viernes, 31 de octubre de 2014

EL ESTADO NUEVO (8): "El Derecho es el ordenamiento vital del Pueblo. Derecho es lo que beneficia al Pueblo; injusticia aquello que lo daña."

Profesor Reinhard Höhn


LAS FUENTES DE LA DOCTRINA NACIONAL-SOCIALISTA

Me propongo en este estudio, presentar, sobre la teoría Nacional-Socialista del Derecho y del Estado, si no su profunda y completa descripción, al menos un esbozo de los rasgos esenciales de la misma y, sobre todo, la explicación de los nuevos principios en los cuales se funda. La labor no es fácil; existe temeridad en emprenderla, sobre todo por parte de un extranjero. No es que haya motivo para detenerse en la hipótesis expuesta por René Capitant según la cual, en cuanto a dicha ideología Nacional-Socialista, no sería "posible comprenderla desde fuera, sin compartirla uno mismo, sin dejarse captar por ella, sin haberla sentido como una experiencia íntima, como un Erlebnis directo”, en una palabra, sin que uno sea Nacional-Socialista. Ciertamente parece no ser preciso llegar a tal extremo para comprender el Nacional-Socialismo. Las dificultades radican en otra parte y son de distinto orden.

La primera es una dificultad de documentación. La nueva Doctrina Alemana del Derecho y del Estado no está definitivamente acabada y concretada. Se halla aún en vías de elaboración. No ha existido un cerebro genial para concebirla por sí solo y construirla completa y definitivamente. Créase poco a poco, mediante la colaboración ardiente y apasionada de todos los juristas alemanes, en un esfuerzo intelectual de construcción verdaderamente admirable. Cada uno de ellos ha ido publicando sus descubrimientos a medida que se producían. De tal suerte que las ideas esenciales de la doctrina han sido primeramente diseminadas en numerosos estudios contenidos en artículos de revistas y en otras múltiples publicaciones. Nos hemos hallado, por consiguiente, frente a una documentación fragmentaria, desperdigada, a veces contradictoria y muy difícil de reunir, reagrupar y ajustar. Actualmente las obras de conjunto, raras al principio, empiezan a multiplicarse. Pero deben consultarse con mucha prudencia, puesto que algunas no expresan en todos los conceptos lo que es realmente la doctrina oficialmente admitida.

Mas el hecho de que la Doctrina Nacional-Socialista no está todavía definitivamente formada y sistematizada, no produce únicamente dificultades de documentación. Existe también la de desentrañar, de entre las diversas opiniones que se han sostenido, lo que es una adquisición definitiva, la que sólo lo es provisional, o bien una opinión aislada que no se ha seguido. En otros términos, la dificultad consiste en decir lo que debe ser considerado como formando realmente parte de la Doctrina Nacional-Socialista. Es cierto que el programa del Partido Nacional-Socialista y el libro de Hitler, Mein Kampf, ideas fundamentales, precisan grandes directivas. Pero esas ideas fundamentales requieren concreción y desarrollo. Este es el trabajo de elaboración que se persigue todavía, y ello de manera al parecer un poco desordenada, toda vez que, dentro del límite de las ideas fundamentales y esenciales del Nacional-Socialismo, los puntos de vista se exponen de manera bastante libre.

Sin embargo, de entre dichas discusiones una idea ha sobresalido, que al parecer aclara mucho las notas fundamentales del problema y excluye ciertas dudas y vacilaciones: se trata de la supresión de la personalidad jurídica y de la soberanía del Estado. Ha sido el profesor Reinhard Höhn (Berlín) quien ha lanzado y defendido dicho punto de vista. Se debe a ello que la teoría Nacional-Socialista del Derecho y del Estado haya tomado mayor coherencia. Por otra parte, de manera general Höhn es hostil a la idea de la persona jurídica. El mismo la considera incompatible con la idea de Gemeinschaft que es esencial y fundamental en un Führerstaat.

Además, la homogeneidad de la doctrina ha mejorado asimismo, debido a otro esfuerzo doctrinal en el que igualmente participa el profesor Höhn, consistente en perseguir muy estrictamente la eliminación de todos los elementos de concepción individualista del Derecho y del Estado, para substituirlos por una concepción comunitaria; es decir, una concepción en la cual se dé preferencia sobre el individuo a la comunidad.

Se pretende realizar con ello el principio contenido en el artículo 24 del programa Nacional-Socialista que determina: "Gemeinnutz geht vor Eigennutz" (el interés general prevalece sobre el interés particular).

En fin, y todavía bajo la influencia del profesor Höhn, la concepción del Derecho tiende a concretarse en el sentido de que el contenido y la fuerza obligatoria de aquél se consideran como establecidos fuera de toda apreciación de valor, ya que el Derecho se constituye mediante el ordenamiento vital del Pueblo, es decir, por reglas con cuyo seguimiento se realiza y desarrolla la vida del Pueblo. Así, el contenido del Derecho se sintetiza en la siguiente fórmula: "Recht ist, was dem Volke nütz; Unrecht, was ihm schadet." (Derecho es lo que beneficia al Pueblo; injusticia aquello que lo daña).

En esta forma parece que Höhn profesa un radicalismo doctrinal que tiende a substituir la antigua dogmática por otra totalmente nueva. Durante cierto tiempo ha podido creerse que esta tendencia de Höhn contenía una opinión de vanguardia más bien paradójica, y que, en la verdad oficial, la doctrina comprendía ideas más moderadas y sobre todo más conservadoras en relación con la dogmática, por lo cual, en fin, dichas ideas moderadas acabarían por triunfar de ciertas exageraciones doctrinales.

En realidad, esta manera de ver no puede ya subsistir. De las declaraciones de determinadas personalidades públicas resulta que las propias ideas de Höhn se aceptan oficialmente y aparecen cada vez más, como constitutivas de la verdadera doctrina oficial del Nacional-Socialismo. Puede decirse de las ideas de Höhn que la paradoja de ayer se ha convertido en la verdad de hoy.



Roger Bonnard; del libro “El Derecho y el Estado en la Doctrina Nacional-Socialista.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!