jueves, 11 de septiembre de 2014

JOSEPH GOEBBELS 55 (color): "Si el espíritu de una verdadera Democracia reside en la conducta de los pueblos y en el arte de enseñarles el camino del trabajo y de la paz, nos parece que esta verdadera Democracia ha sido realizada en Alemania. Que un destino favorable sea propicio para que la bendición del trabajo se extienda entre todos los pueblos de la Tierra."



LA NUEVA ALEMANIA

El Congreso Internacional de Derecho Penal y Penitenciario ha celebrado una reunión esta mañana, de la que puede decirse que representa el punto culminante de todas las sesiones celebradas hasta ahora. En ésta, el Doctor Josef Goebbels, Ministro de Propaganda del Reich, ha pronunciado un discurso, en el que ha puesto de manifiesto ante los representantes de las cincuenta naciones que asisten al citado Congreso, la manera cómo se ha efectuado la Revolución Nacional-Socialista, que ha transformado a la nación alemana. Este tema ha sido examinado desde cuatro puntos de vista: político, social, intelectual y cultural. El Doctor Goebbels, entre otras cosas, ha dicho: 

“El rasgo más característico del resurgimiento alemán consiste en que éste ha sido exclusivamente obra de la juventud alemana, ruda y heroica.

Ignorando todo sentimentalismo y apoyada en su exacto sentido de la realidad, la juventud ha reconocido no solamente en tiempo oportuno lo que era necesario, sino que ha sabido ejecutarlo. Esta actitud de la juventud alemana ha dado un sentimiento de estabilidad y energía al trabajo efectuado; trabajo constructor que nadie había creído posible.

Nadie que tenga juicio claro puede esperar que todos los problemas que ha hecho surgir esta obra gigantesca de reconstrucción puedan encontrar su solución en dos años y medio; pero el Nacional-Socialismo puede mostrarse satisfecho, al menos por haber osado abordar estos problemas. Esto representa las fuerzas inmanentes de nuestro espíritu, que han hecho posibles los verdaderos milagros, que se han registrado en el curso de dos años. Uno de éstos consiste en haber colocado a cinco millones de obreros parados, de los siete millones existentes en Alemania cuando el Nacional-Socialismo subió al Poder.

A pesar de la importancia de todos los problemas, tres cuestiones nos han llamado particularmente la atención. El primero ha sido el problema de la unidad interior, otro el de la supresión del paro forzoso y, por último, el problema de la reconstitución de nuestra soberanía nacional. Estos tres problemas están hoy día en vías de solución.

Ningún individuo, sea cual fuese su posición, puede tener el derecho de usar su libertad a expensas de la libertad nacional. Únicamente ésta última puede, en efecto, debidamente asegurada y garantizada, asegurar la libertad personal.

Desde el punto de vista moral, así como desde el punto de vista artístico, el Gobierno alemán ha cuidado de satisfacer las necesidades de los ciudadanos del Reich, adoptando importantes medidas en favor de la cultura, entre las que figuran en primer plano la fundación de la Cámara de Cultura del Reich, la construcción de la Casa del Arte Alemán, etcétera.

Es tragicómica la condición de los tradicionales Partidos Democráticos, que no dejaban de hacer llamamientos al Pueblo, sin que estos llamamientos encontrasen ningún eco en el corazón popular. Estos Partidos preferían hacer falso camino en sus relaciones con las masas antes de optar por un justo camino, aunque no contaran con las mismas.

Nosotros hemos tenido el valor de decir al Pueblo la verdad, aunque ésta haya sido durísima. Y hemos tenido a la vez la satisfacción de ver que el Pueblo nos comprende. Si el espíritu de una verdadera Democracia reside en la conducta de los pueblos y en el arte de enseñarles el camino del trabajo y de la paz, nos parece que esta verdadera Democracia ha sido realizada en Alemania. Contra todos los Partidos que han ejecutado una caricatura de la forma de esta verdadera Democracia moderna, nosotros hemos llevado a cabo la actual forma de Estado.

La reconstrucción alemana está íntimamente ligada al Pueblo poderoso y autoritario. Dicha reconstrucción se interesa por todos los problemas actuales y no se deja influir por los deseos inconstantes de las masas.

Que un destino favorable sea propicio para que la bendición del trabajo se extienda entre todos los pueblos de la Tierra. Que la gracia de las resoluciones enérgicas inspire a los hombres de Estado, a fin de que después de los disturbios repetidos y actuales y de una miseria sin fin, Europa vea una estrella que liquide todas las nubes del que su cielo está cubierto.” 


Agencia DNB”; Berlín, 23 de agosto de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!