lunes, 6 de octubre de 2014

ADOLF HITLER 76 (color): "El Nacional-Socialismo es capaz de resistir porque no es sólo un régimen político, sino una ideología con bases filosóficas e ideales eternos. ¡Lo que den este invierno es para la Comunidad Nacional eterna!"



LA CAMPAÑA DE ASISTENCIA SOCIAL

En la Ópera Kroll se abrió solemnemente la tercera campaña de Asistencia social para el Socorro de Invierno. El discurso del Canciller Adolf Hitler fue una pura polémica contra la lucha de clases. Dirigió duras censuras a ciertos elementos capitalistas que tienen interés en ver resurgir la lucha de clases, recordándoles que debían hacer sacrificios para mantener el estado de cosas actual.

“La lucha de clases no logrará ninguna solución definitiva, y exige, además, sacrificios enormes que puestos al servicio de la causa común, dan mucho mejor resultado. El resultado de la lucha de clases es siempre una disminución de la producción y una pérdida para el Pueblo.

La lucha de clases hizo perder a Alemania un mercado que no se recuperará jamás. Las diferencias entre patronos y obreros no deben solucionarse entre ellos, sino por la autoridad que no dependa ni de unos ni de otros.

El Estado Nacional-Socialista ha logrado la síntesis del Pueblo alemán, y la lucha de clases ha sido suprimida en Alemania por la fuerza Nacional-Socialista, que sabrá impedir el resurgimiento de las miserias pasadas, venga de donde venga.

Nosotros somos capaces de resolver el problema de la economía alemana, asegurándole relaciones con el exterior. La división de la nación por las internacionales de la lucha de clases es tan peligrosa como la oposición de grupos étnicos, dinastía y confesiones. Todas las instituciones pasadas no pueden resistir el peligro de la lucha de clases. Las iglesias lo mismo que las otras instituciones.

El Nacional-Socialismo es capaz de resistir porque no es sólo un régimen político, sino una ideología con bases filosóficas e ideales eternos.

Emprendimos la más grande campaña que registra la Historia del Mundo, al conquistar a nuestro Pueblo alemán. Tener colonias y materias primas está muy bien. Pero está mucho mejor tener la seguridad del aprecio del Pueblo. Si el Comunista tiene hambre le damos de comer.

Hago un llamamiento a todos: pobres, ricos y particularmente miembros del Partido Nacional-Socialista:

¡Lo que den este invierno no es para el Gobierno, sino para el Pueblo alemán, para la Comunidad Nacional eterna!” 


Agencia "Havas"; Berlín, 09 de octubre de 1935.







3 comentarios:

  1. Para todos Hitler es el incomprendido. Aquel ser tan grandioso que por su misma grandeza eclipse a las mente debiles. Me encanta escuchar cada palabra dicha por Hitler, especialmente la recopilada en sus conversaciones. Siempre hablaba del suelo, y este constante hablar sobre dicho tema deberia de provocar curiosidad. Que estaria pensando? Ahora tras muchas lecturas, debera reconocerse, sin titubear, que Hitler Jamas pudo completar la otra mitad de su programa. Las tensiones politicas iban en escala ascendente. Lo digo porque lo he leido. La historia del pensamiento economico y su transcurso es Fascinante!!! Lo mas maravilloso es las incognitas que te deja. Puedo decir que el gobierno de Hitler (muchos economistas quisieron identificarlo erroneamente con la policracia) definitivamente rompen cualquier regla de mercado. Era una economia distinta. Por ahora es todo lo que puedo decir sobre el particular, pero definitivamente algo habia en esencia de dicha economia que aun me es ininteligible. Debo decir que la refutaciones hechas por Mises son, en efecto, muy pobres....

