miércoles, 22 de octubre de 2014

LA MISIÓN FEMENINA (5): "La Revolución Nacional-Socialista dio a las discusiones existentes desde hace años sobre la posición y el campo de actividades propio de la mujer en el conjunto nacional, una dirección muy determinada: la mujer es la madre, que da al Pueblo nuevas generaciones. Mantiene unida la familia. Su principal tarea consiste en la crianza y educación de los hijos. Esta decisión parece ser ante todo de naturaleza heredo-biológica y racial, y así es en realidad."



LA MATERNIDAD

Aquí se plantea pues el tema más debatido y criticado sobre el concepto de la mujer en el Nacional-Socialismo. ¿La mujer ha de ser básica y exclusivamente madre? Realmente esto no es ni mucho menos así para el Nacional-Socialismo, pero es indudable que la maternidad es el objetivo prioritario, aunque desde luego ni mucho menos el único. Pero ser madre implica muchas obligaciones y entre ellas la de la educación del hijo. Una madre inculta, sin inquietudes, sin sensibilidad no resultaría apropiada. Así pues, la mujer debe estudiar, debe tener una formación completa y general y una cultura extensa. De ello depende fundamentalmente el futuro.

Muchas habrán escuchado la norma de las tres “K”, Kirche, Küche y Kinder (Iglesia, Cocina, Niños), sin embargo, el significado real de estas tres “K” era Kirche, Kultur, Kinder, es decir Iglesia, Cultura, Hijos. Esto no quiere decir que fuese parte del programa. Era una expresión popular que la propaganda ha tergiversado.

“La Revolución Nacional-Socialista dio a las discusiones existentes desde hace años sobre la posición y el campo de actividades propio de la mujer en el conjunto nacional, una dirección muy determinada: la mujer es la madre, que da al Pueblo nuevas generaciones. Mantiene unida la familia. Su principal tarea consiste en la crianza y educación de los hijos. Esta decisión parece ser ante todo de naturaleza heredo-biológica y racial, y así es en realidad.

Sobre todo lo demás se encuentra el interés de la nación por tener hijos sanos, aptos y capaces, que sean los portadores de la vida del Pueblo en el futuro. Pero esa determinación aparentemente biológica de la mujer implica un factor espiritual. En tanto la familia coloque las bases permanentes de todo ulterior dominio de la vida por la joven generación, se requerirán las energías espirituales de la mujer. Pero si la mujer, para ser guardiana de la familia, ha de ser algo más que esto, entonces, junto a esta trascendental misión, se plantea el problema de la educación de la mujer para esta misión”.


Jorge Mota; del Libro "La mujer en la ideología Nacional-Socialista."







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!