viernes, 2 de enero de 2015

ADOLF HITLER 80 (color): "El Marxismo apoyará a la Democracia mientras no haya logrado, persiguiendo tortuosamente sus designios destructores, ganar la confianza del espíritu nacional que quiere destruir."



El MARXISMO Y LA DEMOCRACIA

Para el Marxismo, todo el sistema democrático no es, en el mejor de los casos, más que un medio para llegar a sus fines: se sirve de él para paralizar al adversario y dejar libre su campo de acción...

El Marxismo apoyará a la Democracia mientras no haya logrado, persiguiendo tortuosamente sus designios destructores, ganar la confianza del espíritu nacional que quiere destruir.

Pero, si estuviese hoy convencido de que, en la caldera de brujas de nuestra Democracia Parlamentaria, o solamente en el cuerpo legislativo, se puede producir, de repente, una mayoría capaz de atacar seriamente al Marxismo, entonces el juego de prestidigitación parlamentaria terminaría bien pronto. Los portaestandartes de la Internacional Roja entonarían entonces, en lugar de una invocación a la conciencia democrática, un ardiente llamado a las masas proletarias, y la lucha se trasladaría súbitamente de las salas de los Parlamentos de atmósfera infecta, a las fábricas y a las calles. 

Así la Democracia sería liquidada inmediatamente; y lo que la docilidad de espíritu de esos apóstoles del Pueblo no ha podido llevar a cabo en los Parlamentos, sería realizado con la rapidez del relámpago por las tenazas y los martillos de las masas proletarias sublevadas. Exactamente como en el otoño de 1918, mostrarían al mundo burgués, de manera sorprendente, que es insensato esperar detener la conquista mundial judía con los medios de que dispone la Democracia Occidental.


Adolf Hitler; del libro "Mi Doctrina."







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!