miércoles, 29 de octubre de 2014

EL ESTADO NUEVO (7): "La Doctrina Nacional-Socialista ha creado, en esta forma, una Teoría del Derecho y del Estado absolutamente original, totalmente distinta de las teorías anteriores y que singularmente se distingue de manera clara de las antiguas tesis alemanas, así como de la francesa."


ORIGEN DE LA DOCTRINA NACIONAL-SOCIALISTA

La Doctrina Nacional-Socialista no ha considerado posible allanarse a aquellos acomodamientos, que habrían permitido conservar la Teoría del Derecho y del Estado entonces admitida en Alemania, y adaptarla al régimen nuevo. Los doctrinales del Nacional-Socialismo no se han avenido a la separación entre realidad y teoría. Les habrán movido a efectuar dicha renovación completa de la teoría del Derecho y del Estado, intenciones de realismo doctrinal, es decir, el deseo de exponer sólo realidades y evitar las ficciones. 

Además, se efectuó dicha profunda transformación merced a la influencia de la "Weltanschauung" Nacional-Socialista. Se debe a la acción de esta concepción general de la vida, que la Revolución Nacional-Socialista haya podido obtener con éxito la renovación de las instituciones, no solamente en su forma, sino también en su espíritu, y, además, consecuentemente, imponer a la investigación una orientación completamente nueva. 

La Doctrina Nacional-Socialista ha creado, en esta forma, una Teoría del Derecho y del Estado absolutamente original, totalmente distinta de las teorías anteriores y que singularmente se distingue de manera clara de las antiguas tesis alemanas, así como de la francesa. 

Llama la atención que se haya realizado una transformación tan profunda, tan completa y tan brusca en la dogmática alemana del Derecho y del Estado, cuando se recuerda el prestigio considerable de que gozaba en Alemania la precedente. Sin embargo, se comprende dicha transformación si se considera que es debida a un cambio radical de método en la Ciencia del Derecho. Ha pesado el que la mayoría de juristas Nacional-Socialistas hayan admitido rápidamente el principio de la relatividad de los conceptos y de las construcciones jurídicas. 

Los mismos han afirmado que ya no precisaba considerar los principios y construcciones, hasta entonces aceptados en la ciencia alemana, como de valor universal y absoluto, representando el último estado de perfección de los conceptos, y las definitivas adquisiciones de la ciencia. Por el contrario, han considerado que el valor de dichos principios sólo era relativo, pues debían su formación a ciertos hechos y a determinadas circunstancias, hallándose subordinados a ellos y, por consiguiente, al cambiar las condiciones, debían aquéllos ser descartados o modificados.

De todas maneras sigue siendo sorprendente que los juristas alemanes hayan cambiado tan bruscamente de método y hayan tan rápida y radicalmente, y casi sin titubeos, abandonado los razonamientos de valor absoluto sobre los principios jurídicos, empapándose del sentimiento de la relatividad en la dogmática del Derecho. Bajo este aspecto, puede suponerse que la mentalidad jurídica alemana ha debido ser influenciada por las ideas de determinados juristas franceses, así como por el espíritu crítico de los mismos, singularmente por la obra de Maurice Hauriou y, sobre todo por la de Léon Duguit, o quizá por la de François Gény. Como esta tendencia de los juristas franceses a la libre crítica de los principios, no se hallaba casi en los juristas alemanes anteriormente al Nacional-Socialismo, si existe en los juristas alemanes actuales, compréndase que es debido, al menos en parte, a la familiarización con los escritores franceses.



Roger Bonnard; del libro “El Derecho y el Estado en la Doctrina Nacional-Socialista.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!