lunes, 22 de septiembre de 2014

WILLY LIEBEL 1 (color): "Doy las gracias al Canciller Hitler por haber logrado la libertad de Alemania, mediante el establecimiento del servicio militar obligatorio. En testimonio de este agradecimiento, le entrego una copia de la célebre espada de Carlomagno y unos emblemas del Imperio Alemán."


EL FÜHRER EN EL AYUNTAMIENTO

El burgomaestre de Nuremberg, Willy Liebel, ha recibido en el Ayuntamiento al Canciller Hitler que ha llegado en avión, en compañía del señor Rudolf Hess. Dichas personalidades han sido saludadas por una imponente multitud, mientras que las campanas al aire anunciaban la apertura del Congreso. Numerosas melodías populares recorrían las calles y una compañía de la Reichswehr rendía honores a los visitantes.

“Doy las gracias al Canciller Hitler por haber logrado la libertad de Alemania, mediante el establecimiento del servicio militar obligatorio. En testimonio de este agradecimiento, le entrego una copia de la célebre espada de Carlomagno y unos emblemas del Imperio Alemán. Nuremberg guardaba desde tiempo estos regalos”.

El Señor Adolf Hitler al contestar al discurso pronunciado por el burgomaestre, ha subrayado la importancia del Ejército en Alemania, expresando a la vez su satisfacción por el hecho de que la ‘Wehrmacht’, símbolo de la fuerza y de la libertad de Alemania, haya podido inaugurar las nuevas instalaciones creadas para el Congreso. Por esto, el Canciller Hitler ha aceptado gustoso los presentes del burgomaestre Liebel.


AgenciaHavas”; Nuremberg, 10 de septiembre de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!