miércoles, 17 de diciembre de 2014

EL ESTATUTO ECONÓMICO: "El Señor Schacht declaró que el Gobierno del Reich reglamentaría la situación de los judíos en la economía."



LA ACTIVIDAD ECONÓMICA DE LOS JUDÍOS

El Gabinete del Reich se reunirá mañana, por última vez en este año. En los círculos diplomáticos se estima que el Gobierno reglamentará en el curso de esta sesión un cierto número de cuestiones, entre las cuales figura, en primer plano, el Estatuto económico de los judíos. La ordenanza promulgada en ejecución de las leyes de Nuremberg se limitaba a tratar de la cuestión de los derechos cívicos de los judíos y determinar las personas que la ley consideraba como tales. La actividad económica de los judíos no había sido objeto de medidas legislativas.

El Partido Nacional-Socialista prohibió a sus miembros, bajo la pena de exclusión, comprar en almacenes judíos. Se cree que éstos serán obligados a poner signos que permitan al público reconocerlos. La estrella de David y las inscripciones hebraicas parece que se cuentan entre estos signos. Por otra parte, para descartar a los judíos de las Empresas económicas importantes, se les prohibirá participar en los Consejos de Administración de las Sociedades por Acciones.

Además, con la aplicación del principio de la sangre y de la tierra, se prohibirá a los judíos que no sean de sangre alemana poseer tierras o casas construidas en territorio alemán. Según parece, se tratará igualmente de prohibir a los judíos que se establezcan en ciudades de menos de veinte mil habitantes.

Estos proyectos, apoyados por el Partido Nacional-Socialista, parece que han encontrado viva oposición en el Señor Hjalmar Schacht, el cual teme las consecuencias de ello. Corre el rumor de que el Señor Schacht se esforzará en impedir que el Gobierno alemán apruebe el Estatuto económico de los judíos, y que ha intervenido cerca del señor Adolf Hitler en este sentido.

Haciendo alusión en Koenigsberg a los actos antisemitas, el Señor Schacht declaró que el Gobierno del Reich reglamentaría la situación de los judíos en la economía. Debido a las prohibiciones de las leyes de Nuremberg y a la actitud del Partido, muchas Empresas y almacenes judíos cambiaron de propietario. Las industrias textiles y del calzado sufrieron extraordinariamente por el boicot, aumentando el número de quiebras.


Agencia Havas”; Berlín, 12 de diciembre de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!