viernes, 26 de septiembre de 2014

EL EJÉRCITO ALEMÁN (3): "En presencia de centenares de miles de espectadores, 16 mil soldados evolucionaron esta mañana con gran perfección en el campo de aterrizaje del zeppelin. La multitud reunida se halla de corazón con el nuevo Ejército, como ha dicho el Führer, es un instrumento de paz."



DESFILES DE TROPAS Y EJERCICIOS MILITARES

Hoy, último día del Congreso de la Libertad, el nuevo Ejército alemán celebrará su triunfo. Los Generales del Ejército ofrecieron esta mañana a las masas una manifestación militar. Como declaró ayer el Führer, sólo se quiso demostrar el valor intrínseco del nuevo Ejército, garantía de la libertad alemana.

En presencia de centenares de miles de espectadores, 16 mil soldados evolucionaron esta mañana con gran perfección en el campo de aterrizaje del zeppelin.

Esta tarde se reproducirá la presentación de las tropas, ya que todos los NS reunidos en Nuremberg quieren asistir al espectáculo único.

Cincuenta mil jóvenes del Servicio del Trabajo, un número igual de Juventudes Hitlerianas, que serán mañana soldados; 100 mil hombres de las Secciones de Asalto y Protección y 180 mil Jefes políticos admirarán con conocimiento técnico las evoluciones precisas de los que llevan armas por la nación.

La multitud reunida se halla de corazón con el nuevo Ejército, como ha dicho el Führer, es un instrumento de paz.

Por la mañana se ha empezado con la presentación de los cuerpos motorizados. Aparecen potentes coches y 64 motocicletas, que evolucionan por grupos con la precisión de la infantería en los desfiles. Pequeños coches rápidos suben a través de pesados automóviles, parándose en seco ante los obstáculos. Los hombres que llevan los coches y las motocicletas van maravillosamente equipados y entrenados. El hombre y su máquina se convierten en una sola pieza, cuyo dominio es igual al de antaño: el caballero de su montura.

Vienen en seguida los nuevos tanques y carros de combate. Tres hombres componen el equipo, con ametralladoras montadas sobre torrecillas. Los carros de combate, a la orden de pararse, se detienen, alineándose impecablemente en el campo. Ejecutan en seguida un simulacro de ataque contra cañones antitanques e infantería motorizada. En algunos instantes los tanques atraviesan la línea de defensa.

Mientras se produce una ráfaga, la artillería de defensa contra aviones procede a montar una batería y una compañía de “pioneros” lleva una población como blanco, entre los aplausos del público. Se monta la ciudad en el centro del terreno en cinco minutos y aparecen unas casas de cartón pintadas de blanco, con dos grandes fábricas de chimeneas rojas.

Aparecen en el horizonte tres escuadrillas de aviones, la nueva arma obra del General Goering, como subraya el megáfono. Los artilleros de las baterías de 88 y 37 milímetros se hallan tendidos en tierra como cadáveres. Al grito de alerta, todo el mundo se halla en su sitio. Se reconoce al enemigo. Los cañones de 88 milímetros tiran con ritmo rápido. El enemigo aéreo contornea el objetivo. El ataque parece aplazado, pero de nuevo la voz de alerta se oye y se ejecuta nuevamente la escena. Las pequeñas ametralladoras de 37 milímetros entran en acción. De golpe, unas bombas destruyen la población de cartón, que se halla envuelta en llamas. Las chimeneas han sido destrozadas. La multitud aplaude llena de entusiasmo.


AgenciaHavas”; Nuremberg, 16 de septiembre de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!