jueves, 11 de septiembre de 2014

ALFRED ROSENBERG 6 (color): "Progresivamente los enemigos del Nacional-Socialismo se han ido juntando para hacer un bloque contra él, logrando de esta manera hacer estallar una nueva ofensiva en el mundo entero contra Alemania. Ser un gran Pueblo, tal es la religión que impone nuestra época."



SOBRE LOS ADVERSARIOS POLÍTICOS

El filósofo del Partido Nacional-Socialista y del Pueblo alemán, Alfred Rosenberg, pronunció en Heiligenstadt una alocución.

El discurso de Rosenberg ha sido una más en la serie de manifestaciones oratorias de los Jefes Nacional-Socialistas, que llevan actualmente a fondo una campaña contra los enemigos del Estado. Pero fue sobre todo a los antiguos dirigentes del Partido del Centro a los que ha calificado de Jefes del ‘Catolicismo Político’ contra quien se dirigió, colocándolos en el mismo rango que a los Bolcheviques, al declarar que tenía que combatirles con la misma energía que a los Marxistas, enemigos mortales de la Alemania Hitleriana.

“Después de la victoria de 1933, el Nacional-Socialismo, habiendo aplastado al Bolchevismo, debió adoptar medidas contra los judíos, medidas absolutamente indispensables, que demostraban la gran magnanimidad hacia todos los demás enemigos. Pero esta generosidad ha sido mal pagada. Progresivamente los enemigos del Nacional-Socialismo se han ido juntando para hacer un bloque contra él, logrando de esta manera hacer estallar una nueva ofensiva en el mundo entero contra Alemania. Los judíos, en el extranjero, reanudaron el boicot contra los productos alemanes. Los ex dirigentes del Centro Católico y el Bolchevismo Internacional, se les unieron.

El Nacional-Socialismo descansa sobre tres principios fundamentales:

Primero: El honor nacional es la ley suprema de todas sus acciones.

Segundo: Defiende la libertad de conciencia de todos los alemanes.

Tercero: Se compromete a asegurar la pureza alemana.

La República de Weimar violó gravemente estos principios. Los judíos y los curas católicos unieron sus esfuerzos para evitar el levantamiento militar del Reich.”

En apoyo de estas afirmaciones, Rosenberg citó determinados propósitos Bolchevistas tenidos por los ex jefes del Partido del Centro, como Monseñor Kass y los jesuítas Strattman y Muckermann. Hizo, además, alusión, a los procesos sobre divisas que se han visto contra numerosos prelados católicos, y denunció la obra sistemáticamente hostil al Estado del Catolicismo Político.

“Los motivos invocados por los religiosos para justificar estos actos, atestiguan su verdadero espíritu nihilista respecto al Estado. Es la demostración de que los ex dirigentes del Centro, unidos a los Bolcheviques y judíos, libran contra Alemania un ataque concéntrico. Y combatir a la Alemania Hitleriana es luchar contra el país que salvó la civilización europea del caos Bolchevique. Es luchar por el triunfo de la III Internacional. En estas condiciones, el Nacional-Socialismo tiene derecho a dudar de sus enemigos y a tachar de un trazo el pasado en que fue tan generoso.

Demando en interés de la verdad histórica la institución de un tribunal encargado de investigar sobre la colaboración entre el Centro y el Marxismo en el año 1918 y sobre la actividad de los Jefes del Centro Católico en la época del separatismo renano. Exijo penas severas para los del Centro Católico, para que purguen los crímenes cometidos contra Alemania durante cincuenta años.”

Finalmente hizo un cálido elogio de la ley de esterilización, y concluyó diciendo:

“Ser un gran Pueblo, tal es la religión que impone nuestra época.” 


AgenciaHavas”, Berlín, 20 de agosto de 1935.







1 comentario:

  1. Estimada Srta. Ana,

    Ya esta listo el proximo articulo economico del Nacionalsocialismo.

    Flavio Ramirez

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!