sábado, 22 de noviembre de 2014

REUNIÓN BILATERAL (3): "El Embajador francés trató de tranquilizar al Señor Hitler respecto al alcance del Pacto soviético; pero no parece probable que el punto de vista alemán respecto a aquel documento vaya a cambiar."


OPINIONES Y COMENTARIOS DE LA PRENSA

En Berlín, hablando de la entrevista que el Führer-Canciller, Señor Adolf Hitler celebró ayer con el Embajador de Francia, la oficiosa ‘Deutsche diplomatisch-politische Korrespondenz’ dice:

“El Pueblo francés puede estar convencido de que Alemania no desea nada que esté en oposición a los intereses legítimos de Francia. El amor de Alemania por la paz y su voluntad de inteligencia con todos sus vecinos, son hechos patentes e innegables. Alemania reclama como su derecho natural la libertad y la independencia, y por eso reconoce también la de los otros Pueblos.

Entre Alemania y Francia no existe ninguna causa de conflicto territorial. Precisamente porque las relaciones entre estos dos países son ahora liberadas de todo lo que podría provocar disturbios, parece que no sería imposible que se llegara a una amistad fecunda, si se esfuerzan seriamente por descartar los otros obstáculos.

En efecto, será preciso limpiar el camino de una gran cantidad de maleza diplomática y política que se ha acumulado desde hace quince años entre las dos naciones, lo cual hace la marcha tanto más difícil ya que entre estos obstáculos hay algunos que no pueden ser descuidados en la voluntad de acuerdo con Alemania. Una entrevista leal, animada por ambas partes de una buena voluntad, constituye en todo caso un paso considerable en el camino para llegar a un acuerdo definitivo. Precisamente porque Alemania reconoce la gran importancia de estas posibilidades, que se esfuerza constantemente en encontrar las bases sólidas de un acuerdo con Francia. Nos parece absolutamente necesario ir leal, pero prudentemente, hasta el fondo de las cosas, abriendo así el camino a una evolución satisfactoria.”

Hablando de la entrevista de ayer entre el Canciller Hitler y el Embajador Poncet, el ‘Berliner Tageblat’ escribe:

“No se ha logrado aún la finalidad de llegar a un acuerdo germano-francés, aunque es innegable que se ha adelantado en este sentido. El resultado más importante de los esfuerzos llevados a cabo entre París y Berlín, es que tanto de parte alemana como de parte francesa se habla con toda lealtad, tanto de las dificultades que existen aún como de la posibilidad de descartarlas.”

El ‘Deutsche Allgemeine Zeitung’ escribe:

“Desde su llegada al Poder, el Canciller Adolf Hitler no se ha cansado de demostrar a Francia que el solo camino para llegar a un acuerdo es la igualdad de derechos. Sólo de este modo podrá vencerse el sentimiento de inseguridad que domina a Francia y que ha constituido una pesadilla para la Política europea". (1)

En París, la Prensa subraya el alcance de la entrevista entre el Embajador señor François-Poncet y el Canciller señor Hitler, y si bien reconoce la sensible mejora de la temperatura, estima difícil prever que tenga una realidad concreta. ‘Le Petit Parisien’ dice:

“La entrevista no se parece a las visitas periódicas que los diplomáticos hacen a los jefes de los Gobiernos extranjeros. Después de un largo silencio, la primera entrevista ha consistido, sobre todo, en informarse recíprocamente, pero sería temerario sacar ninguna conclusión de la misma respecto al futuro."

‘Le Journal’ considera que:

“Por el lado alemán la maniobra es clarísima. A la víspera del debate en la Cámara francesa sobre el pacto franco-soviético, se intenta una gran partida que tienda a quebrantar el plan occidental y a paralizar las fuerzas de una nación que desempeña un papel esencial en el mantenimiento de la paz en la Europa central."

‘Pertinax’, en ‘L'Echo de Paris’, declara:

“El comunicado es un documento propio a extraviar a las opiniones parlamentaria y pública. Las tesis de Francia y Alemania continúan siendo lo que eran. Subsisten dos concepciones que hasta ahora no han podido conciliarse."

En ‘L'Oeuvre’, la señora Geneviève Tabouis escribe:

“Berlín desea mostrarse amable. Es una política de mano tendida, pero tendida en la niebla todavía muy espesa. El Führer se halla dispuesto a conversar, pero no dice sobre qué cuestión concreta."

‘L'Oeuvre’, que dice apreciar sumamente el cambio de actitud entre Berlín y París, termina estimando que:

"El punto esencial para la aproximación está en la admisión por parte de Hitler del Pacto franco-soviético, pero no se señala ningún progreso sobre este tema candente". (2)

En Londres, el ‘Daily Telegraph’ dice saber de fuente bien informada:

“La conferencia tuvo efecto a consecuencia de un ardiente deseo del Señor Pierre Laval de abrir negociaciones directas con Alemania. Esta nación está alarmada por las consecuencias del referido Pacto franco-soviético, que ha de ser dentro de poco ratificado en París y en Moscú. Ésta ha sido la cuestión más importante tratada en Berlín.”

El diario en cuestión hace notar que el Señor François-Poncet, Embajador de Francia, hacía cinco meses que no había sido recibido por el Führer.

El ‘Morning Post’ dice:

“La entrevista ha revestido un carácter informativo y que no hay que esperar de la misma, resultados sensacionales. El Embajador francés trató de tranquilizar al Señor Hitler respecto al alcance del Pacto soviético; pero no parece probable que el punto de vista alemán respecto a aquel documento vaya a cambiar.” (3) 


AgenciasDNB” (1) (3) y “Havas” (2); 22 de noviembre de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!