sábado, 15 de noviembre de 2014

CONFERENCIA NAVAL DE LONDRES (2): "La colaboración anglo-norteamericana estará limitada por el deseo de los Estados Unidos de no asumir nuevos compromisos y la preocupación de Inglaterra por la situación del Mediterráneo."

Stanley Baldwin


COOPERACIÓN ANGLO-NORTEAMERICANA

Cuando se reúnan con motivo de la Conferencia naval a primeros de diciembre las altas autoridades navales, la posición de la Gran Bretaña se habrá fortalecido a consecuencia de haber renunciado los Estados Unidos a su posición tradicional de libertad de los mares. El abandono por Washington de esta posición representará un nuevo factor, ya que por mucho tiempo ha constituido un obstáculo para el mejoramiento de las relaciones anglo-norteamericanas.

A primeros de noviembre Stanley Baldwin dijo muy significativamente que mientras él forme parte del Gobierno de este país no consentirá nunca que la marina británica sea utilizada para bloquear a ningún país, a menos que supiera por adelantado cuál sería la actitud de los Estados Unidos. Al hacer esta declaración, Baldwin se refería a la controversia de los años 1904 a 1917, durante los cuales se producía periódicamente la amenaza de una guerra entre los Estados Unidos e Inglaterra. Inglaterra y Francia estaban entonces bloqueando a Alemania en el Mar del Norte. Ese bloqueo era considerado como intervención sobre el derecho alegado de que los barcos mercantes de los países neutrales retenían en tiempo de guerra el derecho de comerciar con los beligerantes. La insistencia de los Estados Unidos en la “libertad de los mares” mantenida durante los últimos dieciséis años ha suavizado el deseo de Inglaterra de llevar a cabo sus obligaciones bajo el Convenio de la Sociedad de Naciones. Pero desde el 5 de octubre, fecha en que Franklin Roosevelt hizo la proclama poniendo en vigor la ley de Neutralidad, Inglaterra ha quedado con las manos libres. En el futuro, Inglaterra no tendrá que prestar tanta atención a las objeciones posibles de los Estados Unidos o a su intervención, si Inglaterra corta las comunicaciones de un adversario por un bloqueo naval.

En la Conferencia naval del mes próximo se verá una mayor colaboración que nunca entre Inglaterra y los Estados Unidos, a causa de las nuevas aspiraciones japonesas de supremacía en los mares. La colaboración anglo-norteamericana estará limitada por el deseo de los Estados Unidos de no asumir nuevos compromisos y la preocupación de Inglaterra por la situación del Mediterráneo. El abandono de la tradicional doctrina de libertad de los mares facilitará el camino para una mayor cooperación entre Inglaterra y Norteamérica dentro de las condiciones actuales en que se halla el mundo.



AgenciaUnited Press”; Londres, 14 de noviembre de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!