martes, 23 de septiembre de 2014

CONGRESO EN NUREMBERG (5): "Columnas marcando el paso y precedidas de música, se dirigen a la sala del Congreso situada en un inmenso terreno próximo a Nuremberg. Un batallón de mujeres pertenecientes al servicio de trabajo, con blusa de tela gris, desfilan cantando."


AFLUENCIA DE LAS FORMACIONES HITLERIANAS

Durante toda esta noche, incluso durante la madrugada, llegaron a esta ciudad trenes especiales que han traído de toda Alemania formaciones Nacional-Socialistas que deben participar en las revistas y desfiles.

A algunos kilómetros de Nuremberg, en medio de un bosque, se ha construido una estación especial que permitirá a cientos de miles de hombres desembarcar sin molestias.

Tan pronto como han descendido del tren, los hombres formados en columna, y con su correspondiente mochila, se dirigen a su vivac en la proximidad de los campos donde tendrán lugar los desfiles. Las Secciones Especiales y de Asalto, el Servicio del Trabajo, las Juventudes Hitlerianas, funcionarios del Partido de todos grados y condiciones civiles, permanecerán una semana bajo las tiendas, comiendo en las cocinas ambulantes.

La ciudad ha sido reservada a los huéspedes de calidad, miembros del Gobierno y altos dignatarios del Partido. El Führer ha invitado además, a 1500 huéspedes de honor para asistir a todas las ceremonias. Se ven muchos uniformes extranjeros. Los delegados de las organizaciones de Partidos extranjeros, simpatizantes con el Nacional-Socialismo alemán, dan al Congreso de 1935 una nota internacional más fuerte que los años anteriores. En los pasillos del ‘Gran Hotel’, reservado a los huéspedes de honor, se cruzan los Ministros del Reich con numerosas personalidades no oficiales, entre las cuales el señor Luis Bertrand, de la Academia Francesa, y la figura popular del campeón de boxeo Max Schmeling, que hace el saludo Nacional-Socialista.

Los Embajadores y Ministros extranjeros se alojan en un vagón desviado en una vía muerta.

Columnas marcando el paso y precedidas de música, se dirigen a la sala del Congreso situada en un inmenso terreno próximo a Nuremberg. Un batallón de mujeres pertenecientes al servicio de trabajo, con blusa de tela gris, desfilan cantando.


AgenciaHavas”; Nuremberg, 11 de septiembre de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!