sábado, 4 de octubre de 2014

PAZ CONQUISTADA: "El nuevo Ejército ha sido creado no para hacer la guerra. Hago un ferviente llamamiento a la disciplina y al espíritu de sacrificio de todos. Alemania y el Pueblo alemán no quieren hacer mal a nadie, pero no tolerarán que nadie le perjudique. Hago un llamamiento a la Providencia, a la que pido una bendición para el trabajo del Pueblo alemán y que nos asegure la paz interior."


LA FIESTA DE LA MIES

Con gran solemnidad se ha celebrado la fiesta Nacional-Socialista de la mies. Con tal motivo el nuevo Ejército alemán ha efectuado espectaculares ejercicios de combate que han sido presenciados por un millón de campesinos reunidos en las colinas que se extienden a lo largo del río Weser. En estos ejercicios han tomado parte los cañones, ametralladoras y grandes contingentes de fuerza de infantería.

El Doctor Goebbels, Ministro de Propaganda del Reich, ha pronunciado el discurso de las fiestas de la mies, diciendo que:

“La juventud alemana, resucitada por el nuevo régimen, ocupa este año un puesto de gran importancia en el programa de la fiesta Nacional-Socialista de las mies.

El nuevo Ejército interesa en alto grado a los campesinos, ya que son sus hijos los que forman las filas de la fuerza de defensa de nuestra patria…

El nuevo Ejército alemán ha sido creado no para hacer la guerra ni para provocarla. Su misión es proteger la carreta y el arado del campesino y la máquina del obrero... Obreros, campesinos, soldados: Todos ustedes garantizan al Pueblo alemán su pan cotidiano y su libertad nacional”.

Lo más saliente de toda la jornada ha sido el gran discurso que ha pronunciado el Führer Adolf Hitler, en el que ha puesto de relieve la necesidad que tiene Alemania de poseer una economía rigurosamente dirigida de acuerdo a un plan preconcebido:

“Para ser libre es preciso tener asegurado el pan de cada día, es preciso poder garantizar la seguridad con nuestras propias fuerzas.

Los problemas son de resolución más difícil en Alemania que en Rusia, en Francia y en Inglaterra. El Pueblo alemán vive en un espacio reducido, carece de materias primas, no tiene colonias. A Rusia le es fácil asegurar el pan cotidiano de sus habitantes. Dicho país tiene 18 veces más territorio que nosotros. Los Estados Unidos, Francia e Inglaterra, tienen también más fácil esta labor.

Hago un ferviente llamamiento a la disciplina y al espíritu de sacrificio de todos, ya que la crítica es indeseable en el Estado Nacional-Socialista. Como en el Ejército, en nuestro país se indica y se acata. Esta es la lección que debemos sacar del maravilloso espectáculo militar que acaban de presenciar sus ojos, en las maniobras que ha realizado nuestro Ejército.

Es imposible elevar los precios y elevar los salarios. Sería un círculo vicioso que conduciría a la inflación y a la ruina de la economía, y al fin de cuentas, al hambre. Cada alemán que no sea loco debe apoyar al Gobierno. Todo el mundo que nos rodea está hundido en la incertidumbre, en la guerra y en la revolución. En medio de este desorden, Alemania aparece como una isla feliz donde reina la más profunda paz.

El Primer Ministro británico, señor Stanley Baldwin, afirmó que los Autoritarismos hacen la guerra para escapar a sus dificultades inferiores.

¡Eso no es verdad! La guerra viene de la Democracia. Hoy día, Alemania está libre del peligro de la guerra, y se ha librado de ella por su propio esfuerzo; su fuerza vigila su libertad, y no tiene necesidad de comisiones internacionales ni de la Sociedad de Naciones. Nos sentimos dichosos de protegernos nosotros mismos ante la inmensa labor interior que tenemos que realizar nosotros, que no tenemos más que un solo deseo: ‘la paz’.

No contamos con nadie para que nos defienda; no obraremos, pues, a la ligera. Alemania y el Pueblo alemán no quieren hacer mal a nadie, pero no tolerarán que nadie le perjudique. Ante el gran milagro de nuestra libertad reconquistada, ¿qué valen los pequeños sacrificios que  se exigen a cada uno?

El Ejército alemán vuelve a ser una realidad concreta, la Marina alemana será reconstruida y, en el aire, la  Aviación protege nuestras ciudades y pueblos. Me dirijo especialmente a las mujeres alemanas, para agradecerles que nos hayan dado centenares de miles de hijos; es la más espléndida mies, es la garantía de que Alemania vivirá y de que no dejará de ser Alemania. Vendrá un día en que la juventud alemana heredará un Reich mejor; este Pueblo vivirá fuerte, trabajador, pacífico y valiente.

Hago un llamamiento a la Providencia, a la que pido una bendición para el trabajo del Pueblo alemán y que nos asegure la paz interior”. 


Agencia Havas”; Hameln, 07 de octubre de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!