    Flavio Ramirez

    ResponderEliminar
  2. Fijense que el libro Doctrina Nacional del Trabajo de Daniel Marcos, aborda el tema del suelo dentro del Nacionalsocialismo, aunque nunca percibe siquiera un poco el gran problema con la tierra, solo lo intuye, he aqui el extracto: "Otra cuestión social especialmente importante es la que se relaciona con larevolución agraria que propone el nacionalsocialismo. Durante siglos hemos sidotestigos de la especulación descontrolada de la que fue objeto el derecho alsuelo y a la tierra. Mientras por un lado han surgido enormes latifundios (a vecesdisfrazados con transparentes recursos legales;- a veces, incluso, comopropiedad de empresas internacionales), por el otro lado han ido quedandominifundios de ineficiente productividad. Incluso es posible detectar situacionesen las que el Pueblo, en su enorme mayoría, no tiene ningún acceso razonablea la propiedad de la tierra.El nacionalsocialismo siempre ha tenido presente la antigua leyenda griega delgigante Anteo quien, cada vez que era derribado, ganaba nuevas fuerzas de laMadre Tierra. Aún en la moderna y tecnificada sociedad actual el Hombre sigueunido, para bien o para mal, con la tierra que lo sostiene. Es que la importanciadel suelo no se mide exclusivamente por la cantidad de proteínas producidas opor el valor de las materias primas que sea posible obtener. El suelo, con sus características peculiares tales como el paisaje, el clima, la belleza natural y suesencial equilibrio inmanente etc. etc., tiene para el Hombre una importancia queva mucho más allá de lo meramente material y económico.Los sistemas liberalmarxistas han despoblado sistemáticamente el suelo de lasNaciones permitiendo que los grandes centros industriales succionasen a laenorme mayoría de la población campesina. Ahora, hipócritamente y olvidandode un modo total la Revolución Agraria nacionalsocialista, se rasgan lasvestiduras imponiendo el "tema ecológico" como una moda más entre tantasotras de nuestro tiempo. Este "ecologismo" - dejando ahora de lado el hechoque es esgrimido frecuentemente por ciertos sectores marxistas como una formade criticar con buen asidero al capitalismo - tiene una particularidad insalvable:llega tan tarde que ya no se puede creer en su buena fe más allá de ciertosbucolismos líricos. Además, no sólo llega a destiempo sino que pretendemodificar los efectos sin modificar las causas reales que nos Nevaron a lapolución actual del planeta. El "ecologismo", por poco que se lo estudie, si bien señala hechos catastróficos reales, sólo tiene paliativos para ofrecer porque lefalta el respaldo de un auténtico enfoque revolucionario que cambie el criterioque el Hombre actual tiene frente a la Naturaleza. No se puede predicar respetopor la ecología y, simultáneamente, despreciar las leyes naturales de la genéticay las leyes biopolíticas que rigen la convivencia humana. En esto, sólo elnacionalsocialismo ha sido totalmente coherente. Si vamos a respetar a laNaturaleza, lo primero- que debemos hacer es comenzar respetando la forma yel modo en que ésta se manifiesta en el Hombre mismo. De nada sirve llorarlíricas lágrimas de cocodrilo por la extinción de la ballena azul, los pingüinos o eloso hormiguero, si no comenzamos por preocuparnos del destino de las razas humanas. El "ecologismo", que no empieza por el Hombre, no es nada más que sensiblería. El "ecologismo", que se ocupa del Hombre sólo en la medida en que su salud resulta afectada por los efectos colaterales de una industrializacióndescontrolada, es simple miopía tecnoburocrática.

    ResponderEliminar
  3. El nacionalsocialismo comienza por enfocar al Hombre correctamente,colocándolo dentro del contexto de la Naturaleza y las leyes naturales. Por eso,en su Revolución Agraria, busca fundamentalmente arraigar todo Hombre a suSuelo. En su momento, esto fue logrado mediante toda una serie de medidaslegislativas referidas a la propiedad agraria y - fundamentalmente - mediante laimplantación de un nuevo criterio para valorar al Hombre de campo y a sutrabajo. La legislación agraria nacionalsocialista tiende a darle al productoragrícola ganadero la seguridad que necesita, tanto en lo referido a la propiedadcomo en cuanto a su producción ya que esta última, como todo el mundo sabe,depende de toda una serie de factores que resultan imprevisibles en muchosaspectos. Más allá de esto, mediante un adecuado dimensionamiento urbano delos barrios obreros, también a los trabajadores industriales se les abre laposibilidad de poseer, no sólo una vivienda digna sino también los espacios verdes y las parcelas para el cultivo familiar. Quien haya visto - aunque más nosea en fotografía - uno solo de los numerosos barrios obreros construidos por elnacionalsocialismo, notará inmediatamente la enorme diferencia que hay entreéstos y las jaulas para seres humanos que se construyen hoy día a uno y otrolado de la cortina de hierro.Para finalizar, es preciso advertir que existen innumerabes campos - aparte delos señalados aquí - en donde es posible aplicar coherentemente la Cosmovisión nacionalsocialista.

    Por ello, como en el marco de este estudio resulta imposible agotar el tema, las cuestiones que se han tocado deben en-tenderse solamente como una serie de ejemplos, tomada de un contexto mucho más amplio y profundo. (Ojo, dice debera abordarse en un contexto mucho mas amplio y profundo, aqui deja hueco para una mayor investigacion vital sobre el tema del suelo)

    Flavio Ramirez

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!