miércoles, 29 de octubre de 2014

EL ESTADO NUEVO (6): "Desde hacía bastante tiempo, la doctrina italiana había aceptado, de manera casi unánime, la Teoría Alemana del Derecho y del Estado, fundada por Karl Friedrich Gerber a mediados del siglo XIX, continuada por Otto von Gierke y llevada a su apogeo por Paul Laband y Georg Jellinek."



LA DOCTRINA FASCISTA DEL DERECHO Y DEL ESTADO (NO ADQUIRIDA POR EL NS)

Desde hacía bastante tiempo, la doctrina italiana había aceptado, de manera casi unánime, la Teoría Alemana del Derecho y del Estado, fundada por Karl Friedrich Gerber a mediados del siglo XIX, continuada por Otto von Gierke y llevada a su apogeo por Paul Laband y Georg Jellinek. Dicha teoría comprendía, de una parte, el principio del Positivismo jurídico, es decir, el Derecho creado por la voluntad del Estado y reducido, en esta forma, a Derecho Positivo, y de otra, la idea de, que el Estado constituye una persona jurídica y que dicha persona es titular de la soberanía y actúa por medio de órganos, entre los cuales las funciones del Estado se reparten, sobre la base del principio de la Separación de funciones.

La doctrina Fascista se ha acomodado a tales ideas fundamentales teóricas, ajustando a las mismas su régimen autoritario. El poder personal del Duce ha obtenido, por consiguiente, la siguiente construcción teórica:

1º.- El Estado sigue siendo considerado como elemento constitutivo esencial de la organización política, y como persona jurídica titular de la soberanía, que ejerce un poder de mando sobre los individuos y practica el Derecho por la potencia de su voluntad.

2º.- El Duce, como "Capo di governo" es uno de los órganos del Estado, en sentido de órgano jurídico.

3º.- El Duce concentra en sus manos los poderes legislativo y ejecutivo. Posee el poder legislativo, aunque se haya conservado la separación de funciones, en virtud de delegación del poder legislativo, otorgada por el Parlamento. En cuanto al poder ejecutivo del cual es titular el Rey, el Duce realiza de hecho su ejercicio personalmente, por razón de su refrendo ministerial. De esta forma, subsiste la separación de poderes: el Parlamento sigue siendo, en Derecho, el titular del poder legislativo y, el Rey, el jefe del ejecutivo. Pero, en realidad, mediante la delegación que se le ha hecho del poder legislativo, el Duce ha substituido al Parlamento y, merced al refrendo ministerial, ha substituido al Rey. De esta forma el sistema autoritario del Fascismo, que comprende, sin duda, el poder personal del Duce, se ha establecido en la teoría del Estado persona a base de la separación de funciones.

Por otra parte, se ha conservado el Positivismo jurídico. Se ha seguido considerando que el Derecho había sido creado, en la ley positiva, por el Estado, que el Derecho era expresión de su voluntad, y que venía contenido totalmente en dicho Estado, no existiendo Derecho anterior ni exterior al mismo. El Positivismo jurídico concuerda en realidad, muy bien, con el poder personal y autoritario del Duce. Dicho poder significa que la ley, que contiene todo el Derecho, es la expresión de la voluntad del Duce. Pero como el Duce es órgano del Estado, su voluntad se convierte en la del Estado. Por tanto, la ley, que desde el primer instante es expresión de la voluntad del Duce, conviértase en expresión de la voluntad del Estado. De esta manera, por razón del Derecho y de la ley, el punto de vista del Fascismo se une al del Positivismo jurídico por mediación de la personalidad jurídica del Estado.



Roger Bonnard; del libro “El Derecho y el Estado en la Doctrina Nacional-Socialista.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!