto desde una etica nacionalsocialista. Hay mucho que comentar sobre las "tiendas cadena" he hecho muchas reflexiones en torno a ese tema, sobretodo el estilo tan estandarizado del modelo de vida norteamericano.

    Armano di Blasio

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!