viernes, 1 de agosto de 2014

ROBERTO FARINACCI (5): "Mussolini debía comprender la necesidad de efectuar una depuración en el Partido. No una depuración sangrienta, pero sí decisiva y que alcanzara también a una docena de jerarcas. Lo que produce náuseas al hablar de estos bajos personajes es el hecho de que no se hayan vendido a alto precio. Lo mismo que Judas con sus famosas treinta monedas de plata."

Ivanoe Bonomi
II
BONOMI Y OTROS DEMÓCRATAS ESPÍAS DEL FASCISMO

29 de junio de 1943. - Hans Von Mackensen me recibió a las nueve de la mañana. Fui introducido por Eugen Dollmann. Le expliqué la razón de mi visita. Esbocé un sombrío bosquejo del futuro de Europa, en el caso de que Alemania permitiera la caída de Mussolini. Y precisé que, a pesar de los honrados esfuerzos de Carlo Scorza, el Partido Nacional Fascista no era, en el fondo, la supersólida estructura que cualquiera observador superficial pudiera pensar, porque Achille Starace (11) le había arruinado con el aluvión de afiliados que aceptó. Mussolini debía comprender la necesidad de efectuar una depuración en el Partido. No una depuración sangrienta, pero sí decisiva y que alcanzara también a una docena de jerarcas, que estaban comprometiendo los esfuerzos de los mejores luchadores. Giuseppe Bottai (12), Dino Grandi, Luigi Federzoni (13) y otros muchos debían ser eliminados del escenario de las actividades políticas: su simpatía por el enemigo era evidente. Guido Buffarini (14) - el hombre que en ocho años había arruinado la soberbia creación de Bocchini - tenía también que ser eliminado. Asimismo era preciso echar a Ambrosio, llamar a Cavallero, situar a Badoglio en un puesto desde el que no pudiera hacer daño, someter a control al Estado Mayor General y despertar a la Casa de Saboya. Los castigos serían impuestos en el último extremo.

Von Mackensen me escuchó en silencio, rígido y hierático, con sus grandes manos crispadas sobre la mesa. Apenas terminé, se levantó y me alargó su mano.

-Gracias, Excelencia - me dijo -. Informaré inmediatamente al Führer y veremos lo que se puede hacer.

No quedé satisfecho. Es muy posible que esta gente jamás llegue a comprender la diferencia entre una información falsa y otra verdadera. Giorgio Masi solía decirme que, en los comienzos de la Revolución Francesa, Luis XVI perdió numerosas oportunidades para imponerse frente a un destino que se le presentaba adverso. Sin embargo, nunca llegó a realizar nada; por el contrario, siempre se acarreó nuevas fuentes de preocupaciones y molestias. Realmente es una verdad la de que Dios ciega a los que quiere perder.

Regresé a mi casa muy disgustado y me encontré en ella una nota de Ugo Cavallero en la que me anunciaba que salía de Roma. Probablemente regresaría hacia mediados de julio. Para esta fecha, si nada había sucedido, yo volvería al ataque, junto a él, cerca de Mussolini y de los alemanes.

Cesare Mori me habló de los jefes de un movimiento antifascista interior y exterior, que estaban proyectando dar a Italia la oportunidad de derrocar el régimen Fascista. Al parecer había mucho que hablar sobre el bueno de Ivanoe Bonomi (15). Cuando le recuerdo, me hace reír. Este viejo sátiro, que se acostaba con sus criadas, había prestado servicios durante varios años a Arturo Bocchini, con la recompensa de una remuneración que venía a aumentar sus ingresos. De esta manera le hizo confidencias sobre los planes del abogado del antifascismo y de los truculentos grupos del Foro romano. ¿Cómo pudo llegar a ser este gusano el pretendido representante de los puros mártires del antifascismo? También esto tiene gracia. Un día reuniré en un libro los interesantes documentos que sobre estos asuntos poseo. Numerosos italianos, de acreditada ingenuidad, quedarán maravillados al conocer los grandes servicios prestados por tan ilustre caballero, quien, a pesar de su romántica posición de exilado en el extranjero, entregó al Fascismo sus enemigos, en beneficio de su propio bolsillo. Espero que muy pocos dejarán de sorprenderse por las actividades del extravagante Guido Miglioli, que desertó de la O.V.R.A. a la Gestapo, y del grupo del vociferante Pietro Nenni (16) - un ex Fascista de Bolonia - y de Emilio Lussu y del hablador Alberto Cianca, todos ellos pagados por la Policía italiana por espiar a sus camaradas. Esto me hace recordar el caso de Carlo Roselli.

Lo que produce náuseas al hablar de estos bajos personajes es el hecho de que no se hayan vendido a alto precio. Lo mismo que Judas con sus famosas treinta monedas de plata. Lo más interesante es que, unos pocos años antes, al resistirme a creer semejantes infamias, Bocchini me presentó un puñado de recibos firmados por unos cuantos jefes del antifascismo. Entre otros, había el de uno que denunció el vuelo de un piloto antifascista que se disponía a arrojar octavillas de propaganda sobre la capital, lo cual - si la memoria no me es infiel - pudo llevar finalmente a cabo. El piloto fue derribado por uno de nuestros aviones de caza, y el denunciante fue recompensado con... cien libras.


Diario de Roberto Farinacci.


(11) Antiguo Secretario General del Partido, que, en los últimos años del Fascismo, perdió toda su antigua influencia. Fue fusilado con el grupo de jerarcas que acompañaba a Mussolini cuando éste fue detenido en las proximidades de Milán.

(12) Bottai era Ministro de Educación Nacional. Participó con Grandi en la presentación de la moción que determinó la caída de Mussolini.

(13) Presidente de la Academia de Italia. Votó contra Mussolini el día 24 de julio de 1943.

(14) Ministro del Interior con Mussolini.

(15) Ivanoe Bonomi fue Ministro con el “antiguo régimen”. Al advenimiento del Fascismo se retiró de la política, pero el régimen no le persiguió, aunque sí le prohibió la publicación de algunas obras. Después de Badoglio, fue Ministro del Gobierno de Víctor Manuel. 

(16) Fue primeramente Fascista. Después rompió sus relaciones con el régimen y permaneció más de 20 años en el exilio. Ha sido viceprimer Ministro en uno de los últimos Gobiernos italianos y Ministro de Asuntos Exteriores. En la actualidad acaudilla el ala izquierda del Socialismo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!