miércoles, 3 de diciembre de 2014

EL BRILLO DE BERLÍN: "La conclusión que se impone es clara: la limpieza de Berlín es obra, en primer término, del cuidado, de la disciplina, del orden y del aseo de sus habitantes."


ILUMINACIÓN Y LIMPIEZA DE LAS CALLES DE BERLÍN

El alumbrado de las calles y plazas de Berlín se evalúa actualmente en unos 17 millones y medio de bujías, y a pesar de ser Berlín la más moderna de las grandes metrópolis europeas el alumbrado por gas sigue manteniendo una preponderancia decisiva: más de doce millones de bujías le corresponden contra 5 millones y medio escasos a la electricidad. 

El alumbrado por gas predomina sobre todo en el casco antiguo de Berlín, en la gran barriada de Charlottenburgo y en otros centros tradicionales de la ciudad. En los modernos barrios de la periferia - Steglitz y otros - la electricidad ha desplazado al gas casi por completo.

Aparte su iluminación, una de las características berlinesas que más ha llamado siempre la atención de los extranjeros que visitan la capital de Alemania ha sido su limpieza. ¿Cómo se logra el milagro de la extraordinaria pulcritud de Berlín? Según una estadística de los servicios municipales que acaba de publicarse, prestan servicio en la ciudad sólo 159 máquinas de riego, 125 de lavado y 69 de limpieza. Además de estas máquinas, 2.700 obreros barren y limpian las calles a mano. Unos 3.000 metros cúbicos de agua son empleados diariamente en el riego de la ciudad. 

Teniendo en cuenta que la superficie de sus calles y plazas es de 2.664 hectáreas, las cifras que anteceden han de parecer forzosamente modestas. Pero la conclusión que se impone es clara: la limpieza de Berlín es obra, en primer término, del cuidado, de la disciplina, del orden y del aseo de sus habitantes.


La Vanguardia; 02 de diciembre de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!