viernes, 1 de agosto de 2014

ROBERTO FARINACCI (6): "El 'Mussolinismo' - a menudo sinceramente despreciado por el mismo Jefe, que veía en esa tendencia un elemento de debilidad del Fascismo - nos había llevado a la siguiente situación: quienquiera que fuese fiel a la Idea, a Italia, a la voluntad de triunfar, debía agruparse sin reservas de ninguna clase, en el momento de más peligro. ¿Es posible que nadie se dé cuenta de que el peor enemigo del Fascismo está en algunos Fascistas?"

Achille Starace

EL “MUSSOLINISMO”

01 de julio de 1943.- He visto a Carlo Scorza. Le pedí que estrechara la vigilancia en torno a Mussolini. El “Mussolinismo” - a menudo sinceramente despreciado por el mismo Jefe, que veía en esa tendencia un elemento de debilidad del Fascismo - nos había llevado a la siguiente situación: quienquiera que fuese fiel a la Idea, a Italia, a la voluntad de triunfar, debía agruparse junto al “Piloto”, sin reservas de ninguna clase, en el momento de más peligro. Esta afirmación tiene mucho valor en mí, ya que nunca regatee mis críticas y, frecuentemente, me atraje la indignación de los llamados “ortodoxos”, que no son otra cosa sino oportunistas o conformistas, por- lo que yo puedo colegir. ¿Dónde están esos traidores de la cuna del Fascismo? ¿Dónde se han escondido actualmente? ¿A qué carta están jugando? ¿Es posible que nadie se dé cuenta de que el peor enemigo del Fascismo está en algunos Fascistas? Por supuesto, Scorza sirve para darme ánimos, ya que hace lo imposible.

Aquella misma noche me llamaron de Cremona. Entre otras cosas me contaron que Remo Curtani, en un mitin de la Federación, había hablado de la independencia del Fascismo de Cremona, refiriéndose a Farinacci. No lo creí. En muchas ocasiones he tenido mis disputas con Curtani, que siempre me ha hablado del Fascismo de Cremona como si fuera el auténtico Fascismo. De cualquier modo, siempre he pensado que Curtani es un excelente ciudadano, un recto y honrado jerarca, un buen Fascista, en fin, desde todos los puntos de vista. También sé que no le falta valor.

Pero ¡qué hastiado estoy de este chismorreo, de este sucio sentimiento de celos que me rodea! Llevamos así veinte años. Intenté superar esta situación con sinceridad y lealtad, previniéndome siempre contra el triunfo de las calumnias. Nunca permití que uno acusara a otro si el acusado no estaba presente o no se encontraba en situación de defenderse por desconocer la acusación y a sus acusadores. Siempre di garantías al acusado para que pudiera sobreponerse a los cargos que se le imputaban, y llegué a fomentar el pánico y el confusionismo cuando las acusaciones eran infundadas. Pero mentiría si me atreviese a afirmar que había obtenido resultados definitivos con semejantes procedimientos. Esto hace recordar la leyenda de mis “guardias de Corps”, que nunca llegué a tener, ni siquiera cuando fui Secretario del Partido. Pero la seriedad con que siempre escuché a los visitantes y puse atención a sus informaciones o a sus escritos y, sobre todo, la tenacidad con que siempre perseguí las acciones viles que se me denunciaban - esto es, hasta llegar al final, que con frecuencia era el despacho del Duce -, ha creado en muchas personas el comprensible deseo de acudir a mí para contarme casos, bien personales, bien públicos. Esta fue, y es hoy todavía, la única fuente de mi información. Siempre que tales informaciones tuvieran interés para la Patria, el Partido o el bienestar público.


01 de julio de 1943.- Ugo Cavallero, que anticipó su fecha de regreso, ha comido hoy en mi casa. Me ha dicho que estaba yo en lo cierto y que el desembarco del enemigo en Sicilia o en Cerdeña es inminente. Creo que el momento decisivo del Fascismo está muy próximo, lo cual ha de ser piedra de toque del Fascismo de Achille Starace. Esto no quiere decir que si el Fascismo sale de la prueba con los huesos rotos, nosotros no podamos otra vez volver a restaurar el sano Fascismo de 1921.


Diario de Roberto Farinacci.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!