sábado, 22 de noviembre de 2014

EL ESTADO NUEVO (9): "El Pueblo en Comunidad se sitúa en el centro de la organización política. Todos los elementos gravitan a su alrededor. El NS pretende diferenciar su Régimen Autoritario de los sistemas dictatoriales, en los cuales el Pueblo no es causa, sino efecto u objeto. El Pueblo es una noción étnica, fundada en la idea de raza."



LA VOLKSGEMEINSCHAFT

La Doctrina Nacional-Socialista toma como punto de partida para su sistema político la Volksgemeinschaft: el Pueblo constituido en comunidad (Pueblo en Comunidad). Todo procede de ella, todo se adhiere a la misma y halla en ella su razón de ser. La Volksgemeinschaft se sitúa en el centro de la organización política. Todos los elementos de la citada organización gravitan, por lo tanto, a su alrededor. La Doctrina Nacional-Socialista insiste de manera singular sobre dicha perspectiva central, constituida por la Volksgemeinschaft, toda vez que el Nacional-Socialismo pretende diferenciar su Régimen Autoritario de los sistemas dictatoriales, propiamente dichas, en los cuales el Pueblo no es causa, sino efecto u objeto. Ello le permite, asimismo, distinguir entre Fascismo y Nacional-Socialismo, puesto que el Fascismo coloca al Estado antes que al Pueblo.

Por tanto, la noción de Volksgemeinschaft es primordial para el Nacional-Socialismo. Es necesario concretarla cuidadosamente, por cuanto se le ha concedido una significación muy especial la cual no siempre puede ser fácilmente desgajada y enunciada. Hitler, en Mein Kampf y en sus discursos, se ha extendido ampliamente sobre esta idea del Pueblo en el sentido Nacional-Socialista. A continuación, los doctrinales del Nacional-Socialismo han reemprendido y sistematizado sus puntos de vista. La teoría, sin embargo, permanece imprecisa en determinados puntos.

La noción de Volksgemeinschaft está constituida por dos ideas: la idea de Volk y la de Gemeinschaft. Ambas son distintas, si bien condicionadas la una por la otra. La Doctrina Nacional-Socialista ha concedido a cada una de ellas una significación determinada. Precisa, pues, examinar sucesivamente la idea de VoIk y la de Gemeinschaft en su respectiva significación. De esta manera llegaremos a la concepción Nacional-Socialista de la Volksgemeinschaft. Posteriormente, se indicará en qué forma se presenta la Volksgemeinschaft en relación con el Poder Público, cómo emana del Pueblo el Derecho y lo que ocurre con el Derecho internacional.

El VOLK

En la Doctrina Nacional-Socialista la noción de Pueblo (Volk), considerado como elemento del sistema político, no consiste en una noción jurídica, es decir, procedente de ideas fundamentales jurídicas, sino en una noción étnica, fundada en la idea de raza. El Pueblo alemán es y debe ser un agrupamiento racista. Por otra parte, dicha idea racista no se ha limitado a ser simplemente teórica: ha sido reconocida y organizada por la ley. El Pueblo alemán, en su constitución racista, ha llegado a ser una institución legal. Sin embargo, dicho racismo alemán no ha llegado a ser tal como se anuncia, ya que, en realidad, se reduce a un cierto antisemitismo. Tales son los puntos de vista que se desprenden de la Doctrina y de los hechos.

NOCIÓN JURÍDICA DEL PUEBLO (Doctrina Alemana y Doctrina Francesa)

La idea corriente, aun casi generalmente admitida, es la de que, en la teoría de la organización política, el Pueblo figura únicamente en la misma por su noción jurídica (alemana y francesa), mientras que su noción étnica y racista (NS) pertenece al campo de la Antropología o de la Sociología, y no al de la Política.

La noción de Pueblo es de orden jurídico cuando la existencia y la configuración del Pueblo se hallan determinadas por el Derecho Positivo. En dicha noción jurídica, la palabra Pueblo comprende diversas significaciones según que el Pueblo esté determinado por el Derecho, para ser, ya objeto, o bien soporte, del poder político.

Como objeto del poder político, se comprende por Pueblo el conjunto de individuos que, en virtud de la ley, poseen la nacionalidad y están de este modo sometidos en calidad de sujetos del Estado. La ley determina las condiciones de la nacionalidad, excepción hecha de la raza o de una nacionalidad anterior y únicamente sobre la idea de determinadas presunciones de asimilación al agrupamiento nacional.

Como base del poder político, la palabra Pueblo tiene dos significados. En la Doctrina francesa, designa aquella persona jurídica titular de la soberanía, de la cual la colectividad nacional es la parte esencial humana. De esta manera, personificado, el Pueblo penetra como elemento de la organización política.

En el segundo sentido, más restringido, el Pueblo se considera limitado a la suma de individuos investidos, por la ley, de derechos políticos y, singularmente, del derecho electoral. Dichos individuos tienen la cualidad, ya sea de órganos del Estado-Persona (en la teoría alemana), ya de agentes que realizan una función por cuenta de la nación-persona (en la teoría francesa. En este sentido restringido, el Pueblo es lo que en Francia, en la época del régimen de los censos de población, se denominaba el "país legal".

De esta forma, en todas las significaciones de la noción jurídica, el Pueblo está siempre constituido por individuos o por sumas de individuos, y aún en la teoría francesa de la Nación-Persona, por una personificación. Por otra parte, la noción jurídica de Pueblo presupone esencialmente el Derecho y el Estado. La idea de Pueblo, como noción jurídica, sólo existe en él y por el Derecho y el Estado. El Derecho creado por el Estado es el que designa, en cuanto a la nacionalidad y a los derechos políticos, a los individuos que constituirán el Pueblo. La noción de Pueblo va estrechamente unida a la noción de Estado.


Roger Bonnard; del libro “El Derecho y el Estado en la Doctrina Nacional-Socialista.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!